Público
Público

Moción de censura El debate continúa el miércoles con los principales grupos

La presidenta de la cámara, Ana Pastor, no logra cerrar la moción de censura en un solo día y genera polémica sobre quién debe tener la última palabra

Publicidad
Media: 4
Votos: 5
Comentarios:

Un momento del pleno del Congreso, durante la moción de censura de Unidos Podemos contra Mariano Rajoy. EFE/Luca Piergiovanni

Las prolongadas intervenciones de la primera parte del debate de la moción de censura de este martes obliga a prolongar la sesión del pleno a mañana miércoles, cosa que en un principio la presidenta del Congreso de los Diputados, la popular Ana Pastor, quería evitar cerrando el trámite en una sola jornada intensiva.

Pero los primeros parlamentos han tenido una duración desconocida en el hemiciclo en las últimas legislaturas. El hecho de que quienes han hecho uso de la palabra no tenían límite de tiempo ha hecho posible esta circunstancia. Así, Irene Montero, portavoz del grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que ha sido el que ha presentado la moción de censura, ha empleado casi dos horas y cuarto para defender la iniciativa.

Rajoy, que ha sido quien le ha contestado en nombre del Gobierno (una actitud que no se había producido en las anteriores mociones de censura) ha empleado más de tres cuartos de hora. En total, entre ambos han consumido casi tres horas y media en sucesivas intervenciones de réplica y dúplica.

La primera parte del debate, con las intervenciones de Irene Montero, Mariano Rajo y Pablo Iglesias ha consumido casi ocho horas

En consecuencia, el protagonista del día, Pablo Iglesias, candidato a presidir el Gobierno en caso de triunfar la moción, ha iniciado su parlamento bien pasado el mediodía. Ha tenido una intervención muy larga, dos horas y tres cuartos (no se recuerda otra tan extensa), por lo que con la contestación de Rajoy (otros tres cuartos de hora) y las sucesivas intervenciones de ambos el debate se ha ido hasta casi las cinco de la tarde, es decir casi ocho horas ininterrumpidas.

El debate siguiente, ya más tasado, ha seguido con los grupos parlamentarios que tienen cada uno media hora. Les contesta el candidato Iglesias, sin límite de tiempo, lo que da pie a sucesivas intervenciones de no más de quince minutos por parte de los portavoces (diez más cinco finales).

La sesión, tras una hora de receso, se ha retomado, en orden de menor a mayor, con los portavoces del grupo mixto, para continuar con el grupo vasco del PNV y el grupo parlamentario de ERC. Esta previsión hará que el debate se cierre sobre las nueve de la noche o un poco más.

Mañana la sesión se reinicia a las nueve de la mañana con la intervención de Albert Rivera en nombre del grupo de Ciudadanos. Luego continuará con los diferentes portavoces de Unidos Podemos-En Marea (se lo repartirán entre las confluencias), el grupo socialista y el grupo popular.

Queda en el aire, entre una gran polémica, de quien cerrará el debate con una última intervención, si será Rajoy o Iglesias. En las anteriores mociones lo cerró el aspirante que protagonizó la moción de censura: González en 1980 y Hernández Mancha en 1987.

A continuación se realizará la votación, ya entrada la tarde, que se materializa por llamamiento a partir del nombre de uno de los diputados sacado al azar. Cada parlamentario debe contestar en voz alta si, no o abstención. Este proceso tiene una duración de caso una hora.