Publicado: 19.03.2014 09:39 |Actualizado: 19.03.2014 09:39

ERC acusa a Rajoy de tener "siempre el semáforo en rojo" para Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

“Usted siempre tiene para Catalunya el semáforo en rojo y además va empujando. Eso es una insensatez que puede provocar un accidente”, ha reprochado el diputado de ERC, Alfred Bosch, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sesión matinal de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados. Frente a esa actitud el diputado independentista catalán ha afirmado que en su formación “siempre tenemos el semáforo en verde; y si no, encontraremos un paso de cebra”, ha insistido.

Claro está que toda esta simbología venía a cuento del anunciado referéndum para la independencia de Catalunya que pretende celebrar el Govern que preside Artur Mas en el mes de noviembre de este año y que el propio Bosch ha asegurado que se va a celebrar “legalmente y en paz”. “Votar no es ilegal”, ha proclamado Bosch, quien para apoyar su tesis ha recurrido a una frase que ha atribuido al propio Rajoy : “El voto es lo mejor que tenemos para decidir el futuro colectivo”, ha dicho Bosch que dijo Rajoy, aunque no ha concretado en qué momento. “Es una frase de un gran político. Usted a veces también tiene su día acertado” ha añadido con cierta ironía. En cualquier caso, el debate entre este parlamentario de ERC y el presidente del Gobierno no ha ofrecido novedades.

Rajoy ha reiterado, por enésima vez, su tesis: la soberanía reside en el conjunto del pueblo español “y ni usted ni yo estamos encima de la ley”, ha explicado Rajoy. “Usted pretende colocarse por encima de la Constitución y eso si es ponerse en rojo. Sin ley no hay democracia y si no le gusta proponga cambiar la ley. Yo quiero que todos sigamos en una misma nación (…). Creo que lo que hicimos durante siglos ha merecido la pena, yo no quiero una Catalunya empobrecida ni fuera de la UE. Ni los catalanes ni usted se lo merecen”, ha rematado Rajoy.

Con todo, este enfrentamiento ha sido de menor calado que el que han mantenido el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien en su turno le ha echado en cara la subida del IVA para el sector de la cultura desde un 4% hasta el tipo máximo del 21%. El socialista no se ha andado por las ramas y ha ido directo al grano. “Ustedes han hecho un pan con unas tortas; han recaudado menos, unos 30 millones de euros, y hasta los jóvenes han dejado de acudir a los conciertos. Han provocado un efecto devastador para la cultura y ha sido un desastre cultural, humano y económico”, ha insistido Rubalcaba.

El portavoz socialista ha negado que este hecho se deba a un torpeza en el intento del Gobierno de Rajoy para recaudar más. “Creo que no ha sido una torpeza – ha dicho -. Ustedes le tenían muchas ganas a la cultura. Eso está en las hemerotecas”, ha recalcado Rubalcaba en el centro de sus críticas y antes de exigir a Rajoy que rectifique en esa medida. Y en esa línea, a raíz del informe de expertos para una reforma fiscal, ha pedido a Rajoy que deje de jugar como en el caso de que la vivienda compute como ingreso en el IRPF tal como propone el citado informe. “Claro, luego llegan ustedes, qué bueno es el Gobierno, para decir que no, que eso no va a computar. Baje el IVA a la cultura y subirá la recaudación. Rectifique su despropósito porque es demencial considerar que la cultura es un lujo”, ha concluido el socialista.

Rajoy ha iniciado su réplica con una de sus clásicas citas: “A mi no me gusta subir los impuestos, ni en cultura ni en nada” y a partir de ahí ha vuelto, también por enésima vez, a recordar la situación “en 2012 en vísperas de un posible rescate. Era un momento durísimo e intentamos ser ecuánimes. Teníamos que recuperar 70.000 millones de ingresos que se habían dejado de ingresar”.

Ha dicho esas palabras al tiempo que ha reprochado a Rubalcaba que no hubiera tomado en cuenta ninguno de los argumentos económicos esgrimidos, lo que ha provocado las risas en la bancada socialista. Y como es habitual en él cuando se encuentra ante situaciones peliagudas satura su discurso de cifras y datos para paliar los efectos de la polémica subida del IVA cultural. Tanto se ha extendido en ese cometido que el presidente Posada le ha quitado la palabra al cumplir sus dos minutos y medio de intervención justo cuando apelaba a su último y contundente argumento: la herencia recibida.

Antes de eso, en medio del bocadillo entre Bosch y Rubalcaba, Rajoy ha tenido su debate con Duran i Lleida a cuenta de la necesaria conexión Metcat para unir la red gasística española con la francesa y europea. “Un asunto de extrema necesidad ahora con la crisis de Ucrania con Rusia”, ha dicho Duran i Lleida. El presidente Rajoy no ha podido estar más de acuerdo con su interpelante y ha explicado que en el Consejo Europeo de mañana y el viernes en Bruselas volverá a pedir a sus colegas europeos sensibilidad y ayuda económica para esta infraestructura estratégica para los intereses de Europa.

Y es que Rajoy ya tiene en la cabeza cosas en la cabeza ese Consejo Europeo. El presidente del Gobierno viaja mañana a Bruselas para asistir a la cumbre de la UE de primavera, con la crisis de Crimea como telón de fondo. También, con la negociación “sotto voce” de la participación española en los puestos de la nueva estructura europea tras los comicios al Parlamento Europeo del próximo mes de mayo entre ellos un puesto “vistoso” en el nuevo Consejo y, ¿por qué no?, la presidencia del Eurogrupo, entre otros. Del candidato de su partido a las elecciones europea del asalto de 500 inmigrantes ayer en Melilla Rajoy no ha dicho ni 'mu'. Se ha escabullido por el pasillo mientras la vicepresidenta Sáenz de Santamaría hacía un corrillo con la prensa para no decir nada. Una maniobra de distracción muy calculada.