Público
Público

Varios muertos tras una explosión en una planta de fertilizantes en Texas

La Policía local estima que podría haber "entre 5 y 15 muertos". La cifra de personas heridas alcanza los 179. Al menos diez edificios colindantes ardieron, incluyendo una escuela de la zona. Un testigo asegura que la explosi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una fuerte explosión la noche pasada en una planta de fertilizantes en la localidad de West, cerca a la ciudad de Waco (Texas) ha dejado un número todavía indeterminado de víctimas. La Policía calcula que la explosión pueden haber provocado entre cinco y quince muertos, aunque evitó dar cifras concretas, pero otras fuentes oficiales hablan de nueve muertos, ocho desaparecidos y unos 160 heridos. En un primer momento, los bomberos llegaron a estimar que las víctimas mortales podrían alcanzar los setenta.

El portavoz de la policía de Waco, Patrick Swanton ha señalado  que se ignora el paradero de entre tres y cinco bomberos y que 'podría haber entre 5 y 15 víctimas mortales' y al menos 179 heridos. 'No tenemos indicio de que esto haya sido más que un accidente industrial o de que haya habido alguna actividad criminal, pero estamos investigándolo', ha dicho Swanton. 'Toda el área en torno a la planta es ahora una escena de crimen, sujeta a investigación', ha añadido.

El portavoz policial informó de que aproximadamente media hora después que los bomberos recibieran el aviso de un incendio en la planta Fertilizantes West, y mientras trabajaban para controlarlo, se registró 'una explosión enorme con efectos devastadores'.

De momento se desconocen las causas de la explosión en la fábrica, ubicada justo al lado de un complejo de apartamentos, una residencia de ancianos y un colegio. Según explicó el portavoz de sanidad pública, la explosión afectó a numerosas viviendas. 'Hay entre 50 y 75 casas destrozadas', informó dicho portavoz. Debido a la explosión, que se produjo a las 19:50 hora local (02:50 horas de la madrugada en España), algunas personas quedaron atrapadas en la residencia de ancianos próxima a la planta. La mitad de la población de West (2.800 habitantes) ha sido evacuada, incluidas las 133 personas que estaban en una residencia de ancianos ubicada en un edificio colindante con la fábrica de fertilizantes.

La explosión ocurrió en la Fertilizadora West, en el pequeño municipio del mismo nombre localizado a unos 20 kilómetros al norte de Waco, poco antes de las 8 de la tarde, hora local, y se llegó a escuchar a más de 70 kilómetros de distancia. 'Ha sido como una bomba nuclear', declaró Muska, el alcalde de la ciudad. Según el observatorio sismológico de Estados Unidos (USGS), la explosión generó un temblor de magnitud 2,1 en la escala de Richter.'Tenemos una gran cantidad de personas heridas, y hay mucha gente, estoy seguro, que no va a estar aquí mañana', concluyó Muska.

La explosión se llegó a escuchar a más de 70 kilómetros de distancia

Un testigo de la explosión, Bill Bohannan, que en ese momento estaba de visita en casa de sus padres, cerca de la planta, dijo al diario que la explosión fue 'devastadora'. 'Dije, esto va a explotar...Y les dije a mis padres que entraran dentro del coche. Estaba de pie junto a mi coche con mi novia, a la espera de que mis padres saliesen y (la planta) explotó. Nos golpeó contra el auto', dijo.

Equipos emergencia, ambulancias, cuerpos de seguridad, y otros vehículos de emergencia se desplazaron hasta el lugar y evacuaron a los heridos a un campo de fútbol cercano que está actuando de hospital de campaña.

El gobernador del Estado de Texas, el republicano Rick Perry, aseguró en un comunicado que las autoridades estatales han puesto a disposición del Gobierno de West todos sus recursos. 'Estamos siguiendo la evolución y recopilando información sobre los detalles que siguen surgiendo acerca de este suceso. También hemos movilizado recursos del Estado para ayudar a las autoridades locales. Nuestros pensamentos y oraciones están con el pueblo de West, y las agencias de respuesta inmediata están en el lugar', dijo Perry.

Las autoridades ya investigan las causas de la explosión. La Agencia federal de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF por su sigla en inglés) se ha sumado a la investigación del suceso, ocurrido en una semana que comenzó con el estallido de dos bombas en Boston y el envío a la Casa Blanca y al Senado de sobres supuestamente contaminados con un compuesto tóxico.

En un informe a la Agencia de Protección ambiental de Texas, la firma Fertilizantes West había indicado recientemente que no presentaba un peligro de incendio o explosión, según el diario The Dallas Morning News. Fertilizantes West indicó que tenía en esa planta 24,5 toneladas de amoniaco, y que lo peor que podría ocurrir allí era un escape de unos 10 minutos de amoniaco que no causaría lesiones. El diario citó las recomendaciones de la industria para el manejo de los compuestos químicos que advierten que, en caso de incendio, los bomberos no deberían mezclar agua directamente con el amoníaco 'ya que esto puede resultar en un calentamiento del producto, que hará que el líquido se torne en una nube de vapor'.

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció hoy el apoyo de su Gobierno para reforzar la respuesta de las autoridades locales a la 'tragedia' ocurrida en West. 'Nuestras oraciones están con el pueblo de West', expresó Obama en un comunicado enviado por la Casa Blanca.

Obama: 'Nuestras oraciones están con el pueblo de West'El presidente, que está volando a Boston para participar hoy en una ceremonia por las víctimas de los atentados del pasado lunes en esa ciudad, agradeció a los equipos de emergencia en West 'que trabajaron sin descanso durante toda la noche para contener la situación y atender a los heridos'. 'Una comunidad muy unida ha sido sacudida y personas buenas y trabajadoras han perdido la vida', destacó Obama sobre la explosión en la planta de fertilizantes, ubicada cerca de Waco, en el estado de Texas. El Gobierno, a través de la agencia federal de emergencias (FEMA), está 'en estrecho contacto' con las autoridades estatales y locales para dar apoyo en las operaciones de rescate y búsqueda de víctimas, que todavía continúan.

El alcalde de West, Tommy Muska, explicó en una conferencia de prensa que de 50 a 60 casas han quedado demolidas y que casi la mitad de los 2.800 habitantes del pueblo han sido evacuados. 'La explosión fue como la de una bomba nuclear', describió el alcalde. Mientras, el portavoz de la policía de Waco, Patrick Swanton, indicó que no se conoce el paradero de al menos tres bomberos que acudieron a la planta de fertilizantes al anochecer del miércoles tras un aviso de incendio.