Publicado: 20.08.2015 17:00 |Actualizado: 20.08.2015 17:02

Defensa reconoce que el gasto militar en 2016 será mucho mayor de lo presupuestado 

Al presupuesto de Defensa de 2016 para inversiones en armamento hay que añadir un extra de 1.000 millones, que se suma a los 856 millones que se aprobaron en mayo.

Publicidad
Media: 1.80
Votos: 5
Comentarios:
El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles Salaverría (derecha), junto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez (izquierda), momentos antes de su comparecencia este jueves en la Comisión de Presupuestos del Con

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles Salaverría (derecha), junto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez (izquierda), momentos antes de su comparecencia este jueves en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados. EFE/Fernando Alvarado

MADRID.- El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha adelantado en el Congreso que el próximo Gobierno deberá destinar más de 1.000 millones de euros en 2016 para abonar pagos pendientes de programas especiales de armamento (PEAS), una cuantía que no está reflejada en el presupuesto por programas y que deberá salir de un crédito extraordinario.

El presupuesto de Defensa parta 2016 incluye una dotación de 6,84 millones de euros para inversiones en programas especiales de armamento, la misma cantidad que se viene reflejando en los últimos años. A ello hay que sumar la concesión de créditos extraordinarios que van destinados a pagar las obligaciones contraídas en este aspecto, como los 856 millones extras que recibió el departamento que dirige Pedro Morenés en mayo.



En mayo ya se dieron 856 millones extras

El último estra se aprobó el pasado mes de mayo y ascendió a 856 millones de euros con los que se hace frente al pago de, entre otros, el programa del 'caza' Eurofighter (399,7 millones de euros), el Airbus A400M (154,4 millones), el vehículo blindado Pizarro (60 millones), o los helicópteros Tigre (68,9 millones), NH-90 (45,6 millones de euros) y EC-135 (39,2 millones).

Esta fórmula de no reflejar apenas gasto en los Presupuestos para pagar los programas de armamento y hacer frente a estas obligaciones a través de créditos en forma de decretos ley ha sido duramente criticada por la oposición en los últimos años. De hecho, los dos últimos créditos extraordinarios han sido recurridos ante el Tribunal Constitucional, que lo está estudiando.

Según ha explicado Argüelles, la cantidad exacta de lo que habrá que pagar en 2016 no se puede detallar ahora en los Presupuestos Generales del Estado porque algunos programas se siguen negociando, pero ya ha avanzado de que superará los mil millones de euros.

El último extra se aprobó el pasado mes de mayo y ascendió a 856 millones de euros con los que se hace frente al pago de, entre otros, el programa del 'caza' Eurofighter (399,7 millones de euros). EFE

El último extra se aprobó el pasado mes de mayo y ascendió a 856 millones de euros con los que se hace frente al pago de, entre otros, el programa del 'caza' Eurofighter (399,7 millones de euros). EFE

La oposición califica de irregulares y opacos estos extras

Argüelles ha querido dejar claro que la vía de los créditos extraordinarios es "perfectamente sólida", jurídicamente impecable y y se ha utilizado por otros gobiernos. Además, ha subrayado que pagar a los proveedores garantiza que las Fuerzas Armadas sigan recibiendo sistemas y programas y permite el desarrollo del sector industrial que lo sustenta y que tiene gran repercusión en I+D+I.

Pero el socialista Víctor Morlán ha tachado de "falsas e irreales" las cifras del Ministerio para 2016 y se ha quejado de que Defensa no detalle los Programas Especiales de Armamento (PEAS) pese a que en 2013 aseguró haber cerrado un acuerdo con la industria militar para la renegociación de los pagos pendientes. "Pónganse colorados un día, pero no todos los años", ha añadido.

También otros grupos de la oposición han criticado las cuentas de Defensa. Irene Lozano, de UPyD, cree que son "continuistas en la mala praxis, la opacidad y las irregularidades", mientras que Álvaro Sanz, de Izquierda Plural, las ha tachado de "bochornosas, falsas y tramposas".

Desde el PP, su portavoz, Vicente Ferrer, ha elogiado la responsabilidad del Ministerio de Defensa de dejar claro el compromiso de seguir afrontando los pagos pendientes y ha subrayado que los créditos extraordinarios se tramitan con transparencia y con los debates correspondientes en el Pleno del Congreso.