Público
Público

La 'cloaca' sigue usando agentes de la UDEF para contaminar casos como el de Pujol

El jefe de la Sección Primera de la UDEF, Álvaro Luna, halló la pasada semana en su cajón un pen drive con información del caso Pujol que ha entregado en la Audiencia Nacional. Pero el caso siempre ha dependido de la Sección Segunda, no de él. ¿Cómo es que él era el poseedor de una prueba fundamental si no participaba en el caso? 

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 16
Comentarios:

Agentes de la UDEF, en el domicilio de Jordi Pujol. EFE/Quique García

La ruptura de la cadena de custodia es motivo de nulidad en un procedimiento penal y los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía lo saben. Sin embargo, en apenas seis meses, desde el pasado verano, altos mandos de este grupo no hacen más que encontrar memorias USB con presuntas pruebas del caso contra la familia del ex president Jordi Pujol que desde 2013, cuando se abrieron las diligencias en la Audiencia Nacional, no han puesto a disposición de la Justicia. 

En esta ocasión ha sido el jefe de la Sección Primera de la UDEF, Álvaro Luna, quien ha encontrado el nuevo pendrive que ha sido entregado al juez José de la Mata. Según él mismo ha alegado, lo ha encontrado "ordenando un cajón". Sin embargo, los encargados del caso desde el principio forman un grupo de investigadores dependientes de la Sección Segunda y no del inspector jefe Luna, "por lo que no tiene sentido que esté en su oficina y él lo tenga guardado entre sus cosas", según han explicado a Público agentes de la UDEF que están más que cansados de cómo se está desprestigiando a dicha unidad policial.

El por qué guardaba documentación supuestamente fundamental para acusar al clan Pujol un agente no encargado del caso es algo que tendrá que explicar la Policía al magistrado, los fiscales y acusaciones cuando vayan a declarar al juzgado de instrucción 5 de la Audiencia Nacional. También deberán aclarar, por qué ese USB no fue puesto a disposición del anterior juez, Pablo Ruz.

Este es el segundo pendrive que la UDEF encuentra desde que este verano el ex director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino, se jubilara y descubriera que el ex comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas, pedía su imputación por la grabación y difusión ilegal de una conversación entre los investigadores del caso Nicolás y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

En esa ocasión fue el responsable provisional de la UDEF, José Manuel García Catalán, el encargado de entregar la memoria informática extraída supuestamente de la causa abierta en el juzgado número 14 de Barcelona tras el desmantelamiento de la agencia de detectives Método 3. Sin embargo, Eugenio Pino tendrá que ir a declarar la semana que viene tras acreditarse que García Catalán mintió en la Audiencia Nacional y que realmente era el ex número dos de la Policía quien lo había entregado para colarlo en el caso Pujol y acusar al comisario Martín-Blas de ocultar esa información. 

Mano derecha de Cospedal y de Fernández Díaz

El inspector jefe Álvaro Luna lleva en la UDEF desde hace casi 20 años. Era la mano derecha del comisario principal José Luis Olivera, jefe de toda la Unidad hasta 2015 y con estrechas relaciones con la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y el ex ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.

Olivera es en la actualidad director del Centro de Inteligencia con el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y se presentó para ocupar el puesto de número dos de la Policía tras la jubilación de Eugenio Pino. Sus relaciones con Villarejo son patentes. Hace unos meses acudieron juntos a la presentación el nuevo Fiscal General del Estado, José Manuel Maza Martín. Comisario y fiscal fueron profesores en las clases de máster de Schola Iuris, empresa vinculada a José Manuel Villarejo y a su entramado societario sospechoso de blanqueo de capitales, como ha ido desvelando Público.  

"Luna se siente como si estuviera en su casa en la UDEF hasta el punto que guardaba botellas de vino en un cuarto enfrente del despacho del jefe de la Sección Segunda, que después distribuía por diferentes restaurantes de Madrid entre ellos algunos chinos", cuentan sus compañeros. 

De su sección depende la Brigada de Blanqueo de Capitales, que ha participado en partes concretas de operaciones como la de Gao Ping contra la mafia china, y en la que estuvo imputado el comisario Carlos Salamanca; o Dracon, la última de las investigaciones que han desmontando los tribunales a estos expertos en delincuencia económica. 

La Operación Parqué o por qué hay que sanear la UDEF

Álvaro Luna dirigió la Operación Parqué en la que la UDEF: intentó desmantelar una supuesta red de corrupción dentro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), hasta que se cerró por falta de indicios.

Con motivo de este archivo, el pasado diciembre el ex director de la CNMV, Manuel Conthe, explicaba a través de su blog los entresijos de esta operación en un artículo titulado "Hay que sanear la UDEF". 

"Ha llegado el momento de que "los buenos contraataquen" y "la Fiscalía o el Ministerio del Interior investiguen cómo fue posible que la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Financiera del Ministerio de Interior), con el beneplácito de un fiscal, mantuviera una investigación tan injustificada durante tanto tiempo, especialmente a la vista de que las decisiones de la CNMV objeto de investigación -sobre la gestora de carteras Vetusta y la EAFI Dracon Partners- que habían sido refrendadas por los Tribunales (penales, en el caso de Vetusta, y contencioso-administrativo, en el caso de Dracon)", pedía Conthe. 

Según desgrana en el artículo, "La Sra. [Sara] Pérez Frutos, después de que la CNMV le retirara la licencia a su empresa de asesoramiento financiero "Dracon Partners", se dirigió a un despacho de abogados o gabinete de comunicación (llamémosle D) del que es socio un comisario de policía que, por lo menos hasta hace poco, trabajaba en la UDEF". 

Este comisario se llama José Manuel Villarejo Pérez, y colaboró con la UDEF de Olivera hasta que éste fue enviado al CITCO en enero de 2015. Y también con Álvaro Luna. Han participado en operaciones como Malaya como la que, según un informe de la Unidad de Asuntos Internos que ha destapado Público esta semana, Villarejo ganó seis millones de euros

Precisamente en la documentación entregada por Público en la causa del pequeño Nicolás al juzgado de instrucción número 2 de Madrid, y que el presunto estafador se dejó en el chalé de El Viso, había un sin fin de documentos de Dracon, ya que la dueña de la entidad, Sara Pérez Frutos, había recurrido a él cuando la CNMV le retiró la licencia por mala praxis. Esto también queda acreditado en los mensajes que aparecen en el móvil del pequeño Nicolás remitidos a ella. 

Resulta curioso que Villarejo nos denunciara cuando desvelamos que el pequeño Nicolás se hacía pasar por empleado suyo. También que los investigados por la UDEF contraten el despacho del comisario que participa en sus pesquisas. Esas investigaciones siempre caen en manos de inspectores jefe de confianza, como Álvaro Luna, capaces de encontrar documentos de procedimientos que no están bajo su custodia.