Publicado: 17.08.2015 12:46 |Actualizado: 17.08.2015 17:09

Una concejal del PP critica que en la feria de Málaga "las niñas" vayan "con las bragas en la mano" y los "tíos descamisaos y hechos unos puercos"

Teresa Porras, responsable de Fiestas, desata la polémica por sus declaraciones sobre el botellón y el  "incivismo" de los jóvenes. Los grupos municipales piden su dimisión por machista, mientras la edil asegura que sus palabras no son violencia de género.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8
Comentarios:
La concejala de Fiesta de Málaga, Teresa Porras, durante la comparecencia ante los periodistas a raíz de sus declaraciones en las que dijo que "el año pasado las niñas iban con las bragas en la mano para que se les secaran". EFE/Jorge Zapata

La concejala de Fiesta de Málaga, Teresa Porras, durante la comparecencia ante los periodistas a raíz de sus declaraciones en las que dijo que "el año pasado las niñas iban con las bragas en la mano para que se les secaran". EFE/Jorge Zapata

MADRID/MÁLAGA.- Pedir "civismo" durante la celebración de las fiestas de su localidad. Esa debía de ser la intención de la responsable de organizar la feria de Málaga, la edil popular Teresa Porras, cuando concedió una entrevista a un periódico local en la que terminó levantando la polémica en el resto del país por sus palabras "machistas", según sus detractores: "El año pasado las niñas iban con las bragas en la mano para que se le secaran, ¿eso lo ves normal?", le preguntó a la entrevistadora de Málaga Hoy.  "O el tío que va a la feria descamisao [sic], una cosa es que vayas cómodo y otra cosa que vayas hecho un puerco. Civismo, repito", continuó la concejal de Servicios Operativos, Régimen Interior, Playas y Fiestas.

Tras la publicación de la pieza, el pasado 13 de agosto, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, pidió su dimisión: "No es digno de esta ciudad tener entre los representantes del equipo de gobierno a alguien que utiliza ese lenguaje y lo que se trasluce detrás de él". Para Gámez, el tono de Porras "es una falta de consideración a las mujeres y a lo que representan las mujeres en la feria o en cualquier otras circunstancias". 



En la misma entrevista, Porras negaba, además la existencia del botellón en la Feria: "El botellón no existe, es gente que bebe en la calle", sentenció. Al respecto, Gámez ha considerado que las declaraciones de la concejala del PP suponen "una falta de respeto a la ciudad de Málaga y a su Feria". "No es digno que siga representando al equipo de gobierno de la ciudad", concluye la socialista.

Un grupo de mujeres ataviadas con trajes flamencos tocan y bailan en la popular calle Larios de la Feria malagueña. EFE/Jorge Zapata

Un grupo de mujeres ataviadas con trajes flamencos tocan y bailan en la popular calle Larios de la Feria malagueña. EFE/Jorge Zapata

También el resto de grupos municipales, a excepción de Ciudadanos (C's), ha pedido la destitución de la concejal. Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente también consideran "intolerables" esos "tintes de machismo" y le exigen una disculpa pública y, en caso de no producirse, su marcha del equipo de Gobierno municipal, informa la prensa local. 

El portavoz de C's, Juan Cassá, en cambio, se mantuvo al margen de la petición de expulsión de  Porras, aunque también consideró "desafortunadas" sus palabras.

Porras: "Nos exigen que hablemos clarito y lo único que yo hice es poner las cosas claritas"

Por su parte, la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández
-también del PP, como Porras- ha dicho que es "desmoralizante y desolador" escuchar dichas declaraciones. En una intervención en RNE, Hernández ha opinado que las personas con responsabilidades públicas "deben dar un respeto absoluto a la Constitución, que habla de igualdad entre hombres y mujeres, y de respeto a los derechos humanos", además de "ayudar a construir una sociedad mejor".

La delegada ha destacado la importancia de visibilizar este tipo de maltrato y de hacer hincapié "en las condenas a los agresores, en el rechazo hacia el agresor y en la intolerancia hacia ellos".

La concejala de Fiesta de Málaga, Teresa Porras, vestida con traje de flamenca. EFE/Jorge Zapata

En respuesta a las críticas de unos y otros, lejos de pedir disculpas, Porras sólo ha lamentado que sus declaraciones "se conjuguen y se comparen con la violencia de género"; algo que -ha dicho- le parece "desolador". Porras, que ha visitado hoy la feria en el centro histórico, ha respondido así a su compañera de partido, Blanca Hernández, quien ha dicho que es "desmoralizante y desolador" escuchar las mencionadas declaraciones.

Según la edil, la violencia de género "no tiene nada que ver con el civismo", que es lo que ella reclamaba al citar unos ejemplos de conductas incívicas. "Nos exigen que hablemos clarito y lo único que yo hice es poner las cosas claritas", ha afirmado la concejal, quien ha argumentado que puso unos ejemplos "de lo que hay, y que hay que corregir", para lo que se organizarán unas mesas de trabajo el próximo octubre.

La concejala considera que no tiene que arrepentirse de haber hecho las citadas declaraciones, y ha insistido en que la feria de Málaga es "una de las mejores de Europa". En cuanto a la dimisión solicitada por el PSOE, se ha preguntado si le piden que deje el cargo "por hablar claro", y ha añadido que "mentir es lo peor que puede hacer" un político.