Público
Público

El Congreso elegirá en tres meses un nuevo Consejo para RTVE por concurso público 

El grupo popular se ve obligado a aceptar el acuerdo del resto de los grupos de la Cámara Baja para evitar quedarse en solitario pese a las duras críticas recibidas por la manipulación ejercida desde 2012.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El presidente de RTVE, José Antonio Sánchez. - EFE

El próximo otoño la corporación de RTVE, la radio y televisión de titularidad estatal, contará con un nuevo consejo de administración y un presiente elegidos mediante un nuevo sistema bastante novedoso. Sus miembros, aparte de requerir el apoyo de una mayoría de dos tercios tanto en el Congreso de los Diputados como en Senado, serán seleccionados mediante un concurso público de libre acceso.

Así queda recogido en la reforma de la ley que regula la corporación pública multimedia para poner fin al sistema que en 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy, con mayoría absoluta, truncó el modelo puesto en marcha en 2006 por el Gobierno de Zapatero que garantizaba una independencia en su gestión y, sobre todo, en los servicios informativos.

La propuesta legislativa aprobada este jueves en el Congreso de los Diputados, presentada por el grupo socialista, tiene como propósito devolver la independencia y la fiabilidad que tuvo durante unos años RTVE y que desde 2012 ha devenido en una notable pérdida de credibilidad informativa y también en audiencias frente a las cadenas privadas.

La tramitación, por la modalidad directa y en lectura única lo que agiliza los plazos, ha sido respaldada también por el grupo de Podemos, Ciudadanos y el resto de los minoritarios gracias a la incorporación de algunas enmiendas puntuales, pero muy significativas. El grupo popular, tras denunciar que la reforma era innecesaria, se ha visto obligado a participar del consenso generalizado.

La elección del nuevo consejo de administración de RTVE, que estará compuesto por 12 miembros, será elegido por el Congreso de los Diputados ─ocho miembros, dos de los cuales aportados por los sindicatos más representativos de la corporación pública─ y otros cuatro por el Senado con una mayoría de dos tercios de cada una de las cámaras.

Ahora bien, sus nombres no serán propuestos por los grupos parlamentarios. Los aspirantes podrán optar a un concurso público en el que, cumplidos una serie de requisitos, deberán comparecer en audiencia pública ante la comisión mixta Congreso-Senado para RTVE, instancia que finalmente los seleccionará. Será a partir de entonces cuando serán elegidos por las cámaras. Además, el Congreso de los Diputados, también por mayoría de dos tercios, elegirá entre los 12 seleccionados quien será su presidente.

Durante el debate los portavoces del grupo socialista y de Podemos, José Miguel Camacho y Noelia Vera, se han felicitado por la coincidencia en los trabajos para sacar adelante la iniciativa y devolver “la independencia que tuvo en tiempos de Zapatero”, ha dicho Camacho. “Esperamos que sea el principio de más trabajo conjunto”, ha añadido Vera. Desde Ciudadanos, Guillermo Díaz, que ha sido muy crítico con la gestión del PP en RTVE, ha destacado la incorporación del proceso de concurso público defendido por la formación naranja.

Ramón Moreno, portavoz popular, ha defendido la reforma que el Gobierno de Rajoy hizo en 2012 de la ley en la etapa de Zapatero “para desbloquear la situación de interinidad que existía”, descartando que se haya producido en este tiempo una manipulación. Y para justificar la situación actual que va a cambiarse ha expuesto algunos ejemplos de televisiones autonómicas en comunidades “gobernadas por los socialistas”.

Al debate han asistido desde la tribuna de invitados varios representantes del Consejo de Informativos y del comité de empresa de RTVE quienes han sido saludados por los portavoces socialista y de Podemos como “los verdaderos protagonistas por haber denunciado durante estos años la situación que se ha vivido. En tan solo tres meses han denunciado 187 casos de manipulación”, ha explicado desde la tribuna el socialista Camacho mostrando el informe elaborado por los trabajadores.