Publicado: 22.12.2015 18:35 |Actualizado: 22.12.2015 18:35

OBSERVATORIO CONTINUO DE JM&A PARA LAS ELECCIONES GENERALES

Una confluencia entre Podemos e IU habría obtenido 13 escaños más y la izquierda ganaría a la derecha por 19

Los cálculos circunscripción por circunscripción del reparto de escaños que se habría producido si los votantes de las formaciones de Iglesias y de Garzón hubieran dado su apoyo a una hipotética candidatura conjunta no sólo aumentan notablemente el número total de los que han obtenido por separado, sino que reducen los de los otros partidos.

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 29
Comentarios:
Gráfico Resultados 20D - Podemos + UP

Uno de los debates más enconados de las elecciones generales ha sido el del hipotético resultado que habría obtenido una candidatura de confluencia entre Podemos e Izquierda Unida con las votaciones que se produjeron el 20-D. Sin embargo, la complejidad del sistema electoral, regido por la Ley D'Hondt y por las circunscripciones uniprovinciales (además del mínimo del 3% para entrar en el reparto de escaños), obligan a hacer cálculos detallados en cada provincia para averiguar en qué casos un voto acumulado de las dos formaciones habría obtenido algún diputado más de los que han resultado del escrutinio.

El gabinete de Jaime Miquel y Asociados ha efectuado esos cálculos, circunscripción por circunscripción, y ha obtenido para Público un claro resultado numérico favorable a la candidatura conjunta, como era de esperar. Aunque está claro que estas son meras ecuaciones matemáticas que no pueden tomar en cuenta variables sociológicas e ideológicas. Por ejemplo, cabe la posibilidad de que muchos votantes de Unidad Popular (por ejemplo, comunistas) no hubiesen escogido una papeleta Podemos+IU debido a reparos políticos, o que la transferencia hacia Podemos de electores socialistas habría sido menor si la formación de Pablo Iglesias hubiera llegado a un acuerdo con Izquierda Unida.

En cualquier caso, es posible calcular  que el número de escaños de esa confluencia habría aumentado en 13, alcanzado un total de 84 (frente a los 69 de Podemos y 2 de Unidad Popular obtenidos el 20-D), si se considera la suma de votos que han ido a Podemos y a UP en cada una de las circunscripciones, y se adjudican de forma correspondiente los asientos en el Congreso y su reparto en función de las sucesivas divisiones que forman las ecuaciones de la Ley d'Hondt.



Reducción de escaños conservadores por la suma progresista

Pero no sólo aumentaría el número total de diputados de esa hipotética confluencia (con respecto a la suma de lo que han obtenido por separado una y otra formación) sino que ese crecimiento de escaños progresistas vendría acompañado por una reducción del número de los conservadores, al repartirse un mismo total de asientos en el Congreso. Por consiguiente, en cifras finales, el bloque de izquierdas –sumando los del PSOE a los de esa confluencia– habría obtenido una ventaja con respecto al bloque de derechas –formado por PP más Ciudadanos– de 19 escaños.

Eso se debe a que, con esta nueva aritmética electoral, el PSOE habría perdido dos diputados (de los 90 que ahora tiene, a 88) pero más habrían perdido el Partido Popular (que caería de los 123 actuales a sólo 117) y Ciudadanos (de 40 a 37). Así que al crecimiento de 11 escaños de la izquierda se sumaría la caída de 10 asientos de la derecha, que en vez de tener una ventaja de dos puestos (como ahora ocurre) quedaría 19 por detrás. Aun así, claro, el bloque de izquierda (88+84) quedaría todavía a cuatro escaños de la mayoría absoluta; pero esa distancia sería fácilmente superable con el apoyo de formaciones menores.

El cálculo detallado de las nuevas tablas (por provincias) correspondientes a esta hipótesis de confluencia de izquierdas está simplificado en este gráfico comparativo por comunidades (clicando en él, se amplía):

Tabla comparativa de resultados por autonomías entre los resultados del 20-D y los que se habrían producido con una confluencia Podemos+IU.

Las ganancias de escaños de la confluencia de izquierdas se producirían en Andalucía, Euskadi, Aragón, Canarias, Murcia y Castilla-La Mancha

En concreto, la candidatura de confluencia de izquierdas habría ganado (con respecto a la suma de Podemos y UP por separado) dos escaños en Euskadi, otros dos en Castilla-La Mancha, cuatro en Andalucía, uno en Murcia, dos en Aragón y otros dos en Canarias.

Si vamos al detalle de las circunscripciones donde se habría producido ese crecimiento de la candidatura unitaria de confluencia podemos precisar que habría aumentado un escaño tanto en Álava como en Vizcaya, en Euskadi; así como en Ciudad Real y Albacete, en Castilla-La Mancha; en Granada, Jaén, Málaga y Sevilla, en Andalucía; en Zaragoza y Teruel, en Aragón; y en cada una de las dos provincias canarias; y uno más en Murcia.

Todos estos cálculos son exactos en función de la Ley d'Hondt, pero hay que insistir en que no pueden tomar en cuenta variables socio-políticas como el rechazo que se podría producir entre votantes que no deseasen apoyar a uno de los dos socios de esa confluencia.