Público
Público

Carlos Bartolomé Marín El alto cargo de Fomento acusado de incompatibilidad niega haber vulnerado la ley o la ética: "Oriento y doy apoyo moral"

Carlos Bartolomé Marín asegura que hasta que el Ministerio comenzó a estudiar la apertura de un expediente por compatibilizar su cargo en Fomento con ser socio único de una academia de preparación de oposiciones no se había planteado la posibilidad de estar incurriendo en una incompatibilidad. Afirma que la academia no ha operado con dinero 'en b', pero no aporta la documentación requerida por 'Público'.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, acompañado por el ministro de Justicia y antecesor en el cargo, Rafael Catalá, y la presidenta del Congreso y ex ministra de Fomento, Ana Pastor - EFE

Carlos Bartolomé Marín, flamante subdirector de Conservación en el Ministerio de Fomento, niega haber incurrido en una incompatibilidad por ostentar un cargo de confianza con competencias en materia de personal con su rol como socio único de una academia de preparación de oposiciones, como desvela hoy Público.

Bartolomé Marín, sobre el que pesa el procedimiento de estudio de apertura de un expediente por parte de la Dirección General de Organización e Inspección de Fomento -antes, Inspección General-, reconoce que no ha solicitado la compatibilidad de cargos por su vinculación con el centro de preparación de oposiciones PremFom, del que niega incluso que se trate de una "academia". "Esto no es una academia como tal, sólo somos preparadores de oposición", afirma, pese a que en la web del centro se asevera lo contrario.

Reconoce que, con la apertura de este procedimiento, se ha planteado "por primera vez" la posibilidad de haber incurrido en una incompatibilidad

El actual subdirector de Conservación -desde marzo-, antes Jefe de la Unidad de Apoyo de la Dirección General de Carreteras, insiste en que a pesar de que tenía delegadas "todas las competencias en materia de gestión de personal" por parte del director general, Jorge Urrecho Corrales, nunca ha vulnerado la ley "o la ética" al compaginar estas responsabilidades. "Mi tarea en el Ministerio es la de firmar contratos con empresas, yo no gestiono el personal que entra o sale".

Sí reconoce que, con la apertura de este procedimiento, se ha planteado "por primera vez" la posibilidad de haber incurrido en una incompatibilidad: "Me tendrán que examinar para ver si eso es así".  

En la misma línea, asegura a este diario que no ha pedido autorización porque no dedica a su labor en este centro "el tiempo suficiente para tener que pedirla". "Soy propietario de la academia, pero no es incompatible tener una sociedad y trabajar en el Ministerio. Si se dedica menos de 70 horas al año a la formación no hay que solicitarla", insiste. 

Insiste: aunque es propietario de la academia, sólo le dedica "30 horas anuales"

La apertura del proceso que podría desembocar en un expediente contra Bartolomé Marín se basa precisamente en la denuncia interna de sus actividades, que, a juicio de varios sindicatos, sí incurriría en incompatibilidad. La ley 53/1984 de Incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas recoge, en su artículo 12 b, "la incompatibilidad entre su cargo en el Ministerio y la pertenencia a Consejos de Administración y órganos rectores de Empresas o Entidades Privadas, siempre que la actividad de las mismas esté directamente relacionada con las que gestione el departamento, organismo o entidad en que preste sus servicios el personal afectado".

Por otra parte, fuentes del Ministerio explican que para dedicarse a la docencia es necesario firmar una declaración jurada que recoja el número exacto de horas de clase impartidas, así como la retribución que va asociada a esta labor. Marín no ha facilitado esta documentación a Público, a pesar de que le ha sido requerida.

El Registro Mercantil de Madrid recoge la constitución de la sociedad Cabama S.L. en mayo de 2016, pero la academia lleva operando 15 años

"Aparezco por la academia sólo las 30 horas -anuales-. Asesoro a la gente sobre cómo tiene que prepararse. Hago recomendaciones y ya está. Les asesoro. Un apoyo moral y de orientación, pero ni dirijo ni llevo la logística". "No dirijo nada, ni soy el coordinador", abunda. No explica cuál es su cargo en este centro, y sólo reconoce que "antes era profesor". "Para una academia de oposiciones no hace falta dirigir nada", insiste.

Sin embargo, la administradora única de la sociedad que controla la academia, Cabama ,Formación y Preparación Oposiciones S.L., Silvia Longhi, sí lo identifica como "coordinador" del centro, y varios exalumnos lo señalan como director del centro. 

Niega que la academia haya operado 'en b'

En la misma línea, Bartolomé Marín sostiene que en ningún caso este centro habría operado 'en b'. El Registro Mercantil de Madrid recoge la constitución de la sociedad Cabama S.L. en mayo de 2016, pero la academia lleva operando cerca de 15 años, según los testimonios recabados por este medio y la información recogida en la web.

Marín explica que hasta ese año -no ubica temporalmente el inicio de su actividad- tributó como "actividad profesional", pero tampoco aporta documentación que respalde este argumento. 

Según exalumnos y otras fuentes consultadas, PremFom sí habría operado en negro. "La academia se abrió de extranjis, como se suele hacer con estas cosas. Hoy en día, todos los preparadores de oposiciones de España cobran en negro", apostillaban.