Publicado: 24.05.2014 12:43 |Actualizado: 24.05.2014 12:43

El viaje del Papa al "Estado de Palestina" enfurece a Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Francisco ha aterrizado en el aeropuerto internacional Queen Alia de Amán, en Jordania, para dar comienzo a la primera etapa de su histórico peregrinaje a Tierra Santa, que también incluye los territorios palestinos e Israel. Se trata del segundo viaje internacional que realiza Francisco tras el del pasado julio a Brasil para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud. La invitación formal a Francisco la realizó el presidente Shimon Peres cuando estuvo en Roma, en abril de 2013. Además, es la cuarta visita papal al Reino Hachemita y servirá, una vez más, para destacar la importancia bíblica de diversos lugares a lo largo de la geografía jordana y mostrará también la profunda coexistencia existente en el país entre los ciudadanos de diferentes religiones.

Al pie de la escalerilla del avión, el príncipe Ghazi bin Muhammed, el Patriarca de Jerusalén, S.B. Fouad Twal, y el custodio de Tierra Santa P. Pierbattista Pizzaballa, entre otros dignatarios jordanos, han brindado al Papa un caluroso saludo.

El Papa Francisco iniciará este sábado su primera visita a Oriente Próximo escoltado por dos viejos amigos argentinos, un rabino y un líder musulmán, en una delicada misión para impulsar su iniciativa basada en el diálogo interreligioso como vehículo para fomentar la paz en la convulsa región. Pero en un lugar donde la religión y la política están intrínsicamente entrelazadas, el viaje de tres días a Jordania, los Territorios Palestinos e Israel convierte al líder de los 1.200 millones de católicos del mundo en un equilibrista de la diplomacia.

El programa oficial del Papa incluso aborda asuntos de extrema delicadeza diplomática que pueden alterar la política de Oriente Próximo. Describe la segunda parte del viaje, una estancia de seis horas en Belén, como una visita al "Estado de Palestina", una expresión rechazada por Israel. "No estamos muy contentos con eso, pero es un hecho (que el Vaticano está usando el término)", dijo Oded Ben-Hur, un asesor diplomático del Parlamento de Israel y exembajador en la Santa Sede.

En 2012, el Vaticano enfureció a Israel al apoyar la decisión de la Asamblea General de Naciones Unidas de entregar a los palestinos el reconocimiento de facto como Estado. El Estado judío argumenta que dicha medida sólo puede tomarse después de alcanzar un consenso mediante negociaciones. El Vaticano apoya la solución de dos estados para el conflicto de Oriente Próximo, que asegura fronteras para Israel, pero existen posturas divergentes sobre el estatus futuro de Jerusalén.

El Vaticano desea garantías internacionales para proteger a Jerusalén como una ciudad sagrada del Cristianismo, el Islamismo y el Judaísmo. Los palestinos quieren que Jerusalén del Este, que fue tomada por Israel en la guerra de 1967, se convierta en capital de su futuro Estado, mientras que el Estado judío sostiene que la ciudad es su capital "eterna e indivisible".

La mayoría de los estados, incluyendo el Vaticano, no reconocen el dominio israelí sobre Jerusalén y mantienen a sus embajadas en Tel Aviv. En una aguda ilustración de las complejidades de la situación política, en lugar de realizar un corto vuelo de Belén a Jerusalén, el Papa Francisco volará en helicóptero a Tel Aviv y después tomará otro avión a Jerusalén.

A fin de resaltar su convicción de que las tres grandes creencias monoteístas del mundo pueden convivir en la región, Francisco invitó a un rabino y a un líder musulmán a acompañarlo por primera vez en un viaje papal oficial.

Los dos argentinos —el rabino Abraham Skorka y Omar Abbud, director del Instituto para el Diálogo Religioso de Buenos Aires— son amigos de Francisco desde sus tiempos como cardenal en su país natal. Su presencia es "una señal extremadamente fuerte y explícita" sobre la importancia del diálogo religioso en la región, dijo el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

Skorka visitará los Territorios Palestinos y una zona musulmana clave de Jerusalén, mientras que Abbud acudirá al Muro de las Lamentaciones y al monumento de Yad Vashem dedicado a las víctimas del Holocausto.