Público
Público

Las urnas castigarán hoy a Obama por la recesión

Los sondeos pronostican una amplia victoria conservadora a causa de la grave crisis económica que padece EEUU. Los republicanos han sabido aprovecharse de la indignación ciudadana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los estadounidenses acuden hoy a las urnas en medio de la crisis económica más grave de su historia reciente. Los comicios son a la vez un referéndum sobre la política de Barack Obama y el reflejo de un país abrumado por la recesión. Los republicanos deberían hacerse con una amplia mayoría, al menos en una de las dos cámaras, e inaugurar una nueva era de confrontación con la Casa Blanca.

Aquí se puede hacer campaña hasta el último momento y ambos partidos han gastado todos sus cartuchos en las carreras más reñidas. Obama y su vicepresidente, Joseph Biden, estuvieron en Ohio el domingo, el estado de John Boehner, que debería ser el próximo presidente republicano de la Cámara y que anticipaba con alegría que esta noche sería 'realmente una gran noche' para su partido. Ayer, el presidente se quedó en su despacho grabando mensajes de apoyo para los candidatos en apuros.

'Los demócratas perdieron bastante pronto esta batalla', dice un gobernador

Los últimos sondeos dan resultados muy diversos. Algunos auguran derrotas más humillantes que la de 1994, cuando los demócratas perdieron 54 escaños en la Cámara. Los más optimistas limitaban las pérdidas a 39 representantes. El Senado se movía en un frágil statu quo. Pero todas las encuestas pronosticaban una amplia victoria conservadora pese a la movilización demócrata del último minuto.

La noche se anuncia larga. A las siete de la tarde en Nueva York (medianoche en España), los demócratas deberían tener una primera idea de la magnitud del desastre. A esa hora cierran los colegios electorales en Indiana, donde el partido en el Gobierno se juega tres escaños. Si pierde tan sólo uno, podría limitar los daños electorales. A las nueve tendrá un primer indicio de cómo van las cosas en el Senado, cuando Colorado anuncie si elige de senador al candidato del Tea Party, Ken Buck.

Una hora más tarde, los demócratas sabrán si se han quedado sin líder en el Senado, Harry Reid, en empate técnico con otra Tea Party, Sharron Angle. Aunque es posible que, si el voto es muy ajustado, no se sepa hasta más tarde. A medianoche, Alaska, anunciará si se decanta por el delfín de Sarah Palin, Joe Miller, la senadora republicana, Lisa Murkowski, o el improbable aspirante demócrata Scott McAdams.

'Estas elecciones no cambiarán el clima pesimista', advierte un analista

Este es un país en perpetuo ciclo electoral. Los 435 representantes de la Cámara sólo tienen mandatos de dos años y las midterm son un primer balance de la labor de un nuevo presidente. Las legislativas coinciden con la renovación de un tercio del Senado (mandatos de seis años) y de parte de los gobernadores, en este caso 37 (cuatro años en el puesto).

El partido en el poder siempre sufre un desgaste. En las midterm de 2006, los demócratas aprovecharon el cansancio de la guerra de Irak y de seis años de Gobierno Bush para realizar el avance más significativo de la década, al retomar la mayoría en ambas cámaras por primera vez desde la 'revolución conservadora' de 1994 y poner por primera vez de presidenta a una mujer, la californiana Nancy Pelosi.

Las legislativas de 2002 fueron la excepción. Un año después del 11-S, el país hizo una piña con los conservadores, que cimentaron su mayoría. En 1998, en pleno escándalo Lewinsky, se esperaba una gran ola conservadora, pero los republicanos no lograron cebarse en las tribulaciones sicalípticas de Bill Clinton. Mantuvieron su mayoría por los pelos, al perder algunos escaños en la Cámara, y a duras penas conservaron su preeminencia en el Senado.

En 2008, poco después de la elección de Obama, los conservadores parecían ir camino de la irrelevancia tras la presidencia Bush. La crisis y las medidas excepcionales a las que se vio abocado el Gobierno, al orquestar la mayor intervención estatal en la economía desde la Gran Depresión, sumados a la ira ciudadana ante la recesión y el paro (que llegó a alcanzar el 10% a finales de 2009, es decir 15 millones de personas) ayudaron a los republicanos a volver a la arena política con un vigor inesperado, aupados por el Tea Party.

Fue una batalla que 'los demócratas perdieron bastante pronto', decía a The New York Times el gobernador de Pensilvania y peso pesado del partido, Ed Rendell. 'No supimos usar al presidente para publicitar la reforma del sistema de salud o el plan de estímulo hasta después de perder el ciclo informativo', añadió, refiriéndose a la intensa campaña republicana de desprestigio.

Estas elecciones no van a cambiar el estado de ánimo del país, afirma Darrell West, politólogo de la Brookings Institution de Washington. Es más, la incertidumbre económica que ha causado tantos problemas a los demócratas podría volverse contra los republicanos, al convertirse en factor político de debate.

'La incertidumbre crea más incertidumbre hacia el futuro en los votantes, y estas elecciones no van a cambiar' el clima de pesimismo que vive EEUU, dice West. 'Podría incluso empeorar tras la victoria republicana si el Congreso no resuelve los problemas' y se paraliza en rencillas partidistas.

California. Legalizar la marihuana

La regularización de esta droga, que actualmente es legal bajo prescripción médica, autorizaría su cultivo, posesión, consumo y compra a los mayores de 21 años y supondría una importante fuente de ingresos para las maltrechas arcas de California.

Arizona. Hacer de la Caza un derecho

Sus defensores consideran fundamental que la caza se considere un derecho para evitar problemas con los ecologistas.

Colorado. Propuesta antiabortista

La propuesta, promovida por grupos antiabortistas, quiere modificar la Constitución para que las leyes protejan a 'todos los seres humanos desde el inicio de su desarrollo biológico'.

Rhode Island. Cambio del nombre oficial

Se propone cambiar el nombre oficial de 'State of Rhode Island and Providence Plantations', a llamarse simplemente 'State of Rhode Island'. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.