Publicado: 13.02.2016 15:35 |Actualizado: 13.02.2016 15:35

Carmena investiga adjudicaciones del Ayuntamiento a la 'Púnica' en 2005

El consistorio madrileño revisa "probables" irregularidades en la concesión de un aparcamiento público a una empresa de la trama de corrupción que terminó costando casi el triple de lo presupuestado.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:

MADRID. -El Ayuntamiento de Madrid investiga las "probables" irregularidades en la adjudicación de un aparcamiento por cerca de 4 millones cuando finalmente las arcas municipales acabaron pagando 9, todo ello dentro de la investigación interna impulsada por el Gobierno de Ahora Madrid para conocer la contratación que se llevó a cabo en el Consistorio, con el PP en el poder, con empresas de la trama Púnica.

Se trata del aparcamiento público subterráneo de concesión municipal para residentes Cándido Mateo, adjudicado en 2005. La revisión del expediente apunta ahora a que se adjudicó el contrato gracias a condiciones que la adjudicataria no podía cumplir, ha informado el Ayuntamiento de Madrid en un comunicado, en el que se apunta que después se aprobó una convalidación de gasto con informes y argumentos técnicos en contra.

La UTE Cándido Mateos, formada por Aglomerados Daimiel y DICO, fue la ganadora del concurso, adjudicado el 7 de octubre de 2005. DICO, como recuerda el Consistorio, se encuentra entre las empresas relacionadas con la trama Púnica.

Una de las condiciones por las que la oferta de la UTE Cándido Mateos ganó el contrato fue que en ella se comprometió a no cortar el tráfico durante las obras para construir el aparcamiento. Logró seis puntos decisivos para lograr la adjudicación.

El contrato de obras firmado en el marco de esa adjudicación ascendía a 3.904.083,21 euros. En él el contratista se comprometía una vez más a asumir los costes de desplazamiento, desvío de tráfico consecuencia de las obras.



"Sin embargo, no fue así. En la Memoria de Convalidación del gasto que finalmente tuvo el proyecto, el motivo que alega el contratista para modificarlo es que 'los vehículos deben circular'. Dado que este contratista no había ofrecido esa alternativa y así se adjudicó el contrato, la obra no pudo hacerse en el plazo a que se había comprometido", detallan desde el área de Economía y Hacienda, capitaneada por Carlos Sánchez Mato.

La rectificación del proceso constructivo alcanzó un importe de 3.382.408 euros, "es decir, casi el mismo importe por el que se había adjudicado el contrato de construcción de la obra". "El aparcamiento, que debía costar en un principio 3,9 millones, acabó costando, por esta modificación y otros gastos, más de 9 millones de euros", han concretado.

El proceso de contratación fue ya objeto de revisión: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitió sentencia en 2007 por no concluir el trámite de información pública en el proceso.

Los documentos revisados ahora, en el marco de las investigaciones sobre vínculos de la trama Púnica, apuntan a "probables irregularidades en el proceso de contratación del aparcamiento, cuya ejecución se saldó con una desmesurada convalidación de gasto".