Público
Público

C's amenaza al PP en Murcia: Si no limita los aforamientos, no habrá investidura 

La Asamblea de Murcia votará la investidura de Fernando López Miras como sustituto de Pedro Antonio Sánchez al frente del Gobierno regional un día después de debatir sobre la supresión de aforamientos que exigen los naranjas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fernando Martínez-Maillo (PP) y José Manuel Villegas (Ciudadanos) son los responsables de las negociaciones entre ambos partidos. Archivo EFE

Con otro ultimátum al PP. Así va a gestionar Ciudadanos las negociaciones para el nuevo pacto de investidura en Murcia: o aceptan limitar los aforamientos, o no votarán a favor de Fernando López Miras como sustituto del dimitido Pedro Antonio Sánchez al frente del Gobierno autonómico.

La Asamblea de la Región ya ha nombrado a Miras como candidato a la Presidencia, pero el pleno de investidura no se celebrará hasta el próximo jueves, 27 de abril. Para salvarlo por mayoría absoluta en la primera sesión, el conservador ha de contar con el sí de los naranjas. 

De los 45 escaños que componen el Parlamento regional, 22 corresponden al PP; 13, al PSOE; 6, a Podemos; y 4 a Ciudadanos. Miras podría salvar su nombramiento en una segunda votación, el viernes, por mayoría simple. Pero para ello seguiría necesitando, al menos, la abstención de los de Albert Rivera.

Tras la dimisión forzada de Sánchez -imputado en el caso Auditorio, salpicado por la Operación Púnica y amenazado por una moción de censura de la oposición-, ambos socios de Gobierno volvieron a iniciar una negociación para buscarle un sustituto, y del PP. Pero, aunque C's no se opuso a la designación de Miras, ambas formaciones deben decidir aún sobre las medidas de regeneración que formarán parte del nuevo pacto.

En un principio, el principal escollo -aún no resuelto, según la formación naranja- era la redefinición de sus conceptos de "imputado por corrupción". El PP sigue insistiendo en marcar la línea roja de expulsión de un cargo público cuando éste sea citado en el juicio oral, mientras que C's mantiene su postura inicial: la citación como investigado. 

Lejos de avanzar en otras materias, la negociación se enrocó todavía más cuando los de Rivera exigieron la eliminación de los aforamientos como condición sine qua non para firmar. El PP, que ya se había comprometido en el anterior pacto de investidura de Pedro Antonio Sánchez, se niega ahora a pasar por ese aro

Es más, tanto en Génova como en el PP de Murcia -que sigue presidiendo Sánchez- argumentan que para poder eliminar los aforamientos, primero hay que prohibir a los partidos políticos que puedan ejercer la acusación popular. Una batalla que los conservadores han impulsado aún más desde que el propio Mariano Rajoy fue citado a declarar como testigo en el caso Gürtel y en la que C's, al menos, de momento, no piensa ceder. Los naranjas se niegan a restringir dicha figura jurídica hasta que no se garantice la independencia de la Fiscalía; algo que se ha puesto en duda de nuevo con los últimos escándalos que afectan a dicha institución y su labor en la Operación Lezo que se inició con la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

En cualquier caso, ambos partidos tienen aún unos días para decidirse. El pleno de investidura de Fernando López Miras se celebrará el próximo 27 de abril, justo un día después de que la Asamblea regional debata sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de Murcia que incluye, precisamente, la eliminación de los aforamientos. 

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, pidió esta semana a C's -a través de una entrevista en Onda Cero- que abandone sus posturas extremas al respecto y ceda un poco para que las negociaciones lleguen a buen puerto. Pero fuentes de la dirección nacional de los naranjas niegan que eso se vaya a producir y lanzan su ultimátum: si el PP no vota a favor de eliminar los aforamientos, ellos votarán no a Miras. La Asamblea de Murcia servirá para testar la firmeza de ambos partidos: el miércoles y el jueves será una prueba de fuego para ambos.