Público
Público

ENTREVISTA A ESTEBAN BELTRÁN

"En España existen serias y graves vulneraciones de los derechos humanos que permanecen impunes"

Amnistía Internacional pone punto final a su 42 asamblea general, realizada este fin de semana en Bilbao. Su director, Esteban Beltrán, advierte que en España siguen produciéndose “graves vulneraciones a los derechos humanos”

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:

El director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán, durante un momento de la entrevista concedida a EFE con motivo de la celebración de la 42 Asamblea General Federal de la organización, que analiza, entre otros asuntos, la crisis de refugiados en Europa. EFE/Iñaki Andrés

@danialri

BILBAO.- Tras dos jornadas de debates y conferencias, la Asamblea General de Amnistía Internacional en España ha llegado a una conclusión muy clara: no alcanza con suscribir convenios internacionales para garantizar el respeto a los derechos humanos. Por ello, AI ya prepara una agenda para el próximo gobierno –sea del color que sea-, al que intentarán arrancar compromisos en esta materia. Con Rajoy, el presidente de la ley mordaza y de la impunidad para los franquistas, ha sido imposible.

Nada más terminar la asamblea, el responsable de esta organización atendió a Público en el Paraninfo de la Universidad de Deusto, escenario del evento. El rostro cansado de Esteban Beltrán confirma que ha sido un fin de semana intenso, enmarcado en uno de los momentos con más carga de trabajo que ha afrontado AI.

¿Cuáles son los resultados de esta asamblea?

"La crisis económica provocó una crisis de derechos humanos muy seria"

Uno de los temas principales tiene que ver con la situación de los refugiados. En ese sentido, la asamblea ha decidido renovar su trabajo para que esta situación mejore. Eso significa que AI iniciará una campaña global en todo el mundo sobre este asunto, ya que entendemos que hay que dar un paso más y contemplar lo que está ocurriendo con los casi 60 millones de refugiados y desplazados internos. También hemos analizado lo que tiene que ver con la criminalización de la protesta, la persecución de defensores de derechos humanos, blogueros, periodistas… En ese contexto, AI va a presentar una agenda de derechos humanos a las nuevas autoridades españolas.

Consideramos que la crisis económica provocó una crisis de derechos humanos muy seria: en los primeros nueve meses de 2015 hubo 52 mil ejecuciones hipotecarias, existen 741 mil inmigrantes irregulares que no tienen tarjeta sanitaria, la libertad de reunión y manifestación ha sido recortada con la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana. También estamos hablando de una agenda que tiene que ver con el País Vasco: es importante que la nueva situación de Euskadi tenga una hoja de ruta basada en los derechos humanos para todas las víctimas, tanto para las de ETA como para las provocadas por las Fuerzas de Seguridad.

Hablemos primero de los refugiados. ¿Por qué no ha sido posible aún la redistribución que se había acordado a nivel de la UE?

En España no existen
ni voluntad ni
condiciones de acogida

En nuestra opinión, no ha existido la suficiente voluntad política para hacerlo. Recordemos que en 2010 ya había un compromiso de traer 3.000 refugiados de Líbano, Jordania o Turquía, y sólo se trajo a 208. Eso contrasta poderosamente con un país como Alemania, que ha recibido a centenares de miles de refugiados, o con Canadá, que es un país que está a 12.000 kilómetros de donde ocurre la crisis y que en tres meses ha recibido a 25.000 personas. Aquí no existe esa voluntad, pero tampoco hay condiciones de acogida. Ni siquiera se está acogiendo bien a los que ya han llegado: tengamos en cuenta que han venido casi 1.500 personas desde Siria, sobre todo por la frontera de Ceuta y Melilla. Allí les tienen en condiciones de hacinamiento, impidiéndoles la libre circulación a la península. Además, los que llegan no se quedan en España, porque las condiciones de acogida, pasado un tiempo, les llevan a la indigencia.

¿En España se respetan los derechos humanos?

Hoy podemos decir que existen violaciones a los derechos humanos en España, y que permanece la impunidad. Las torturas y los malos tratos siguen siendo motivo de preocupación, la legislación antiterrorista que permite la incomunicación permanece en vigor y sigue habiendo impunidad hacia las víctimas de crímenes de la Guerra Civil y del franquismo. También estamos hablando de las consecuencias de políticas económicas que vulneran los derechos humanos. Por tanto, en España existen serias y graves vulneraciones a los derechos humanos.

¿La política de dispersión contra los presos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale es respetuosa con los derechos humanos?

"Una de las cosas más vergonzosas de este gobierno es que nunca ha colaborado con la justicia internacional"

No. Según normas mínimas de tratamiento de reclusos de Naciones Unidas, cualquier persona encarcelada tiene derecho a reclamar individualmente que esté lo más cerca posible de su familia. Por tanto, que haya personas que se encuentren cada vez más lejos de su domicilio vulnera los principios de Naciones Unidas. Sin embargo, la reagrupación que reclaman muchos presos tampoco es un derecho. Lo importante es que haya peticiones individuales y que se valoren caso por caso. No puede haber una respuesta automática negativa, pero tampoco una petición automática generalizada.

¿Un cambio de gobierno provocaría también un cambio en la política de derechos humanos?

Cualquier gobierno, el que sea, tiene la obligación legal de respetar los derechos humanos. España es uno de los países que más pactos y convenios internacionales de derechos humanos ha ratificado. Por tanto, no es que sea un Ejecutivo bueno o malo. Tienes que cumplir las leyes internacionales, y cuando no las cumples se producen las violaciones a los derechos humanos. Nosotros continuaremos trabajando para que se cumplan esas obligaciones.

Hace días, AI pidió al Gobierno que colaborase con la justicia argentina
en la causa por los crímenes del franquismo
. ¿Cree que le harán caso?

Una de las cosas más vergonzosas que ocurre con este gobierno es que nunca ha colaborado con la justicia internacional. De hecho, incumple una cuestión básica del derecho internacional: los crímenes no pueden quedar impunes. O los investigas tú, o dejas que otros los investiguen. En este caso, España no ha hecho ninguna de las dos cosas. No tenemos muchas esperanzas de que haya una rectificación, pero esperamos que alguna vez España cumpla con su obligación de permitir que se investigue. Los crímenes que se cometieron durante la guerra civil y el franquismo no prescribirán mientras no haya una investigación judicial. Obviamente que cada vez resulta más difícil, porque quedan menos víctimas y menos testigos, pero hay una parte de la sociedad civil que no se resigna a que todo esto sea una página negra. Además, es una cuestión de futuro: si no lees la página, nunca la vas a pasar.