Público
Público

El alcalde de Alcorcón (PP) multa y "persigue" a los vecinos críticos y contrarios ideológicamente a él

Denuncian que el regidor les multa por increparle o criticarle. El Ateneo Popular, un espacio cultural autogestionado, habla de "persecución" del equipo de David Pérez, que rechaza "todo lo que huele a izquierda".

Publicidad
Media: 4.64
Votos: 11
Comentarios:

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, en una imagen de archivo. EFE

@sirsergioser

MADRID.- A David Pérez, alcalde de Alcorcón del PP, le persiguen las polémicas fruto de sus actuaciones y actitudes. Además de los calificativos machistas que ha proferido contra las feministas y sus ataques por redes sociales a los que no piensan como él, se une la “persecución” y castigos a través de multas que impone a aquellos vecinos que le critican, reprochan su gestión, increpan o se muestran contrarios ideológicamente, como denuncian vecinos y colectivos del municipio.

“Es un déspota, un prepotente, se cree que es el dueño del cortijo. Le llamamos el 'multómetro'”

El gobierno de Pérez ha llevado a cabo estas actuaciones desde que entraron al ayuntamiento en 2011, aplicando a rajatabla una ordenanza municipal del año 2007 para “la convivencia ciudadana y de prevención de actuaciones antisociales” que en la realidad se ha traducido en multas a los ciudadanos en un total de 35 ocasiones, según publicaba El Confidencial.

Uno de los vecinos afectados es Ángel Fernández, que fue multado después de acudir al ayuntamiento a presentar un recurso contra la tasa de vados. Al salir del consistorio, este ciudadano de Alcorcón divisó en la distancia al alcalde, momento en el que le hizo el gesto de darse dos palmadas en la cara. Fue entonces cuando un policía se acercó a identificarle. Mes y medio después, Ángel recibía una multa de 1.000 euros en base a la citada ordenanza municipal por “alterar la convivencia ciudadana” y acusándole de decir que “los políticos son unos caraduras”.

Ángel cuenta a Público que ni dijo eso ni pudieron escucharlo de haber sido así, pues él se encontraba fuera del edificio y el alcalde y los policías, a los que califica como “la guardia pretoriana que siempre le acompañan”, estaban dentro del inmueble, con una distancia de al menos quince metros. "Si hubiera dicho algo es imposible que lo hubieran escuchado", se queja este vecino. “Es un déspota, un prepotente, se cree que es el dueño del cortijo. Le llamamos el 'multómetro'”.

David Pérez se justifica explicando que él no es quien pone las multas, sino la Policía

Pero Ángel no es el único ciudadano que ha sido castigado por las multas. Una de las mayores sanciones que ha recibido un vecino de Alcorcón es la de Imanol, quien, según relata en El Confidencial, el montante que debe pagar es de 3.000 euros por insultar al alcalde, acción que él mismo reconoce.

El Ateneo Popular de Alcorcón es un espacio gestionado y financiado por diferentes colectivos y abierto a todo el público. En él, múltiples colectivos realizan actividades culturales y de ocio y alternativas a las propuestas por el consistorio municipal. Y acumula más de 18.000 euros entre las diversas multas que han recibido. “Esto es una persecución. Desde que este equipo de Gobierno salió elegido, van contra todo lo que huele a izquierda”, relata a este medio Carmen Vicente, secretaria del ateneo. “Cada vez que hacemos algo es como que todo lo que sea opuesto a él ideológicamente es como si le estuvieras atacando personalmente. Entonces va contra ti a saco”.

Vicente afirma que el equipo de Pérez hace siempre lo posible para torpedear al ateneo. “No nos conceden ningún sitio para poder hacer actos, siempre está todo ocupado para no dejarnos hacer nada. Pedimos solicitud a Delegación de Gobierno para hacer un acto. Como a nivel municipal no nos pueden multar por hacer el acto porque está solicitado a la Delegación y hayamos pedido la megafonía al Ayuntamiento, nos multan entonces por pasarnos de decibelios. Siempre buscan cualquier excusa para multarnos”.

Dos de las multas impuestas al Ateneo Popular de Alcorcón.

La secretaria de este espacio explica con indignación las sanciones que ella misma ha recibido: “A mí me han multado por 1.000 euros por un pregón alternativo que hicimos en el que salía un muñeco y 300 euros por subirme a la copa de un pino a poner un foco. A unos compañeros les multaron con 2.000 euros entre las diferentes sanciones por colocar pancartas. Hicimos una fiesta de skate, hicimos una pintada en una de las paredes, con permiso del dueño del local y autorización por escrito y aún así nos multaron con 2.000 euros de multa por pintar la pared”.

“Siempre nos multan con el argumento de las fiestas alternativas. Por hacer conciertos gratuitos en las calles en períodos de fiestas. Cada vez que hacemos algo que no le gusta nos saca la multa de las fiestas. Da igual que pidas permisos”. La primera manifestación contra el alcalde por sus palabras machistas contra las feministas la convocaron en el Ateneo. “A la semana siguiente, dos compañeros tienen 4 multas a nivel personal que ascienden a 4.360 euros y vuelven a justificarlas con las fiestas”.

El propio David Pérez trata de justificarse explicando que él no es quien pone las multas, sino la Policía. Además, el regidor argumenta que de las 35 personas sancionadas en base a la ordenanza municipal citada, sólo siete lo han sido por insultar.

Los grupos municipales de la oposición han criticado duramente al alcalde y el uso que hace de la ordenanza municipal. La portavoz del PSOE, Natalia de Andrés, señala que “el alcalde considera Alcorcón como su cortijo privado y abusa de las instituciones para utilizarlas contra los vecinos” para posteriormente mostrar su rechazo a estas actitudes: “No podemos tolerar que el alcalde utilice una ordenanza creada hace años para mantener la convivencia entre los ciudadanos ante posibles problemas cotidianos para castigar a los vecinos que expresan al alcalde en la calle su disconformidad con sus políticas y actitud intolerante”.

Por su parte, desde Ganar Alcorcón, en palabras a Público de su portavoz, Jesús Santos, directamente califican la ordenanza como propia “de los tiempos del fascismo, igual que las actitudes del alcalde cuando expulsa a ciudadanos de los plenos”.

PSOE, Ganar Alcorcón e IU-LV convocaron una segunda manifestación pidiendo la dimisión del alcalde por sus palabras machistas. Más allá de la protesta, los tres partidos han planteado una moción de censura contra el regidor, para la que necesitan el apoyo de Ciudadanos. El partido naranja ha dejado claro que no quiere un Gobierno en Alcorcón con Pérez a la cabeza, pero se ha negado a negociar una alternativa con el resto de partidos de la oposición.