Público
Público

Ciudadanos retiene el 30% de fondos públicos de sus concejales y diputados

El número dos de C’s en Andalucía admite en un audio que el partido redistribuye parte de las subvenciones de sus grupos municipales según un “principio de solidaridad”. La dirección nacional le desmiente.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Imagen de archivo del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante un acto en el mercado de San Antón. /EFE

Ciudadanos no es una federación de partidos, por tanto es responsable jurídicamente de todos los grupos y subgrupos que lo representan en municipios, diputaciones provinciales y parlamentos autonómicos. El partido de Albert Rivera monitoriza y tutela los fondos públicos que recibe su marca en todos los municipios y ciudades de España a través de un protocolo de gestión de cuentas bancarias al que ha tenido acceso este periódico. Este documento obliga a todos sus grupos municipales y provinciales a abrir una cuenta en una entidad financiera concreta: el Banco Popular Español, recientemente adquirido por el Santander, y aquellos que están presentes en municipios mayores de 50.000 habitantes deben abrir dos cuentas: una de ingresos y otra de gastos.

En la primera de ellas, las instituciones (ayuntamiento, diputación o parlamento) ingresan las subvenciones que le corresponden a Ciudadanos en función de su resultado electoral. Esta cuenta está abierta en una oficina del Banco Popular en Madrid (en Bellas Artes) y constan cuatro apoderados, dos del partido a nivel nacional -José Manuel Villegas, número dos de Ribera, y Carlos Cuadrado-, que aseguran ser “meros observadores de la contabilidad”; y otros dos concejales o diputados de tal institución. Pero, aunque se trata de las subvenciones públicas que le corresponden al grupo municipal representado en dicha institución, sus concejales y diputados “no pueden tocar” esa cuenta, confirman desde la dirección de la formación naranja.

La dirección nacional habilita una segunda cuenta para gastos que “recibirá traspasos desde la cuenta de ingresos”, y cuyos apoderados serán los mismos concejales y diputados antes señalados. Para que se produzca el traspaso de una cuenta a otra, el grupo debe enviar a la dirección nacional de Ciudadanos una propuesta con el presupuesto anual estimado, y sólo cuando la contabilidad obtenga el visto bueno, se librará el dinero en la cuenta de gastos del grupo municipal. Así funciona en todos los municipios de más de 50.000 habitantes y provincias donde está presente el partido naranja.

Lo que no consta en el documento interno de Ciudadanos es que la dirección nacional, aparentemente, sólo permite a sus grupos en municipios y ciudades de más de 50.000 habitantes gastar como máximo el 70% del presupuesto que reciben en subvenciones públicas de las instituciones en las que están presentes, “reservándose” el 30% en la cuenta de ingresos. La dirección nacional no aclara el uso que hace de ese remanente, asegura que “en todo caso pertenece al grupo municipal”, pero representantes locales de C’s en dos ayuntamientos de Sevilla, así como en la Diputación provincial coinciden en que “nunca acceden al 100% de las subvenciones públicos”.

Este dato, adelantado por El Correo de Andalucía y El Confidencial, se ha hecho público a través de una grabación privada que un concejal de Ciudadanos en Sevilla le hizo al entonces delegado territorial del partido en Andalucía, Manuel Buzón, recién designado secretario de Organización del partido. Buzón es la mano derecha del portavoz de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín. En octubre de 2015, un miembro del grupo naranja en la Diputación de Sevilla le telefonea para quejarse de que la cuenta de gastos está vacía desde julio, que desde hace tres meses tienen a un asesor trabajando gratis y que no tienen fondos para comprar material de oficina. El emisor graba la conversación:

-Manolo, tenemos un problema con las cuentas de Barcelona. Por lo visto dicen que hay que dejar un 30% todos los meses para…no sé bien qué me han contado.

-Sí, eso se dijo desde el principio. El 100% del presupuesto no se podía gastar.

-Pero es que ya hemos dejado durante tres meses bastante sin gastar, y supera el 30% ese.

-A ver, la transferencia mensual tiene que ser como máximo el 30% de lo que ingresáis. Eso no puede ser de otra forma -responde Buzón.

El interlocutor le explica que durante tres meses se han acumulado gastos superiores al 70% del presupuesto mensual que les ingresó la Diputación, y Buzón le reitera, tajante: “Se os dijo que no podíais gastar por encima de ese 70%. A vosotros y a todo el mundo”.

-“¿Y ese dinero adónde va? Porque si no lo gastamos, lo perdemos”, pregunta el asesor de Ciudadanos en la Diputación.

-“No, no se pierde, no te preocupes”, responde Buzón.

-“¿Entonces en qué se gasta?”

-“Se gasta…eso ya lo hemos hablado…Ciudadanos es un partido a nivel vertical y lo que intentamos es que al sitio donde no lleguemos, pues que se le pueda echar un cable”, dice Buzón, apelando a un supuesto “principio de solidaridad” que la formación naranja, presuntamente, aplicaría para redistribuir fondos públicos entre sus agrupaciones con menos recursos.

La dirección nacional del Ciudadanos, consultada por este periódico, afirma “desconocer qué es el principio de solidaridad del que habla Buzón”, “desmiente” que exista y “se desmarca” de las declaraciones del líder andaluz. “No existe un porcentaje estipulado del 30% que vaya destinado a financiar al partido”, explican dichas fuentes, aunque admiten que la dirección de la formación naranja sí “recomienda” a sus grupos municipales “que reserven una parte del dinero para cualquier contingencia”. “En todo caso esa reserva es para el propio grupo municipal, nunca para financiar al partido ni para ayudar a otros grupos de Ciudadanos”, advierten.

Hay, por tanto, dos versiones respecto al uso de fondos públicos que hace Ciudadanos, la de la dirección nacional y la del máximo responsable orgánico en Andalucía. Desde Barcelona sostienen que el partido sólo actúa “de mero observador” de las cuentas que gestionan los grupos municipales, “para preservar la transparencia y asesorarles sobre cómo gastar”. El autor de la grabación, sin embargo, aporta a Público extractos de las transferencias que el partido realiza desde la cuenta de ingresos (cogestionada por ellos desde Madrid) a la de gastos, confirmando que, en efecto, la dirección sólo ha transferido el 70% de los fondos que la Diputación de Sevilla ha ingresado al grupo de Ciudadanos en la primera cuenta.

Lagunas legales

Sobre la legalidad respecto a este uso de las subvenciones públicas, la Ley de Bases de Régimen Local, en su artículo 73, deja claro que los fondos públicos que los ayuntamientos, diputaciones y entes regionales destinan a los partidos allí representados “han de ser de uso exclusivo para el funcionamiento del grupo político”. Menos clara es la Ley de financiación de partidos, que en el capítulo dos sí abre la puerta a “donaciones” de lo institucional a lo orgánico dentro de la misma formación. Aunque la misma norma también señala en su artículo tres que las subvenciones públicas son para el funcionamiento exclusivo de los grupos institucionales y, por tanto, incompatibles con otras recibidas para el funcionamiento de los partidos políticos.

En la primera grabación, Manuel Buzón admite que la dirección nacional aún no ha transferido al grupo de naranja en la Diputación sus propias subvenciones públicas porque el presupuesto que han diseñado “supera el 70% autorizado”, y no se ha reservado el 30% para el partido. “La norma nuestra es, como máximo, un 70% de lo que tenéis asignado. Una vez que ya tengamos todas las cuentas y veamos dónde podemos gastar e invertir, entonces daríamos el siguiente paso que sería ver cómo compensamos eso con el resto de compañeros”, concluye Buzón. La dirección nacional de Ciudadanos niega esta tesis y reitera que “no hay una caja central” y que el dinero de las subvenciones públicas “nunca sale de los grupos”.

Preguntado al respecto, Manuel Buzón asegura que “los audios están sacados de contexto de manera malintencionada, o puede que yo no me explicara bien”. Su versión ahora contradice sus propias explicaciones en la grabación. Niega ahora que exista ese “principio de solidaridad” que menciona en el audio, niega que los grupos municipales tengan la obligación de reservar el 30% de sus fondos públicos para el partido, como dice en el audio, y asegura que “no hay ni un sólo ingreso que no vaya al grupo institucional correspondiente”. “Para nada existe una redistribución de fondos públicos a otros grupos”, afirma, tras explicar que “lo que se les recomendó a los grupos al principio, tras las municipales, es que no gastaran todo su presupuesto por si surgía algún imprevisto”. Preguntado sobre si el número dos del partido, José Manuel Villegas, le ha exigido alguna explicación tras conocer los audios, Buzón afirma que “están en contacto a menudo”, y que “la versión de la dirección nacional y la mía es la misma”.