Publicado: 25.01.2016 14:33 |Actualizado: 25.01.2016 14:33

Albert Rivera avala la estrategia de Rajoy al instar a Pedro Sánchez a que forme Gobierno

El líder de Ciudadanos critica la "irresponsabilidad" de ambos candidatos al rehusar presentarse a la investidura y aboga de nuevo por un acuerdo PP-PSOE-C's

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:
Rivera, durante su rueda de prensa. REUTERS/Andrea Comas

Rivera, durante su rueda de prensa. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- Dejar que Pedro Sánchez lo intente y fracase primero. Esa era la intención velada de Mariano Rajoy al rechazar la propuesta del rey. Hoy su estrategia ha sido avalada también por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha instado a su homólogo socialista a intentar formar Gobierno.

No obstante, Rivera ha criticado a ambos por su actitud "inmovilista", su "irresponsabilidad" y su "poco sentido de Estado". "Están jugando al tacticismo, al ratón y al gato, pensando más en el marcaje al hombre que en España", ha dicho, y les ha afeado a ambos su "falta de respeto a las instituciones y a la jefatura del Estado".

Aun así, ha abogado por "trabajar para que empiece la legislatura" y ha apremiado a Sánchez a "mover ficha". "Si va a intentar ser presidente de Gobierno, tendrá que poner encima de la mesa una hoja de ruta, decir qué legislatura quiere e intentar buscar los puntos de encuentro", ha pedido Rivera, haciendo referencia a una hipotética reunión que prevé que se celebre esta semana, antes de la segunda ronda de contactos con Felipe VI. "No basta solo con hablar por teléfono", ha insistido el presidente de C's, que también ha arremetido contra Rajoy por no haber renunciado sin ni siquiera haberles llamado para intentar negociar. "Ahora tendrá que esperar o dar la batalla por perdida", ha resumido.



Del mismo modo, ha rechazado ser él mismo el posible candidato del rey: "No descarto nada, pero tampoco descarto viajar a la Luna y no parece que lo vaya a ver", ha bromeado.

No con Podemos

En cualquier caso, Rivera ha repetido su promesa de abstenerse para dejar que gobierne "la vieja izquierda o la vieja derecha" pero sólo si el pacto de investidura se produce a tres. Es decir, propone la misma gran coalición que quieren los conservadores y que constaría de un Ejecutivo en minoría avalado por tres formaciones: PP, PSOE y C's ya que, ha dicho, juntos representan "a más del 70% de la población española" y están de acuerdo en "lo esencial: respeto a la Constitución y la unidad de España, sociedad de bienestar, economía de mercado y pertenencia a Europa". Pero en ningún caso facilitará un pacto con Podemos. No, al menos, hasta que comience la legislatura.

Así, ha citado la reforma constitucional como uno de los posibles puntos de encuentro entre Ciudadanos y PSOE, pero ha advertido a Sánchez de que ni siquiera se sentará en una mesa en la que tenga que compartir mantel con Pablo Iglesias. "Hablamos de revisar el pacto constitucional, no de romperlo; no dinamitaremos la unidad de España", ha repetido. "Y no estamos dispuestos a poner la economía en manos de Podemos, que sigue el modelo de Grecia y de Venezuela", ha mitineado.

Y, pese a su veto a la formación morada, Rivera ha vuelto a presentarse como líder de "la Segunda Transición que debe comenzar" y como el único capaz de mediar entre los dos grandes partidos. "Somos los únicos capaces de poner reformas encima de la mesa pero sabemos leer los resultados y sabemos que sin PP y PSOE es imposible que se lleven a cabo. Pero para que llegue la II Transición es necesario que se haga con los mismos pilares de la primera: valentía, respeto, diálogo y sentido de Estado", ha concluido.