Público
Público

Fallece el exjefe de ETA Xabier López Peña 'Thierry' por un derrame cerebral

Fue uno de los más destacados jefes políticos de la organización criminal de la última década y suya fue la decisión de dinamitar la negociación entre la banda y el Gobierno Zapatero durante la tregua in

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exjefe de ETA encarcelado en Francia Xabier López Peña Thierry ha fallecido hoy a los 55 años a causa de un derrame cerebral. Además, el pasado 11 de marzo había sido hospitalizado por problemas cardiovasculares, según han informado las organizaciones de apoyo a los presos de la organización terrorista Etxerat y Herrira.

López Peña fue trasladado el día 11 de marzo de la prisión francesa de Fleury-Merogis al hospital Corbeil-Essonne para recibir cuidados, ya que sufría problemas cardiovasculares. Después de surgir algunas complicaciones, el 13 de marzo fue trasladado al servicio de cardeología del hospital Pitié-Salpêtrière de Paris, y al día siguiente fue operado. En los últimos días, los abogados del exjefe etarra y la asociación de familiares de reclusos de la banda, Exterat, habían pedido la excarcelación de López Peña debido a las 'importantes complicaciones' en su salud a raíz de la operación.

Nacido en Galdakao (Vizcaya) en 1958 y conocido con los alias de Bartolo, Zulos, Pierre, Marcel y, finalmente, Thierry, participó en diciembre de 2006 por primera vez como interlocutor de la banda terrorista. También estuvo presente en el último encuentro con el Ejecutivo en mayo de 2007.

Semanas después decidió volver oficialmente a los atentados el 5 de junio de 2007 poniendo fin a aquella tregua de 439 días de duración en los que se produjo el atentado en la T4 de Barajas que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos el 30 de diciembre de 2006.

Huido durante un cuarto de siglo (desde 1983), fue detenido en Burdeos junto a tres de sus colaboradores de máxima confianza: Ainhoa Ozaeta Mendiondo, Igor Suberbiola y el ex parlamentario de Batasuna Jon Salaberría. Al frente de la dirección de ETA Thierry mantuvo un fuerte enfrentamiento con el entonces responsable de comandos de la organización, Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Txeroki, detenido en el sur de Francia en noviembre de 2008, apenas unos meses después que López Peña.

Gracias a la documentación intervenida a López Peña en Burdeos tras su arresto, ha sido posible la detención de decenas de terroristas en los últimos años y el desmantelamiento de estructuras claves que acentuaron la debilidad de la banda obligándola a decretar el cese definitivo de sus acciones armadas. Según los datos recogidos por Europa Press, se han producido más de una veintena de arrestos a partir de aquel 20 de mayo de 2008.

En el operativo en el que se detuvo a Thierry -el primer gran golpe a la banda desde la caída de Mikel Antza- las fuerzas de seguridad se incautaron de numerosa documentación, la mayoría minuciosamente encriptada en tres ordenadores portátiles, según fuentes de la lucha antiterrorista.

Precisamente, la razón de que el arresto de López Peña no se tradujese en un mayor número de detenciones inmediatas se debió a las dificultades con las que se toparon -aún hoy- las autoridades francesas a la hora de desencriptar esa información.

La primera vez que los papeles intervenidos a Thierry fueron claves para una operación contra miembros de ETA fue en junio de 2009 cuando la Guardia Civil abortó un plan de fuga en la cárcel de Huelva el 13 de junio de 2009. La banda planeaba sacar al etarra Jorge García Sertucha, condenado por un intento de atentado contra el Rey en Palma en 1995, y a Igor Solana, miembro del comando Andalucía, utilizando un helicóptero.

Sin embargo, la operación más significativa fue la que logró desmantelar el frente de abogados de ETA en abril de 2010 cuando fueron arrestados otros tres letrados de ETA, Jon Emparantza, Arantza Zulueta e Iker Sarriegi junto a siete de sus colaboradores.

Asimismo, un día después fue detenido en Francia en el marco de la misma operación el que, según Interior, ejercía de líder de todos ellos, David Pla. Sin embargo, las autoridades francesas decretaron su libertad horas después por falta de pruebas. Hoy es uno de los dirigentes más destacados de la organización junto a Iratxe Sorzábal.

Esta investigación también tenía su origen meses atrás a partir del análisis de los papeles incautados a Thierry que revelaron esta estructura clandestina de ETA que, amparada en una supuesta labor profesional, permitía a la banda terrorista el control férreo y la comunicación entre la banda y sus presos.

Los expertos antiterroristas sospechan que Thierry entró a formar parte de ETA en 1980. Tres años después, fue detenido en Francia y puesto en libertad circunstancia que aprovechó para pasar a la clandestinidad. También fue responsable de zulos de ETA a partir de 1993, pasando desde esta fecha a formar parte de la cúpula terrorista. A mediados de los noventa, se fugó a Cuba y a su vuelta se ocupó de los grupos de reserva.

De no haber muerto, Thierry probablemente habría visto cumplida la advertencia que le lanzó Eguiguren ya que acumulaba numerosas causas pendientes por su actividad en ETA tanto en Francia como en España. Sólo en la Audiencia Nacional estaba procesado por diversas causas como haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o por participar en actividades del comando Zipi que entre otras actividades realizó seguimientos al jefe de la Policía Local de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundua, asesinado en febrero de 2003. Las fuerzas de seguridad también le atribuían la orden del atentado en Legutiano (Álava) que mató al guardia civil Juan Manuel Piñuel.