Publicado: 11.11.2015 13:19 |Actualizado: 11.11.2015 13:19

Un vídeo muestra cómo un policía israelí coacciona a un niño palestino para que confiese un apuñalamiento

El embajador palestino en España denuncia que “violó la Declaración de los Derechos del Niño y las normas internacionales de protección a la infancia” durante el interrogatorio

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Captura del vídeo que muestra a un agente israelí interrogando a Ahmad Manasra.

Captura del vídeo que muestra a un agente israelí interrogando a Ahmad Manasra.

El embajador de la Autoridad Nacional Palestina en España, Musa Amer Odeh, ha denunciado a la Policía israelí por “violar todas las normas internacionales de la Declaración de los Derechos del Niño y las normas internacionales de protección a la infancia” durante el interrogatorio a un menor palestino de trece años acusado de apuñalar a dos israelíes en la colonia judía de Pisgat Zeev.

Un vídeo difundido por la agencia palestina de noticias Ma’an News muestra cómo los agentes presionan al niño Ahmad Manasra para que confiese. “Las imágenes prueban el abuso verbal y psicológico al que Ahmad y todos los niños palestinos detenidos por las fuerzas de la ocupación israelí son sometidos y forzados a declarar en su contra, muchas veces haciéndolos firmar declaraciones en hebreo, idioma que no comprenden”, asegura en su web la Embajada de Palestina en Argentina.



“El menor es claramente agredido verbalmente y presionado duramente para confesar haber cometido el apuñalamiento”, critica también la Federación Palestina de Chile, que se ha hecho eco de la noticia publicada por Ma’an News, que subraya que el oficial israelí que lo interroga lo llama “mentiroso” y lo acusa de "haber colaborado con el enemigo en tiempos de guerra".

En el vídeo, el menor, que afirma no recordar nada del incidente, llora y pide que lo lleven al médico para que lo someta a una revisión, pero el agente le grita que se calle. Cuando le muestran unas imágenes del ataque a los israelíes, afirma que es “cien por ciento correcto”, pero insiste en que no puede recordar nada.

Tras el ataque, las fuerzas israelíes mataron a un primo de Ahmad, de quince años, mientras que éste resultó herido. Un vídeo anterior, en el que aparecía desangrándose en la calle, mostraba cómo los transeúntes lo insultaban y le deseaban que muriese. Ahmad, acusado por la fiscalía de apuñalar a dos israelíes, no puede ser encarcelado hasta que cumpla catorce años en enero.