Publicado: 03.01.2016 15:31 |Actualizado: 03.01.2016 19:46

La CUP rechaza apoyar a Mas y fuerza unas nuevas elecciones catalanas

El Consejo Político de CUP ha rechazado por un escaso margen facilitar la investidura del candidato de Junts pel Sí.  "Si Artur Mas dijo que nunca sería un obstáculo, ahora lo es", dicen los dirigentes de la formación anticapitalista. Las nuevas elecciones autonómicas, las cuartas en seis años, se celebrarían en marzo, salvo que JxSi cambien de candidato.

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12
Comentarios:
Los diputados de la CUP Gabriela Serra (c), Sergi Saladié (i) y Xevi Generó (d), durante la rueda de prensa. EFE/ Quique García

Los diputados de la CUP Gabriela Serra (c), Sergi Saladié (i) y Xevi Generó (d), durante la rueda de prensa. EFE/ Quique García

BARCELONA.- El Consejo Político de la CUP ha decidido este domingo que finalmente no dará su apoyo a la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, lo que puede precipitar unas nuevas elecciones anticipadas en Catalunya para marzo, en una decisión que frena el proceso independentista a la espera de nuevos comicios.

El 'no' a Mas se ha impuesto al 'sí' por 36 votos a 30, con una abstención. Eso supone que los diez parlamentarios de la formación anticapitalista se abstendrán si hay otra sesión de investidura en el Parlament catalana con Mas como candidato. Tras la votación, lo dirigentes de la CUP han pedido a Junts pel Sí (JxS) que "mueva ficha", es decir, que proponga otro candidato. Tanto CDC como ERC han asegurado en este tiempo que Artur Mas era su único candidato, por lo que parece segura la convocatoria de unas nuevas elecciones autonómicas.



La decisión del Consell Polític de la CUP y del Grup d'Acció Parlamentària-Crida Constituent llega después de tres meses de negociaciones y ofertas, tras la celebración de las elecciones del 27 de septiembre y que ha culminado con el rechazo del Consejo Político de la formación antisistema a apoyar la reelección de Artur Mas como presidente de Catalunya por Junts pel Sí, formación creada por CDC, ERC y líderes de la sociedad civil catalana.

En la reunión del Consejo Político de la CUP y de su Grupo de Acción Parlamentaria (GAP) han podido participar 68 personas con derecho a voz y voto. Estas 68 personas son los 57 miembros del Consejo Político, que representan a las organizaciones territoriales de la CUP, más los 11 portavoces de las formaciones agrupadas bajo el 'paraguas' de Crida Constituent con las que concurrió a las elecciones del 27-S.

El 'no' a Mas se ha impuesto por un ajustado resultado de 36 a 30, tras cinco horas de reunión este domingo

La reunión de los anticapitalistas ha durado cinco horas, y, tras constatarse que no había una salida de consenso que pudiera satisfacer a todos los sectores de la CUP, finalmente se ha celebrado una votación ajustada en la que se impuesto el 'no' a Mas. 

Según fuentes de la formación que cita la agencia Efe, en una primera votación del Consejo Político se ha registrado un empate, debido a que se ha votado en clave de lo que decidieron ayer las 13 asambleas territoriales de la formación, lo que ha evidenciado ya desde el primer momento la división interna en la CUP. Tras un nuevo debate del Consejo Político, la dirección del partido ha procedido a una segunda votación, en la que los dirigentes han tenido algo más de margen respecto de las asambleas locales para deshacer el empate.

Tras la reunión de la cúpula de la formación anticapitalista, cuatro de sus diputados han salido, con semblante muy serio, a explicar en rueda de prensa los pormenores de la reunión y su posición a partir de ahora. Gabriela Serra ha señalado que ahora, como antes, todo está en manos de Junts Pel Sí, si cambian de candidato y, finalmente, dejan caer a Mas: "La ficha que tiene que moverse se llama Artur Mas", ha afirmado Serra, que ha añadido que hay más opciones aparte del expresident y que ellos hicieron varias propuestas alternativas a las que Junts Pel Sí dijo que no.

"Si cambiaran el candidato, lo aceptaríamos automáticamente. Caería por su propio peso", ha aseverado Sergi Saladié, otro de los diputados de la CUP. "La decisión final, si Mas sí o no, depende de Junts Pel Sí. Al no tener una mayoría, se tienen que atener a las reglas de juego. Si ellos no quieren mover esta pieza, entendemos que tendrán que explicarlo a su electorado. Si Mas dijo que nunca sería un obstáculo, ahora lo es".

Serra ha asegurado que Junts Pel Sí aún tiene unos días para plantearles un nombre alternativo a Artur Mas para presidir la Generalitat: "Quien quiera mover pieza aún tiene días. No está convocado nada". La diputada de la CUP ha recordado así implícitamente que el límite legal para una investidura expira al final de esta semana -tras la cual habría que convocar nuevas elecciones-, y ha insistido: "Esperemos que ahora empiece a mover pieza quien no la ha movido".

La CUP asegura que el proceso soberanista no empezó el 27-S ni se acaba con la reunión de la CUP de este domingo y que el proceso "continuará con o sin investidura de Mas".

Ha reivindicado que el proceso soberanista no empezó el 27-S ni se acaba con la reunión de la CUP de este domingo, y el proceso "continuará con o sin investidura de Mas". "Nos han colocado en la disyuntiva de Mas o Març", ha agregado Serra, uno de los cuatro diputados de la CUP que han comparecido. No estaba presentes ni Antonio Baños ni ni Anna Gabriel, ausencias más que significativas.

Así, ahora se abren varios interrogantes: el primero, si habrá pleno de investidura, ya que JxSí (con mayoría en la Mesa del Parlament) podría decidir directamente no convocarlo, a sabiendas de que no obtendrá el apoyo necesario. El segundo movimiento posible es que JxSí acceda a relevar a Mas como candidato para que la CUP reconsidere su posición, pero esto se presenta como algo prácticamente imposible ya que la coalición de Artur Mas ha afirmado en varios ocasiones que esta era una cuestión innegociable.

Si aun así hubiera un cambio de candidato, este tendría que producirse en cuestión de 24 ó 48 horas, ya que los plazos para investirlo son cada vez más cortos, porque la ley fija el 10 de enero como límite para que haya una investidura.

Cuartas autonómicas en seis años

Catalunya se ve ahora abocada a vivir con toda probabilidad este año 2016 sus cuartas elecciones autonómicas en los últimos seis años, tras la que habría sido su legislatura más corta después de las elecciones del pasado 27 de septiembre.

Los catalanes fueron convocados a las urnas el 28 de noviembre de 2010, comicios que dieron la victoria a CiU con 62 diputados -la mayoría absoluta son 68- tras dos gobiernos tripartitos (PSC, ERC e ICV-EUiA).

Las elecciones se repitieron en Cataluña el 25 de noviembre de 2012, de nuevo con victoria para la federación nacionalista. Sin embargo, el avance electoral forzado en ese momento por Artur Mas supuso a CiU restar 12 escaños y quedarse con 50, lo que llevó a la federación a un pacto con ERC de estabilidad parlamentaria.

Nuevamente, el 27 de septiembre del 2015, los catalanes volvieron a votar para elegir president y Govern, lo que dio la victoria a la coalición Junts pel Sí (CDC y ERC) aunque de forma insuficiente, puesto que lograron 62 escaños.