Público
Público

El Congreso se plantea ahora mayor transparencia en sus cuentas

Tras desvelar Público los Presupuestos “secretos” de la Cámara Baja estudiará el día 13 un informe de la Secretaría General

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

El Congreso de los diputados en una foto de archivo. EFE

El martes, 13 de enero, la Mesa del Congreso estudiará un informe de la Secretaría General de la Cámara Baja sobre las posibles normas a aplicar al amparo de la Ley de Transparencia, para hacer de Las Cortes un lugar más accesible y abierto a los ciudadanos.

Según fuentes consultadas, en dicho informe se planteará, entre otras medidas, la posibilidad de dar a conocer públicamente una parte de los Presupuestos del Congreso, lo que no ha ocurrido en toda la etapa democrática.

La decisión de abordar este asunto se produce sólo unas semanas después de que Público desvelara las cuentas secretas de la Cámara Baja y denunciara que nadie conocía con detalle en qué se gastaban los 84 millones de euros anuales de los que dispone para su funcionamiento.

El Congreso seguirá sin hacer públicas todas las partidas de gastos al detalle

No obstante, según fuentes consultadas, parece que el Congreso seguirá sin hacer públicas todas las partidas de gastos al detalle, tal y como las reveló Público, y se optará por una solución intermedia parecida a cómo rinden cuentas los ministerios. Es decir con partidas de gastos genéricas, pero sin concretarlas todas.

No es una opinión unánime, porque parece que hay discrepancias y voces internas que abogan porque los ciudadanos puedan conocer en qué se gastan las Cortes los fondos públicos sin ninguna cortapisa. Por ello, habrá que esperar a lo que se decida en el debate de la Mesa y a las recomendaciones del informe técnico de la Secretaría General para saber hasta qué nivel de transparencia se está dispuesto a llegar.

De las cuentas “secretas” del Congreso para 2015, a las que tuvo acceso este diario, se conocieron datos muy sorprendentes. Así, la Cámara Baja destina casi 8 millones de euros anuales para viajes, taxis y parking de los parlamentarios; o que sólo en sueldos los diputados nos cuestan 18 millones de euros. También llamaron la atención las ingentes partidas que se destinan a telefonía móvil, dietas por viajes internacionales, limpieza del edificio o los gastos de luz.

Lo más llamativo, no obstante, es que nadie tiene acceso a estos datos, a los que sólo pueden acceder los miembros de la Mesa del Congreso, y que han sido ocultados sistemáticamente durante 37 años.

Hasta hace unos años, los diputados ni aprobaban el Presupuesto y, ante las primeras denuncias, se decidió dar un tímido paso frente a tanta opacidad. Actualmente, se lleva la partida al pleno de la Cámara Baja, que se limita a aprobarla conociendo sólo el montante total y los gastos generales por capítulos. Es decir, que el Congreso no tiene que rendir políticamente cuentas a nadie de lo que hace después con su Presupuesto.

Parece que el día 13 se podría empezar a avanzar en éste y otros aspectos del funcionamiento del Congreso dotándolo de mayor transparencia, aunque todo apunta a que seguirán sin contarlo todo.