Publicado: 21.01.2014 12:00 |Actualizado: 21.01.2014 12:00

La consulta independentista pasa el filtro de la Mesa del Congreso

El Ejecutivo tiene treinta días para mostrar su conformidad con la proposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Mesa del Congreso ha dado hoy el visto bueno a la tramitación parlamentaria de la propuesta del Parlamento de Cataluña para que se delegue en la Generalitat la competencia para convocar la consulta independentista.

El presidente de la Cámara baja, Jesús Posada, ha explicado que la iniciativa ha sido calificada "sin ningún problema" y que ahora pasará el trámite de informe del Gobierno.

El Ejecutivo tiene treinta días para mostrar su conformidad con la proposición, en el caso de que ésta implique "aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios".

Transcurridos ese mes sin que el Gobierno se haya opuesto expresamente a su tramitación, la proposición quedará en condiciones de elevarse al pleno.

Si se mantienen los plazos y no se retira ninguna de las proposiciones de otros parlamentos autonómicos pendientes de debate, la iniciativa del Parlamento de Cataluña podría debatirse en el pleno del Congreso en junio o septiembre.

Sin embargo, fuentes de los partidos nacionalistas no descartan que se retiren algunas de las proposiciones de parlamentos autonómicos pendientes de debate -la Comunidad Valenciana acumula dos y Cataluña una más- para adelantar el debate de la consulta soberanista.

No obstante y para evitar retrasos, las tres formaciones del Congreso que apoyan la consulta -CiU, ICV y ERC- estudian presentar una proposición de ley en los mismos términos que la propuesta del Parlament, iniciativa que, según los plazos previstos, podría votarse en el pleno a finales del mes de marzo, o como mucho principios de abril.

Sea con la fórmula de la proposición de ley del Parlamento de Cataluña, o con una proposición de los grupos nacionalistas, la consulta independentista será rechazada por cerca de un 85 por ciento del Congreso.

Si no hay sorpresas votarán en contra los 185 diputados del PP, los 110 del PSOE -a expensas de lo que puedan hacer los diputados del PSC- y los cinco de UPyD, a los que habría que sumar los diputados no nacionalistas del Grupo Mixto.