Público
Público

Unos 126 presos se suicidaron en prisión durante los últimos cuatro años

En una respuesta enviada al senador de EH Bildu Jon Inarritu, el gobierno asegura que en ese periodo hubo 158 muertes por sobredosis, mientras que atribuye otros 19 casos a causas “accidentales”. Curiosamente, en 2015 y 2016 se suicidó el mismo número de personas. Más de la mitad de los fallecimientos en prisión fueron calificados como “naturales”.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Un agente de policía en las puertas de la cárcel de Segovia. EFE

“Centro: Málaga. Naturaleza del fallecimiento: Suicidio. Edad: 20 años”. Así, en cuatro columnas de Word, se resume uno de los tantos dramas que se registran año tras año en las prisiones españolas. Sus datos aparecen en una reciente respuesta del gobierno al senador de EH Bildu Jon Inarritu, quien preguntó sobre las muertes de presos entre 2012 y 2016. En ese periodo, 768 personas perdieron la vida detrás de las rejas. A la hora de determinar sus causas, el Estado catalogó más de la mitad como “naturales”.

El documento remitido esta semana a Inarritu tiene 19 páginas. Allí se especifica el número de fallecidos, el centro en el que se produjo la muerte, la “naturaleza” y la edad de la persona presa. Sin embargo, no hay absolutamente ningún dato sobre su residencia o nacionalidad, tal como había reclamado Inarritu. En tal sentido, el senador adelantó a Público que volverá a preguntar al gobierno sobre este asunto.

En cualquier caso, la respuesta del Ejecutivo del PP permite extraer algunos datos relevantes sobre la realidad de las cárceles españolas. Por ejemplo, el informe señala que de las 768 muertes registradas entre 2012 y 2016, 126 de ellas fueron catalogadas como “suicidios”. Curiosamente, los números no registran grandes variaciones en cada uno de esos años: hubo 25 casos en 2012, 31 en 2013, 24 en 2014, 23 en 2015 y otros 23 en 2016.

Las cárceles de Aranjuez (Madrid) y Topas (Salamanca) están al frente de número de suicidios en ese periodo, con siete casos en cada uno de esos centros. Detrás están Las Palmas II y Villena (Alicante) con seis muertes tipificadas en ese epígrafe. Le siguen están Albocàsser (Castellón), Valencia y Málaga, con cinco suicidios cada una. También destacan Palma de Mallorca, Córdoba, A Lama o Algeciras, con una media de una muerte de este tipo por año.

Asimismo, el informe del gobierno establece que entre 2012 y 2016 hubo 158 reclusos muertos por sobredosis. El año con más fallecimientos por causa de las drogas fue 2016, con 40 fallecimientos. No obstante, el Ejecutivo señala en su documento que los motivos de los decesos producidos durante el año pasado “podrían variar en algún caso con la recepción de los informes de autopsia, toxicológicos definitivos o resoluciones judiciales”.

Asesinatos en prisión

A falta de recibir esas confirmaciones, las estadísticas oficiales señalan que a lo largo de ese período el VIH produjo la muerte de 39 reclusos, mientras que otros cuatro fallecieron a causa de “agresiones”, lo que equivale a decir que fueron asesinados en prisión. Uno de esos casos se produjo en 2013 en la cárcel de Morón (oficialmente denominada Sevilla II), mientras que un año después hubo otros dos episodios de este tipo en las cárceles de Córdoba y Valencia respectivamente. El restante caso de muerte por “agresión” se registró en 2015 en Algeciras. Tenía 44 años.

Asimismo, el gobierno tiene registradas 19 muertes de carácter “accidental”. Donde más se repitieron fue en el Psiquiátrico Penitenciario de Alicante, con tres casos en el periodo analizado (uno en 2012 y otros dos en 2013). En cualquier caso, la contestación recibida por Inarritu no aclara ningún otro tipo de circunstancia en torno a estas muertes. Tampoco aporta más datos sobre ninguna de las otras. Hoy sólo son cifras en cuatro columnas de Word.