Publicado: 25.08.2014 00:00 |Actualizado: 25.08.2014 00:00

Cuatro víctimas de la austeridad que defiende Merkel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de recorrer un tramo del camino de Santiago este domingo, Angela Merkel y Mariano Rajoy mantendrán este lunes una reunión de trabajo en la capital de Galicia. Según el Gobierno alemán, ambos mandatarios tratarán "cuestiones políticas bilaterales, europeas e internacionales". A apenas 100 kilómetros del lugar donde se encontrarán, en Ferrol, una ciudad con un 33% de paro, estará Víctor Ledo. Es responsable de Industrias de CCOO y no se reunirá con la canciller alemana ni con el presidente del Gobierno, pero sí querría poder explicarles a ambos la situación que atraviesan los astilleros de Ferrol. Ledo es trabajador auxiliar de Navantia, una "empresa pública", según remarca. En los últimos tres años, explica, 4.000 personas perdieron su puesto de trabajo en empresas vinculadas al sector naval, 12 de las cuales han cerrado en los últimos dos Aqaños. "Estamos en los mínimos de la historia de los astilleros", cuenta Ledo, que señala que antes "un empleo en el naval generaba cuatro en el sector servicios de la ciudad", según datos del INE. "Aquí no hay ningún brote, al contrario", concluye.

Si tuviera la ocasión de encontrarse con Rajoy y Merkel, Ledo les diría, sobre todo al primero, que el naval debería defenderse como un sector estratégico y que sólo así se potenciaría la economía real. En su opinión, lo que demanda no es más que una responsabilidad innata al presidente del Gobierno, al tratarse Navantia de una empresa pública. "Debe mantenerla con plena ocupación", señala Ledo.

Durante su estancia en Santiago de Compostela, la canciller alemana y el presidente del Gobierno tampoco tienen previsto acercarse a algún hospital. Si así fuera, podrían conocer la situación de la sanidad gallega al hablar, por ejemplo, con Susana Méndez, una enfermera ahora liberada sindical por la CIG que pertenece a SOS Sanidade Pública. Méndez les comentaría a ambos que las políticas de austeridad impulsadas desde Alemania y recogidas sin debate por España han provocado un "gran deterioro en la calidad de la atención sanitaria". El problema, en opinión de la trabajadora, es la forma en la que estos gobiernos conciben la sanidad: "como un negocio y no como un servicio público". Esta visión, errónea a su entender, ha tenido como resultado que haya menos personal trabajando en los centros sanitarios, más carga de trabajo para los que se quedan, precariedad, menos material médico, que se haya eliminado la universalidad... "Hasta se han recortado los servicios gratis a los que la gente podía acceder", añade Méndez.

Antes de despedirse, Méndez les expresaría a Rajoy y a Merkel aquello que, en su opinión, defiende el 99% de la población: "La sanidad es un servicio necesario para momentos de debilidad, para cuando estamos enfermos, y no puede convertirse en un negocio para que empresas privadas o personas que ya amasan fortunas sigan ampliando su capital a costa de nuestra salud. Señores, no es su negocio, no es su finca particular, es un servicio público, de todas las personas, y por ello debe estar debidamente presupuestado y dotado, para que sea dado con calidad y todas las personas tengan acceso con igualdad".

Una petición similar a la de Méndez podrían escucharla en un instituto en Gondomar. Allí podrían prestar atención a Cristina Álvarez, profesora, orientadora y activista en la Marea Verde do Ensino. Si pudiera entablar conversación con los dos, Álvarez les rogaría que garantizasen un presupuesto que permitiese ofrecer una educación de calidad. "Les pediría que frenasen ya con los recortes y les explicaría que la educación está al servicio de la ciudadanía y no de la economía o de la política", afirma.

Durante estos años, Álvarez ha podido observar cómo los recortes deterioraban la calidad de la enseñanza: menos profesores, menos sustituciones, menos material, menos horas de coordinación... En definitiva, "menos calidad en la atención al alumnado". Del mismo modo, esta profesora se muestra contraria a la nueva ley educativa, la LOMCE. Considera que es necesario un pacto que tenga en cuenta a la comunidad educativa, incluso que sea "realizado por personas que se dedican a la educación". Para terminar, Álvarez podría detallarles en qué trabaja ahora las marea verde: "Más allá de los recortes, empezamos a pensar en qué educación queremos tener, desde la gestión democrática de los centros —con la nueva ley los directores tienen todo el poder, sin contar con el claustro ni el consejo escolar— a las condiciones laborales de los profesores".

En el marco de las "cuestiones políticas bilaterales, europeas e internacionales" que se tratarán en el Hostal Parador de los Reyes Católicos de Santiago es probable que no esté el conflicto hipotecario. Si quisieran hablar de ello, de los desahucios, podrían verse con Héctor Tejón, miembro de la PAH en A Coruña, quien opina que Merkel —que "parece que gobierna sobre nuestras vidas", dice— viene de visita sólo para saber "si se le va a devolver la liquidez". Tejón le pediría a la canciller alemana, quien según él cumple un rol "machista y patriarcal", que hiciera cumplir la carta de Declaración de Derechos Humanos y garantizar por fin el derecho a la vivienda.

"Ahora mismo, ser propietario no garantiza ese derecho", dice en relación a los desahucios por impagos. Unos impagos que no se producen, señala, porque la gente quiera ser pobre. "No, la gente no quiere ser pobre, no quiere vivir siempre con una mano delante y otra detrás", dice. Para Tejón, nunca existió la Europa social de la que hablaban los líderes europeos, "es mentira". Quizás si se paralizaran los desahucios podría comenzar a dar signos de serlo.

Tras una comparecencia frente a los medios de comunicación, a las 10.30 horas de la mañana, el presidente del Gobierno y la canciller visitarán la Catedral de Santiago. Posteriormente, ambos abandonarán Galicia. Ledo, Méndez, Álvarez y Tejón tendrán que esperar.


http://www.quoners.es/debate/que-gastos-consideras-innecesarios-y-reducirias-drasticamente