Público
Público

Una cosa es el afecto y otra la gestión

Rajoy ha conseguido en el último mes el milagro de que los suyos lo quieran un poquito más.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si Mariano Rajoy considera los afectos lo más importante en la vida, el Publiscopio de diciembre le deparará una pequeña alegría: los votantes del PP que confían en él superan ligeramente a los que desconfían. Hace un mes eran mayoría los que tenían pocas esperanzas en su líder. O sea, Rajoy ha conseguido en el último mes el milagro de que los suyos lo quieran un poquito más.

Ahora bien, si el presidente conservador otorga al trabajo prelación sobre los afectos, el sondeo seguramente lo defraudará: el PSOE consolida su ventaja electoral sobre el PP, que desciende tres décimas en intención de voto.

Son, quizá, los datos más relevantes de una encuesta que, en líneas generales, refleja un escenario político sin grandes alteraciones, a expensas de los acontecimientos que puedan sobrevenir en los próximos meses. Zapatero continúa gozando de la confianza mayoritaria de los ciudadanos, aunque un poco menos que en noviembre. A su vez, la confianza ciudadana en Rajoy apenas llega al 19,5%, pero sube ligeramente con respecto al mes anterior.

Aunque la crisis económica avanza implacable, el presidente del Gobierno se las ha ingeniado para tomar la iniciativa y para presentar al líder de la oposición como un rival sin ideas. Ello ha contribuido, sin duda, a que Zapatero mantenga un nivel aceptable de valoración, hasta el punto de que recibe la calificación más alta (4,9) junto a Rosa Díez, que en noviembre ocupaba en solitario el primer puesto, con un 5,1.

A su vez, Rajoy consigue una tregua con los votantes del PP, que le vuelven a otorgar su confianza mayoritaria, pero no con el margen suficiente para que pueda dormir tranquilo. La ofensiva de los barones puede recrudecerse en cualquier momento. Y Rodrigo Rato comienza a moverse...