Publicado: 19.09.2016 22:48 |Actualizado: 20.09.2016 07:00

El año de la vergüenza: España no
ha acogido ni al 3% de los refugiados que pactó con la Unión Europea

De las 17.387 personas que se comprometió a rescatar de los campos, el Gobierno solo ha sido capaz de traer a 516. A nivel europeo la situación no mejora: en total, los miembros de la UE han acogido al 11% de los 120.000 refugiados que firmaron hace un año

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Los refugiados llegados a España este lunes, en el Aeropuerto de Barajas. Ministerio del Interior

Los refugiados llegados a España este lunes, en el Aeropuerto de Barajas. Ministerio del Interior

@CdelCastilloM

MADRID.- Este lunes ha llegado al aeropuerto Aldolfo Suárez Madrid-Barajas un grupo de 16 refugiados procedentes de Grecia, "en cumplimiento del programa de la Unión Europea de reubicación creado para hacer frente a las consecuencias humanitarias de la guerra de Siria", ha informado el Ministerio del Interior. 

Con los nueve iraquíes, seis sirios y el ciudadano eritreo que han llegado a la capital, que vivirán en Barcelona y Huesca, los solicitantes de asilo reasentados —refugiados que llegan desde fuera de la UE— y reubicados —aquellos que ya han conseguido llegar a territorio europeo por sus propios medios— acogidos por el Gobierno de Mariano Rajoy ascienden a 516. Una cifra que exaspera al ser comparada con el objetivo inicial: acoger a 17.387 en dos años, tal y como se comprometió España con la UE en septiembre de 2015.


A este ritmo,
la UE tardaría 43 años
en cumplir con su
 compromiso de
ayuda a los refugiados

Los poco más de cinco centenares de refugiados acogidos no cumplen siquiera la —corta— voluntad del Ministerio del Interior, que en mayo se propuso rescatar de los campos a 586 solicitantes de asilo para mediados de junio. Tres meses después aún restan 70 que, con suerte, irán llegando hacia finales de mes, explica una portavoz del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

Los problemas argüidos por los técnicos de Interior destinados sobre el terreno son de índole burócrático, como la descoordinación con los países de acogida (Italia, Grecia, Turquía y Líbano) o derivados del propio caos de los campos de refugiados: "a veces, con todo el proceso terminado, es imposible encontrar a las personas seleccionadas para venir", exponen desde Interior. Problemas que, en cualquier caso, contrastan con las reiteradas muestras de voluntad por parte de la sociedad civil de prestar ayuda a las víctimas de esta catástrofe humanitaria.



Los pactos de aire

A nivel europeo la situación no es mucho mejor. Un año después del pacto por el cual los miembros de la UE se comprometieron a reubicar o reasentar a 120.000 solicitantes de asilo, solo 13.215 han conseguido completar el proceso, según los datos que maneja la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Un compromiso que, al igual que en el caso español, resulta parco valorando que solo en estos nueve meses de 2016 han llegado por su cuenta a Europa 297.039 refugiados. Más de 3.200 personas han muerto en la penosa travesía.

Manifestantes, entre los que se incluían refugiados, marchan hacia el parlamento británico durante una protesta organizada por Amnistía Internacional, este sábado en Londres. REUTERS/Peter Nicholls

Manifestantes, entre los que se incluían refugiados, marchan hacia el parlamento británico durante una protesta organizada por Amnistía Internacional, este sábado en Londres. REUTERS/Peter Nicholls

A este ritmo, Europa tardaría 43 años en cumplir con el compromiso adquirido, denuncia CEAR. "Dos años después del comienzo de la llamada crisis europea de los refugiados, la situación en muchas partes de Europa continúa siendo tan caótica como inhumana", advierte Médicos Sin Fronteras, que destaca además que mientras "la Unión Europea y las políticas de los Gobiernos europeos continúan reduciendo las rutas de salida más seguras" para los refugiados, "la ruta del Mediterráneo central, de Libia a Italia, es casi dos veces más mortal que el año pasado". Los tres barcos que esta ONG tiene en la zona han salvado a 34.000 personas de morir ahogadas.

Con el fracaso europeo de fondo, la ONU ha promulgado este lunes la  "Declaración de Nueva York", un documento en el que los 193 países miembros se comprometen a "proteger totalmente los derechos humanos"de todos los refugiados y migrantes, sin importar su estatus". El texto no es legalmente vinculante y numerosas ONG lo han criticado por ser demasiado vago acerca de las soluciones que ofrecerá a la crisis.

Compromiso al que se ha sumado el rey, que mientras España no llega al 3% de refugiados a los que se comprometió, ha recordado al resto de naciones unidas que "quienes han sido expulsados de su hogar por la fuerza tienen que saber que cuentan con nuestro apoyo para atender sus necesidades". Refugiados a los que Felipe VI también ha recordado el contrato de alquiler: "tienen que respetar los valores observados en los países de acogida".