Publicado: 19.02.2015 18:10 |Actualizado: 20.02.2015 11:39

El Ejército aplica un régimen disciplinario
de máxima seguridad
al teniente Segura

- "Si publicas algo sobre esta visita, él tendrá problemas", amenazó la policía militar a un periodista que accedió al centro donde se encuentra arrestado

- Está aislado, sin acceso a aparatos electrónicos o libros, algo no contemplado en el régimen disciplinario castrense

- "Me están presionando para que pida la baja psicológica y así poder decir que soy una persona inestable, pero no lo van a conseguir", dice Segura

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 45
Comentarios:
Luis Gonzalo Segura, teniente del ejército en huelga de hambre.EUROPA PRESS

Luis G. Segura, teniente del Ejército de Tierra, junto a su libro, Un paso al Frente. EP

"La tercera vez me identifiqué como amigo, no como periodista, y me dejaron pasar. Me revisaron como si fuera una cárcel de máxima seguridad: me cachearon, me pasaron un detector de metales, se lo pasaron a la bolsa. Pude hablar con él 15 minutos y cuando salía, el policía militar me dijo: Bueno, ya sabes que si publicas algo relativo a esta visita, el que va a pagar las consecuencias va a ser él, le quitaremos los privilegios que tiene".

Es la experiencia de Fernando de Oyarbide, escritor y periodista, para entrevistarse con el teniente Luis Gonzalo Segura en el centro disciplinario, donde se encuentra arrestado desde el 15 de enero y en el que deberá permanecer hasta el 15 de marzo.

Oyarbide, autor de Soldados de Afganistán, al otro lado del silencio (Edita), prepara un nuevo libro sobre los casos de suicidio entre soldados y está intentando contar con el testimonio de Segura, pero el Ejército parece decidido a no facilitar que el teniente siga hablando sobre las entrañas de las Fuerzas Armadas.

Segura, autor del Un paso al frente (Tropo Editores), donde denuncia casos de corrupción de los que ha sido testigo en el Ejército, acumula ya cinco meses de arrestos administrativos en menos de un año por la publicación de su libro y su colaboración con medios de comunicación.  

"Es demencial; él no es un delincuente, esto es un arresto disciplinario, no lo pueden tener en estas condiciones", denuncia su abogado

"Se están saltando el régimen disciplinario militar a la torera", denuncia su abogado. En su arresto, —una privación de libertad por vía administrativa por la que España se vio obligada a enmendar el Convenio Europeo de Derechos Humanos— a Segura se le ha prohibido el acceso a CDs, DVDs, ordenador, libros o radio. "Solo papel y boli", confirma el propio Segura a este medio desde el centro disciplinario. 

"Es demencial; él no es un delincuente, simplemente se le ha aplicado un procedimiento administrativo sancionador, no lo pueden tener en estas condiciones", manifiesta su abogado, que adelanta que está preparando acciones legales para protestar por la situación de su defendido. 

"Algo impropio de este país"

Esta situación viola el propio reglamento interno de los centros disciplinarios militares, que solo considera "objetos no autorizados" aquellos que "contengan alcohol, precisen ser cocinados para su consumo, exijan para su control una manipulación que implique riesgo de deterioro, y en general los que impliquen riesgo para la seguridad o sean nocivos para la salud". 

Esta situación, sumada a las restricciones que se imponen a sus visitas, ha convertido su régimen disciplinario en una prisión de máxima seguridad. "Están intentando machacarme psicológicamente. Estoy aislado, no me dejan hablar con los soldados y no hablo con nadie salvo las dos horas de teléfono. Son 22 horas solo. Me parece algo impropio de este país", continúa Segura.

El régimen interno de los centros disciplinarios tampoco contempla en ningún caso el aislamiento o la prohibición de las visitas. 

Inquirido por Público sobre las condiciones del arresto del teniente, el Ejército se ha negado a comentar su caso, limitándose a referir que la Defensora del Pueblo realizó una visita al centro en 2013 y manifestó que las condiciones del mismo eran "excelentes" y que "el comportamiento de los mandos correcto y ajustado a derecho".



Comentario Oyarbide

Comentario en Facebook de Fernando de Oyarbide tras uno de sus intentos de visitar al teniente Segura en el centro disciplinario. 

"Me están apretando al máximo. Me increpan por cualquier cosa y me amenazan con sumarme más arrestos para que no salga de aquí", relata el teniente a Público. "Me dicen que soy un mal militar por quejarme", asegura.

"Es lo que ellos pretenden, para poder decir que soy una persona inestable. Es lo que buscan, y yo desde luego no lo voy a hacer", afirma Segura sobre la baja psicológica

Segura cree que los mandos están intentando presionarle para que pida la baja psicológica, lo que le sacaría automáticamente del centro disciplinario. "Pero yo eso no lo voy a hacer. Es lo que ellos pretenden, para poder decir que soy una persona inestable. Es lo que buscan, y yo desde luego no lo voy a hacer", asevera. 

Preguntado sobre las amenazas a Oyarbide, Segura pide que no se tengan en cuenta, ya que su situación "debe saberse": "Lo que no quiero es que esto se detenga, porque si no pensarán que se lo pueden hacer a cualquiera".

"Me obligan a cortar ya, muchas gracias por todo", se le oye decir antes de que se corte la comunicación; sus 15 minutos por cada llamada han concluido.