Publicado: 10.12.2013 16:08 |Actualizado: 10.12.2013 16:08

Yanukóvich recula y exige a la UE nuevas condiciones para asociarse

La Duma rusa insta a Occidente a "cesar de ejercer presión externa en la política de un país hermano para nosotros"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis abierta en Ucrania desde el pasado 1 de diciembre, cuando el Gobierno no aceptó las condiciones que imponía la UE para firmar un tratado bilateral, ha hecho recular al presidente. Miles de personas siguen en la calle y el presidente Víktor Yanukóvich ha virado en su línea de discurso y ha exigido a la Unión Europea nuevas condiciones para firmar durante la cumbre de marzo de 2014 un Acuerdo de Asociación, cuya renuncia fue el detonante de las actuales protestas opositoras en Kiev y otras ciudades del país. "Tan pronto como logremos entendernos y alcancemos tal compromiso, estamparemos la firma" en el acuerdo, aseguró Yanukóvich durante la reunión celebrada hoy con sus antecesores en el cargo de jefe de Estado.

Yanukóvich, quien ha encargado al Gobierno que elabore antes de marzo un programa para "minimizar los riesgos" de la asociación, anunció el viaje a Bruselas del primer viceprimer ministro, Serguéi Arbúzov. "El objetivo es muy simple. Queremos recibir unas condiciones que satisfagan a día de hoy a Ucrania, a los productores y al pueblo ucranianos", dijo, citado por la televisión pública. Además, advirtió de que, si a Ucrania no le convencen los puntos del nuevo acuerdo con los Veintiocho, insistirá en su revisión hasta que se satisfagan los intereses nacionales.

Yanukóvich se reunió con sus tres antecesores en el cargo, Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yúschenko, para encontrar una salida a la crisis provocada por las protestas opositoras. "Si se hubiera firmado el acuerdo en su formato actual, habría creado muchas dificultades al sector agrícola. Debemos proteger el mercado agrícola", destacó. Y añadió que "si Ucrania abre su mercado, es necesario saber en qué condiciones. ¿A cambio de qué? ¿Habrá compensaciones? ¿Cuáles?".

Por su parte, la Duma rusa ha acusado este martes a los países occidentales de interferir en Ucrania y ha denunciado que los manifestantes que protestan por la decisión de Kiev de suspender la firma de un acuerdo comercial con la UE para acercarse a Moscú están desestabilizando el país. De esta forma, ha pedido a las fuerzas opositoras ucranianas que "detengan las acciones ilegales" y ha instado a Occidente a "cesar de ejercer presión externa en la política de un país hermano para nosotros".

El alcalde de Kiev niega que tengan intenciones de acabar con las protestas por la fuerzaLos opositores siguen concentrados en la Plaza de la Independencia, conocida popularmente como Euromaidán (Maidán es plaza en ucraniano), corazón del movimiento de protesta, al igual que en la Revolución Naranja de 2004. Para atajar esta situación, el Ayuntamiento de Kiev ha ordenado la instalación el domingo de una pista de patinaje sobre hielo en la Plaza.

Al mismo tiempo, el alcalde en funciones de Kiev, Alexandr Popov, reiteró hoy que las autoridades municipales "ni tienen ni pueden tener ningún plan de intervención por la fuerza para resolver el conflicto" y desalojar tanto la Plaza de la Independencia como el edificio del propio Ayuntamiento, tomados por miles de personas desde el 1 de diciembre. Aunque haya quien quiera provocarlo (el desalojo), habrá un diálogo civilizado y democrático sobre cómo garantizar una actividad normal en la ciudad y los derechos de las personas de acuerdo con la ley, y las posturas y propuestas de las partes", subrayó

Precisamente, hoy llegó a Kiev Catherine Ashton, la jefa de la diplomacia de la UE, quien ya tachó de inadmisible que un país exija compensaciones a cambio de la asociación. Ashton y Yanukóvich comenzaron ya una reunión. Desde que renunciara a firmar el pasado 29 de noviembre en Vilna el acuerdo con la UE, Ucrania ha celebrado consultas con Rusia para restablecer sus relaciones comerciales y alcanzar un acuerdo sobre el suministro y el pago del gas ruso.

Son muchos pero no llegan a ser mayoría en el país, el 45,6 % de los ucranianos son los que se muestran favorables al tratado con la UE, según una encuesta publicada este mismo martes, por lo que las protestas no tienen todo el respaldo popular del que aseguran sus impulsores de la oposición. Mientras, un 35,7% se pronuncia a favor del ingreso en la Unión Aduanera encabezada por Rusia y que incluye a Kazajistán y Bielorrusia.

Paralelamente, una encuesta realizada en Rusia muestra que el 59% de sus ciudadanos  está convencido de que Ucrania necesita más el acercamiento con Rusia que con la Unión Europea, mientras solo el 6 % de los encuestados opina que Kiev se beneficiará con la integración europea. Por otra parte, el 36 % cree que la asociación de Ucrania con la UE tendrá una repercusión más bien negativa para Rusia, el 11 % dice que esa repercusión será positiva y el restante 34 % niega que haya algún efecto para su país, según recoge la agencia RIA Novosti.