Publicado: 08.09.2015 17:08 |Actualizado: 08.09.2015 18:53

Carmena, en un encuentro con empresarios: "Tranquilos, no soy comunista"

La alcaldesa de Madrid pide dejar a un lado la búsqueda de confrontaciones políticas y evita pronunciarse sobre si sería legal una declaración de independencia en Catalunya

Publicidad
Media: 2.45
Votos: 11
Comentarios:
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, antes de su participación en el Foro Deloitte-ABC. EFE/Emilio Naranjo

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, antes de su participación en el Foro Deloitte-ABC. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- Manuela Carmena acostumbra a vertebrar sus intervenciones sobre ideas y conceptos abstractos, y este martes, en una charla ante empresarios, tocaba hablar de ideología. "Tranquilos, no soy comunista", aseguraba la alcaldesa de la capital ante el presidente de la CEOE, Juan Rosell, el empresario y presidende del Real Madrid, Florentino Pérez, y el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, entre otros.

Este martes, la regidora ha dedicado buena parte de su intervención tras un almuerzo en el Casino de Madrid a hablar sobre su propia ideología, su independencia partidista y uno de sus mantras desde que llegara a la Alcaldía el pasado 8 de junio, hace exactamente tres meses: "En Madrid no sobra nadie". "No tengáis miedo, necesitamos a las empresas", aseguraba, apostillando que la inversión en Madrid -fundamentalmente extranjera y en inmuebles- está creciendo, y que el Consistorio habilitará próximamente una oficina para facilitar la inversión en la capital.



De paso, y aprovechando la presencia de la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, que ha vertido ríos de tinta con sus críticas a la alcaldesa, Carmena lanzaba su enésimo llamamiento a la cooperación y el diálogo, a alejarse de la "política del escándalo" y de la confrontación, que a su juicio lleva a enfrentamientos "absolutamente innecesarios". "Reflexionemos sobre si la política del escándalo y del todos somos iguales es lo mejor que podemos hacer por el país y por Madrid", exigía este martes la líder de Ahora Madrid en el almuerzo organizado por el Foro ABC y Deloitte en el céntrico edificio del Casino madrileño.

En esta línea, y cuestionada por la política del Gobierno de Mariano Rajoy en lo que respecta a los refugiados -Madrid se ha sumado a la red de ciudades de acogida que promueve Barcelona-, la exmagistrada ha rechazado hacer valoraciones sobre su gestión: "No voy a decir algo negativo del Gobierno central". "Estamos en periodo preelectoral", sostenía, justificando su decisión en que es la alcaldesa de "todos los madrileños". "No quiero decir nada que pueda alejarme de nadie", insistía, utilizando este mismo argumento para no pronunciarse sobre el soberanismo catalán.

Deuda "políticamente irresponsable", no "ilegal"

Carmena comenzaba la mañana del martes asegurando que el Consistorio pagará su deuda "religiosamente", a no ser que la justicia determine lo contrario. La Concejalía de Hacienda supervisa el desarrollo de la auditoría de las cuentas municipales, y la alcaldesa asegura que parte de la deuda es "ineficiente" y "políticamente irresponsable", pero no "ilegal". Sí admite que profundizando podrían descubrirse actuaciones que vulneren la normativa, y entonces acudirían a los tribunales, aunque hoy dice estar más preocupada por "saber dónde está la ineficiencia".

Además, y como también hiciera unas horas antes, la alcaldesa de la capital ha defendido el nombramiento de Luis Maestre -padre de Rita Maestre, portavoz del Gobierno municipal- como subdirector de la Agencia Tributaria Municipal, asegurando que es perfectamente legal dada la condición de funcionario público de Luis Maestre, y recordando que según la ley no incurren en ninguna incompatibilidad porque exista una relación de parentesco. 

"Me dan miedo las ideologías, pero me gustan mucho las ideas"

La exmagistrada comenzaba su intervención de este martes asegurando que no le gusta hablar de sí misma, para acto y seguido desarrollar un discurso reflexivo, alejado de las cuestiones estrictamente vinculadas a la Alcaldía. Así, Carmena recordaba su paso por el Partido Comunista (PCE) para después afirmar que nunca se ha considerado comunista, y que es importante "no totalizarse", que todo el mundo sea "un poquito de todo": "Nunca he querido identificarme con nada". "Me dan mucho miedo las ideologías, pero me gustan mucho las ideas", matiza.

De forma parecida explica por qué no participará en ningún acto de campaña -ni catalana ni estatal- de ningún partido, ni siquiera Podemos, que sí hizo campaña junto a Ahora Madrid en las autonómicas y municipales del 24 de mayo. Parte del equipo de Carmena ocupa cargos orgánicos en el partido de Pablo Iglesias, pero ella insiste en que lo hacen a título personal. "Hubo determinados miembros de Podemos que quisieron apoyar esta candidatura, nada más", sostiene, antes de criticar el modelo de partidos existente hoy en España.

Es una categoría en la que no encuadra a la plataforma Ahora Madrid, y esto es exactamente lo que la llevó a postularse como candidata hace unos meses, cuando era prácticamente imposible anticipar el escenario que surgiría tras las elecciones. "Los partidos atraviesan una gran crisis y estamos en principios de cambio a otras maneras de acceder a la democracia participativa", zanja.