Publicado: 30.09.2016 11:59 |Actualizado: 30.09.2016 12:00

Los críticos irán al Comité Federal a decir que su convocatoria es ilegal

El portavoz del sector crítico, Antonio Pradas acusa a los partidarios de Pedro Sánchez,de tener "secuestrada la voluntad" del órgano competente para decidir sobre conflictos de interpretaciones como el actual.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El diputado socialista Antonio Pradas acusa a los partidarios de Pedro Sánchez de secuestrar el Comité Federal.  EFE/Julio Muñoz

El diputado socialista Antonio Pradas ha acusado a los partidarios de Pedro Sánchez de secuestrar el Comité Federal. EFE/Julio Muñoz

MADRID.- Los miembros del sector crítico del PSOE tienen previsto acudir mañana al Comité Federal y cuestionar al inicio de la reunión la legalidad de su convocatoria por parte de una ejecutiva que ellos considera disuelta, ha explicado en RNE el portavoz de los críticos, Antonio Pradas.



"Habrá que dilucidar al principio del Comité las cuestiones de forma", ha advertido el diputado andaluz, que ha confirmado que "los compañeros van a ir" y van a expresar su "honda preocupación por el devenir del partido".

Los críticos esperan que, además de dirimir en ese órgano que la convocatoria válida es la que hizo la ejecutiva el pasado lunes antes de la dimisión de 17 de sus miembros, "dejen que se reúna la Comisión de Garantías" del partido.

Pradas, que ha vuelto a acusar a los partidarios del secretario general, Pedro Sánchez, de tener "secuestrada la voluntad" de ese órgano -el competente para decidir sobre conflictos de interpretaciones como el actual-, se ha referido a Sánchez como el "compañero candidato".

Tras confirmar que él también se acercará por Ferraz, a pesar de que ya no pertenece al Comité tras su dimisión de la ejecutiva, ha sostenido que los que no han dimitido tampoco deberían participar.

"Estaré por allí, a ver dónde me dejan estar, entiendo que los que permanecen en la ejecutiva tampoco tienen que estar, porque está disuelta", ha argumentado.

Pradas, que ha asegurado que espera que la batalla legal que libran las dos partes enfrentadas del PSOE "no acabe en los tribunales", se ha mostrado además partidario de "no mezclar a nivel orgánico" el debate sobre la gobernabilidad de España.