Público
Público

Ada Colau pide respeto en la presentación de Barcelona En Comú

La líder de la plataforma de izquierdas a la Alcaldía de la capital catalana critica duramente la gestión de Trias y reclama "un ayuntamiento que recupere la autoridad democrática y se comprometa con el respeto a los derechos humanos"

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 18
Comentarios:

Ada Colau, en la presentación de Barcelona en Comú.

BARCELONA.- "Hace demasiado tiempo que no se respeta a la gente en esta democracia formal", ha dicho Ada Colau en el acto de proclamación de la candidatura que ya encabeza para las elecciones municipales del próximo 24 de mayo, Barcelona En Comú.

Ante las cerca de 800 personas que abarrotaban el local de las Cotxeres del barrio de Sants la exportavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y ahora aspirante a alcanzar la Alcaldía de la capital catalana ha exigido respeto. Lo ha reclamado en tono severo:

"El mismo respeto que Xavier Trias tiene por la parte alta de la Diagonal y por el Passeig de Gràcia lo exigimos para Nou barris o ciutat Meridiana". "El mismo, no más", ha insistido. "Trias no hace respetar la ciudad ante los grandes lobbies, que se están apoderando de nuestra ciudad".

Colau acusa a Trías de no respetar el derecho a decidir de los barceloneses al pactar con el PP para impedir las consultas en los barrios

"Necesitamos un ayuntamiento que recupere la autoridad democrática y se comprometa con el respeto a los derechos humanos", ha explicado la candidata de la iniciativa inicialmente conocida como Guanyem Barcelona, en un discurso emocionado y reivindicativo de "políticas serias" en favor de la recuperación para la gente de las calles de la ciudad. Un discurso muy crítico con el actual alcalde de CiU Xavier Trías, al que ha acusado de no respetar el derecho a decidir de los barceloneses, cuando pacta con el PP acuerdos para impedir consultas en los barrios. Trías, ha dicho Colau, "pasará a la historia como el alcalde de las desigualdades y el empobrecimiento".

Los asistentes han coreado repetidamente el grito de guerra de las movilizaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, "¡Sí se puede!", para aclamar las palabras de la dirigente vecinal que hoy ha sido presentada como "la que será primera mujer alcaldesa de Barcelona".

La proclamación de la candidatura de Barcelona En Comú ha representado el cénit de un proceso iniciado el pasado 26 de junio, tras la aprobación de un código ético, la organización de encuentros todos los barrios, la búsqueda de la confluencia de diferentes sectores de la izquierda organizada y las votaciones en elecciones primarias, en las que han participado 4.583 personas.

El número dos de la lista, Pisarello, recuerda las luchas ciudadanas y aboga por una Barcelona "tejida por la solidaridad vecinal"

El número dos de la lista, el profesor de Derecho Gerardo Pisarello, ha intervenido para recordar la memoria de Barcelona "forjada en la lucha contra la injusticia", la ciudad de las cooperativas obreras, de la huelga de la Canadiense, la huelga de los tranvías contra la dictadura.

Pisarello ha recordado también las luchas ciudadanas para conseguir escuelas, centros cívicos, equipamientos, y ha insistido en la voluntad de construir una Barcelona "tejida por la solidaridad vecinal", "también con los vecinos que hablamos con otro acento porque venimos de otros sitios", así como del propósito de concentrar esfuerzos para "echar a Rajoy de la Moncloa" y a CiU de la Generalitat.

El abogado Jaume Asens y la diputada Laia Ortiz, que también forman parte de la candidatura, han reclamado el apoyo de la gente para ganar las elecciones del 24 de mayo. "Pero también os queremos para el 25", ha dicho la diputada por ICV en el Congreso.
 
En el mismo sentido, Asens ha insistido en que "es necesario que nadie abandone los espacios de solidaridad y lucha". "No queremos cambios cosméticos". "Se acabaron los privilegios y los coches oficiales". "Nosotros iremos en transporte público, como el resto de gente normal", ha prometido. Y ha calificado el día de hoy como una "jornada histórica".

El acto ha concluido con el canto de la revolución portuguesa de los claveles, Grandola vila morena, enfatizando de esta manera una parte del discurso de Ada Colau: "Se puede mandar obedeciendo", "O povo é quem mais ordena".