Público
Público

Bebés robados A prisión por pobre y por querer saber la verdad

Ascensión López fue condenada a pagar 43.000 euros por acusar a una monja de "organizar" su proceso de adopción y a cumplir cinco meses de prisión en caso de no poder satisfacer la sanción. La mujer espera que el Consejo de Ministros se pronuncie "en breve" sobre su petición de indulto, que ya cumple un año. 

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 15
Comentarios:

Ascensión López acude arropada por todas las asociaciones de bebés robados del Estado a presentar las más de 90.000 firmas que apoyan su indulto.- CEAQUA

Ascensión López puede ir a prisión por pobre y por querer saber la verdad. Por las dos cosas. Esta mujer de 53 años está convencida de que se trata de un bebé robado y así lo dijo en televisión, en prensa y allá donde le preguntaron. Su obsesión: encontrar a su verdadera familia. Sin embargo, lejos de su objetivo, Ascensión López puede ser la primera persona en entrar en prisión en España por un asunto relacionado con el robo de bebés durante la dictadura y buena parte de la democracia.

Está condenada a pagar una multa de 3.000 euros y una indemnización de 40.000 euros a su prima adoptiva, la monja Dolores Baena, a quien acusó en diferentes medios de comunicación de "organizar" su proceso de adopción por 250.000 pesetas. Si el Consejo de Ministros no le concede el indulto, Ascensión irá a prisión cinco meses por no poder pagar lo impuesto por la Justicia. 

"Solo quería saber la verdad y me pareció que era una buena manera. Pido perdón en caso de haber ofendido", dice Ascensión López

"Yo quise dar todos los datos que tenía en televisión y en prensa para ver si alguien podía ayudarme. No quería ofender a nadie. Solo quería saber la verdad y me pareció que era una buena manera. Pido perdón en caso de haber ofendido", explica esta mujer a Público frente al registro judicial, donde el miércoles aportó las más de 90.000 firmas que apoyan su petición de indulto con el apoyo del diputado de Podemos en el Congreso José David Carracedo y de todas las asociaciones de bebés robados del Estado. "Solo pido que no me manden a la cárcel. Tengo dos hijos que viven conmigo", añade. 

Los hechos. Ascensión acudió a Telecinco a exponer su caso. Era el año 2013 y el drama de los bebés robados había llegado a televisión con buenas audiencias. Tanto Antena 3 como la cadena de Mediaset realizaron miniseries sobre el asunto. En el caso de Telencinco, la ficción fue seguida de un programa de debate presentado por Jordi González en el que presuntas víctimas del robo de bebés contaban sus casos. Allí Ascensión relató todo lo que sabía o intuía sobre su proceso de adopción con el pensamiento inocente de que cuanto más contara más fácil sería encontrar a su familia biológica. Y utilizó nombres y apellidos.

Concretamente, acusó a su prima adoptiva, la monja Dolores Baena, de ser "la organizadora" de su robo por 250.000 pesetas. La firma de la religiosa, de hecho, aparece en los papeles de adopción de Ascensión. En aquel momento, Sor Dolores Baena prestaba servicios médicos en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento de Andalucía. La madre adoptiva de Ascensión, de hecho, reconoció a su hija que poco sabía de cómo habían conseguido hacerse con la pequeña: "Fuimos a buscarte al hospital y poco más", recuerda Ascensión que le dijo su madre, que señala que la monja que tramitó los papeles es prima de su padre adoptivo. 

La Justicia archivó la denuncia de Ascensión y estimó la de la monja Dolores Baena, a la que consideró víctima de un delito de injurias y calumnias

La religiosa vio por televisión la acusación de Ascensión y acudió a los tribunales a defender su honor, ya que asegura que todo se hizo dentro del marco legal. La presunta víctima también acudió a la Justicia para averiguar su futuro. La Justicia archivó la denuncia de Ascensión y estimó la de Dolores Baena, a la que consideró víctima de un delito de injurias y calumnias. Ascensión fue condenada a pagar 43.000 euros entre multa e indemnización o, en caso contrario, tendría que ingresar en prisión durante cinco meses.

"No tengo dinero. Nada. Tengo una pensión y tengo a mi cargo a dos hijos. No puedo pagar. Me quieren mandar a prisión por querer conocer la verdad, por desconocimiento y por pobre", prosigue.

Ascensión frente al registro judicial este miércoles.- CEAQUA

El "complicado" indulto como última esperanza

La ejecución de la sentencia judicial contra Ascensión está suspendida por la petición de un indulto al Gobierno hace ahora justo un año. "Normalmente, las peticiones de indulto se resuelven al año por lo que supongo que la respuesta nos llegará en los próximos consejos de ministros", señala la mujer. 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, señaló recientemente en el Congreso que la concesión del indulto a esta mujer es algo "muy complicado", ya que los informes del tribunal sentenciador, de la Fiscalía y de la monja ofendida son negativos a la medida de gracia. No obstante, Catalá también aseguró que siempre hay excepciones en este tipo de situaciones por causas de naturaleza social, por lo que el ministro no descartó que el indulto pueda ser concedido. 

"Sería un drama que la primera persona en entrar en prisión por el robo de bebés en España sea precisamente una víctima y no algunos de los médicos que están implicados"

El diputado de Unidos Podemos José David Carracedo explica a Público que su grupo parlamentario apoya el indulto a Ascensión porque "sería un drama que la primera persona en entrar en prisión por el robo de bebés en España sea precisamente una víctima y no algunos de los médicos que están implicados". "Apostamos por la creación de una fiscalía especial y de una unidad policial que investigue los miles de casos de bebés robados en nuestro país", defiende Carracedo. 

Un crimen de lesa humanidad

Sobre el robo de bebés y el caso concreto de Ascensión López se pronunció el martes en el Parlament de Catalunya el exjuez Baltasar Garzón en su comparecencia en calidad de experto ante el Grupo de trabajo de la cámara sobre los bebés robados durante el franquismo. "El robo de bebés es un crimen horrendo con prolongada presencia en la historia de España. Un crimen de lesa humanidad", denunció Garzón, que señaló que en España fueron sustraídos alrededor de 30.960 bebés desde la Guerra Civil hasta la década de los 90. 

"La desesperación de las víctimas es todavía más comprensible cuando nos topamos con casos como el de Ascensión López, una bebé robada que se enfrenta ahora a una posible pena de prisión por presuntas injurias y calumnias al acusar a la sobrina de su padre putativo, una monja católica, de haber mediado y resuelto su propia transacción cuando no era más que un bebé. Es por ello que hartas de buscar justicia sin éxito en su propio país se lanzan en busca de amparo de instrumentos internacionales o de tribunales extranjeros dispuestos a aplicar el principio de jurisdicción universal”, señaló Garzón. 

El origen del crimen data de los primeros tiempos del franquismo, cuando se trató de probar pseudocientíficamente la maldad e inferioridad mental del disidente, el rojo, tesis ejecutada por el psiquiatra Antonio Vallejo Nájera desde el Gabinete de Investigaciones Psicológicas, constituido en 1938 por orden expresa del general Francisco Franco.

Ascensión López Rodríguez, con su madre adoptiva