Público
Público

REFERÉNDUM EN CATALUNYA El Govern pide la dimisión del delegado del Gobierno por la "represión" en Catalunya

El Govern de la Generalitat consideraba que se daban las condiciones para celebrar el referéndum de autodeterminación y, de hecho, a pesar de la intervención policial, a media mañana se votaba con normalidad en el 73 por ciento de las mesas

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Jordi Turull i Raül Romeva

El conseller de Presidencia, Jordi Turull, ha informado a media mañana que se estaba votando en aproximadamente  el 73% de las mesas.

"El Estado no nos lo está poniendo fácil, pero en estos momentos se puede votar en el 73% de las mesas asignadas", ha dicho Turull, que ha reconocido también "que están habiendo problemas informáticos en algunos puntos de votación". Por eso, el conseller de Presidencia de la Generalitat ha pedido "paciencia" pero ha reiterado que “se está encontrando una solución a cada problema”.

Turull también ha pedido la dimisión del delegado del Gobierno español Enric Millo "por ser responsable de la represión vivida hasta el momento". Además, ha cualificado su lenguaje de "maltratador" en referencia a la cita que Millo había hecho de que “no querían llegar hasta donde han tenido que llegar”.

El portavoz del gobierno de la Generalitat no ha confirmado al cien por cien la existencia de heridos por los cuerpos policiales, pero ha asegurado que todo apunta en esa línea. "No queremos hacer un balance precipitado, pero en determinados sitios se han vivido episodios así. El Gobierno del Estado ha incumplido el acuerdo en el que se llegó en la junta de Seguridad, en la que se fijaba que cualquier actuación la tenían que solicitar los Mossos".

En esta línea, ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional con el fin de que valore "los graves hechos acontecidos". "Somos ciudadanos europeos", ha sentenciado.

"Han sido días difíciles", habían reconocido horas antes el propio Turull y el conseller de Exteriores, Raül Romeva. Ambos habían informado poco antes de que se abrieran los colegios electorales que se daban las condiciones para la celebración del referéndum de autodeterminación.

Han anunciado que todos los catalanes podrán votar, incluso aquellos que encuentren sus mesas electorales cerradas, porque podrían hacerlo en cualquier otro punto de votación a través de un censo universal.

Los consejeros, que han comparecido al centro de Prensa Internacional, también han informado que, a causa de las requisas, no se disponía de suficientes sobres, por lo cual se consideran válidas las votaciones sin sobre, ya que el tipo de urnas utilizadas garantizan el anonimato.

Raül Romeva i Jordi Turull también se han referido a la existencia de un "grupo de Académicos y Profesionales para el seguimiento de la Jornada del referéndum", integrado por catedráticos de Derecho como Ferran Requejo, Mercè Barceló, Joan Vintró, además del abogado Ignasi Faura y el notario Eladi Crehuet, que analizarán posibles incidencias y que al final de la jornada mantendrán contacto con la misión de observaciones internacionales.

Los dos consellers han denunciado ataques a los sistemas informáticos de la Generalitat, el cierre de 140 páginas web, el bloqueo de servidores, la vigilancia de las sedes del Gobierno con helicópteros y drones y otras medidas del Gobierno español destinadas a intentar impedir la realización del referéndum.