Público
Público

Cospedal abona la tesis de Aznar de disputar la calle a la izquierda

El PP se plantea abandonar la política del "avestruz" de Rajoy y salir a defender las medidas del Gobierno "con la cabeza alta". El último editorial de FAES pedía al presidente firmeza. Los conservadores, alivia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre la estrategia de silencio de La Moncloa y la de salir a la calle a vender el mensaje del PP, la secretaria general optó ayer por la segunda opción y, durante la reunión plenaria del Grupo Parlamentario Popular, pidió a los diputados conservadores que defendiesen las medidas del Gobierno por todas partes y, además, “con la cabeza muy alta”. Ella misma ha decidido recuperar la iniciativa de las comparecencias públicas y los actos del partido al frente del partido después de casi dos meses prácticamente limitada a la Presidencia de Castilla-La Mancha.

Varios miembros del PP identificaron ayer esta llamada de María Dolores de Cospedal con el reciente y duro mensaje del último editorial –de este fin de semana- de FAES, la fundación que preside José María Aznar y que, a menudo, utiliza este medio para lanzar mensajes al Ejecutivo sin necesidad de trasladarlos él personalmente. En el último texto, la FAES del expresidente del Gobierno pedía al actual más firmeza para no perder la calle, llevando el ideario del PP siempre por delante. Es necesario, según el editorial, que “el mensaje del PP se reafirme, se perfeccione y se transmita con más fuerza, hasta convertirse en la referencia principal en los medios y en la calle”.

El mensaje de FAES –que habla de “incivilidad garrula” para definir las protestas ciudadanas, de las que responsabiliza al PSOE y a la izquierda- es sólo el reflejo del sentimiento de un sector del PP que cree que la estrategia de silencio de Mariano Rajoy no está obteniendo buenos resultados. Al contrario, confirman varios conservadores. Diputados y dirigentes populares se sienten acosados y sin capacidad ni argumentos de reacción ante las protestas ciudadanas. Por eso, el Grupo recibió ayer con alivio las palabras de Cospedal, aunque, de momento, entienden que se trata de una iniciativa que requiere de un desarrollo: “No se puede salir a la calle, sin más”. Hay que tener un plan “meticuloso” y un mensaje “sin fisuras” ante el tremendo descontento de los ciudadanos, de forma que la pedagogía que se pretende hacer no caiga “en saco roto”. En la calle Génova reconocen que no es tan sencillo, porque la gente está muy desencantada y no ve la salida ni a corto ni a medio plazo. Con todo, el PP ya ha empezado a trabajar en una estrategia para estar “en estos momentos, muy cerca de los ciudadanos”, tal y como recordó ayer en el Congreso el portavoz del PP Alfonso Alonso.

Aznar ha pedido a los suyos que salgan a la calle, pero también les recuerda que esa misma calle la está ganando el PSOE, el cual según el presidente honorífico del PP, es el culpable de la situación actual de España y, encima, “está pagando barata su culpa”. Por tanto, el plan del PP pasa también por denunciar los escraches (de momento, la manifestación ciudadana que los dirigentes del PP más temen que les afecte) y cualquier tipo de “acoso”. Creen los conservadores que si la izquierda sigue alimentando las manifestaciones con la desesperación de la gente, en algún momento se les irá de las manos y entonces, “sí pagarán la factura, muy cara”.