Publicado: 19.12.2013 07:00 |Actualizado: 19.12.2013 07:00

Aguirre respondió "no" o "no sé" a 80 preguntas sobre el 'caso Gürtel'

"Me remito a mi respuesta anterior" fue la tercera contestación favorita de la expresidenta, que destacó por su parquedad y por intentar desvincularse de Correa y López Viejo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre aseguró que iba a decir "toda la verdad", pero a la hora de escribir lo que sabía de la trama Gürtel no hizo gala de su proverbial locuacidad. De las 174 preguntas planteadas por la Fiscalía y el resto de partes personadas en la causa, respondió con un "no", un "no sé" o un "me remito a mi respuesta anterior" en 105 ocasiones, es decir, que sólo se explayó aunque fuese mínimamente en 69 cuestiones.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, en su versión más parca, trató de desvincularse de Francisco Correa, el líder del entramado de empresas conocido como 'Gürtel' con el que la Comunidad contrató numerosos eventos, por importe de varios millones de euros, en muchos de los cuales ella misma era la protagonista. Contestó con un "no" a si conocía personalmente a Correa, y con otros "noes" a si trató con sus sociedades.

En sus respuestas por escrito como testigo del caso, también marcó distancias con su exconsejero Alberto López Viejo, imputado a quien se acusa de haberse encargado de muchas de las contrataciones con Gürtel de actos de la Comunidad. "No era en absoluto hombre de mi total confianza", dijo Aguirre, que incluso se desvinculó de una intervención directa en su designación como viceconsejero de Presidencia: "Lo nombró el Consejo de Gobierno" (que ella presidía).

La presidenta aseguró que no prohibió "nada" a López Viejo, en concreto contratar con determinadas empresas de la trama Gürtel, pese a que alguna de las acusaciones recordó que ella dijo en una rueda de prensa en 2009 que le había exigido no contratar, al menos, con Easy Concept. Según rememoró en su contestación escrita, en 2005 la revista Interviú publicó un artículo llamado "Las amistades peligrosas", que hablaba de personas vinculadas al PP que estaban obteniendo contratos de administraciones gobernadas por ese partido, citando como persona de referencia a López Viejo.

Ella le llamó a su despacho y le preguntó si era cierto. López Viejo respondió: "No, presidenta. Muy al principio de llegar aquí se les encargó algo pero ya no se les encarga nada". "Yo me quedo tranquila" porque él lo había negado todo y la revista no había mencionado ningún delito, expone la expresidenta en su contestación escrita. 

Aguirre defendió que no ordenó ninguna averiguación de los procedimientos de contratación de la Comunidad de Madrid con empresas de la Gürtel, porque eran "los previstos en las leyes", sin mayores concreciones, y pese a que informes de la Policía, la Intervención General del Estado y Hacienda obrantes en la causa, señalan que se fraccionaron muchos de ellos para evitar sacarlos a concurso con publicidad.

Otra negativa de la expresidenta fue a que en 2004 se hubiese creado un 'Gabinete de Agenda de la Presidenta', encargado de la organización y previsión semanal de sus actos y eventos. Y con un "no lo sé" contestó a si en 2004 y hasta agosto de 2005 la adjudicación de eventos de Presidencia de la Comunidad no se hacía mediante concurso público, y con un segundo "no lo sé" a la pregunta de cómo se adjudicaban esos contratos.

Aguirre aseguró que nunca dió instrucciones para contratar a ninguna empresa. "Yo en los actos a que asistía me ocupaba de preparar las palabras que tenía que pronunciar, enterarme de las personas que iban a asistir, saber qué otras personas intervenían, estudiar la situación social y políica del municipio, distrito o barrio donde tenía lugar el acto en sí (educación, sanidad, justicia, transportes, servicios sociales, etc.) para poder responder a las preguntas de los periodistas o a las quejas y propuestas de los vecinos".

Y añadió: "No me ocupaba de quién ponía la iluminación, el sonido para que pudieran enchufar las radios y televisiones, las sillas, las traseras, los atriles, etc. No creo que ningún presidente de empresa, alcalde, ministro o presidente autonómico sepa quién es el encargado de poner megafonía en sus actos".

En resumen, que ella no se ocupaba de la organización de actos ni en el Gobierno ni en el PP, y que su Gabinete "jamás tuvo ningún contacto con las empresas de Correa".

A posteriori, según contestó, sí ha sabido que López Viejo amenazaba con la no asistencia de ella a actos para lograr que las distintas consejerías pagaran las facturas de los eventos con las empresas de Gürtel.

La intensidad de su intento de desvincularse de Gürtel lo refleja su respuesta sobre si conocía a Correa: "No le he visto en mi vida, salvo en fotografía después del auto de febrero de 2009. En las grabaciones que se entregaron al juez Garzón me ponía a mí a escurrir".

Y cuando conoció, en el auto de Garzón de 2009, que López Viejo estaba señalado como implicado en la trama, "la medida que adopté fue exigirle la dimisión y ordenar que la Comunidad de Madrid se personará como acusación en el procedimiento