Público
Público

Un contador Geiger medía la radiactividad de Rajoy en Fukushima

El presidente del Gobierno aseguró en su visita que los temores sobre la central nuclear son "infundados", pero el equipo de seguridad japonés transportaba un detector de partículas y de radiaciones ion

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El equipo de seguridad que acompañó al presidente del Gobierno durante su visita a la ciudad de Fukushima (a 60 kilómetros de la central nuclear damnificada por el terremoto de marzo de 2011) transportaba al menos un contador Geiger para confirmar que la radiactividad de la zona no alcanzaba niveles contaminantes y peligrosos para la numerosa delegación que acudió a la inauguración de la exposición de José María Sicilia Flores de Invierno en el museo de la ciudad. Así lo han confirmado a Público varios integrantes de la citada representación española, aunque en La Moncloa, las fuentes oficiales consultadas han evitado confirmar o desmentir este punto, asegurando que se trata de un asunto relativo a la seguridad del presidente del Gobierno. El medidor de radiactividad fue transportado durante la visita a Fukushima -que duró menos de una hora- por la parte japonesa del equipo de escoltas, puesta a disposición de la delegación española por el Ejecutivo nipón.

'Espero que mi presencia contribuya a disipar' los temores sobre Fukushima, aseguró RajoyLas precauciones anti-radiactividad tomadas por la delegación que acudió a Fukushima en tren bala no impidieron a Rajoy desgranar un discurso de rechazo hacia quienes muestran sus temores por viajar a zonas próximas a la central y hasta al país. Así, en un acto con los llamados héroes de Fukushima (el grupo de militares que acudió a la central en el primer momento para frenar la catástrofe), el jefe del Ejecutivo explicó que 'algunas personas fuera de Japón ligan Fukushima al desastre nuclear y lo pronuncian con temor'. Sin embargo, según Rajoy, 'es un temor que no hace justicia a los esfuerzos que ha hecho el pueblo japonés para volver a la normalidad; es un temor infundado y espero que mi presencia contribuya a disipar estos temores'.

Horas antes de que Rajoy pronunciara estas palabras, sin embargo, la empresa dueña de la central nuclear, Tepco (Compañía Electró, había anunciado la detección de una nueva fuga y el vertido de agua radiactiva al mar. Era el segundo incidente de este tipo que se producía en dos meses, lo que desmentía el argumento del presidente del Gobierno casi al mismo tiempo de que él lo expusiera ante las autoridades japonesas, que agradecieron al presidente español haber sido la primera máxima autoridad occidental que visitó la zona después de la catástrofe. Ayer mismo, una semana después de las palabras del presidente del Gobierno en Japón, un error humano en la central japonesa provocó una masiva fuga de agua radiactiva que afectó a seis trabajadores.