Publicado: 20.10.2015 21:35 |Actualizado: 20.10.2015 23:30

El fantasma de la repetición de las elecciones generales alarma ya a los dos principales partidos

Los resultados de las encuestas no otorgan mayoría suficiente a PP y PSOE ni aun pactando con los emergentes Podemos y Ciudadanos. Sólo la 'gran coalición' bipartidista evitaría unos segundos comicios. El PP contempla un relevo de Rajoy si los resultados del 20-D no le dan el Gobierno.

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 10
Comentarios:
rajoy sanchez and efe

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la firma del 'pacto antiyihadista' en La Moncloa. EFE

MADRID.- La posibilidad de que los inevitables pactos con los partidos emergentes no sumen una mayoría suficiente para gobernar (PP con Ciudadanos y PSOE con Podemos o con Ciudadanos), tal y como van reflejando la mayoría de las encuestas, están obligando a conservadores y socialistas a plantearse seriamente la celebración de unas segundas elecciones generales en 2016, tras las del próximo 20 de diciembre.

La inquietud por esta opción real, sin embargo, no afecta igualmente a PP que a PSOE, ya que al partido de Mariano Rajoy le obligaría a replantearse, en primer lugar, la posibilidad de presionar a los de Pedro Sánchez para trata de alcanzar la gran coalición tan reclamada -aunque cada vez menos- por el poder económico y empresarial, incluido el expresidente Felipe González, entre otros políticos.



El PP, consciente de su debilitamiento progresivo, se ha puesto un suelo de 130 escaños para el 20-D; un resultado inferior sería una "catástrofe"

El PSOE ya ha dicho por activa y por pasiva que nunca facilitará la gobernabilidad del PP o viceversa, es decir, que no aceptará que los conservadores faciliten la suya, algo que parece imposible sin acuerdo previo. Sin embargo, en el PP empiezan a preguntarse si Sánchez no aceptaría abstenerse, por ejemplo, en la investidura de un Rajoy que obtuviera, como mínimo, 130 escaños, que es el suelo que se han puesto en el PP, según confirman destacados cargos institucionales. Un resultado menor a éste sería una "catástrofe" para el futuro del partido, admiten asimismo, aunque un sector de optimistas apuesta por rozar o superar los 150 diputados.

¿Qué pasaría si los resultados del 20-D obligan a repetir elecciones? Aunque no son extrapolables, además de las encuestas, el cómputo de las pasadas autonómicas y municipales del 24 de mayo, trasladado al campo nacional, dibuja, por ejemplo, ese escenario: mayoría insuficiente para todos, pacten con quienes pacten (se descarta un pacto PP-Ciudadanos-Podemos o PSOE-ídem), salvo la gran coalición.

feijoo efe

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en un acto del PP. EFE

Unos segundos comicios, además de un gasto añadido al presupuesto público, supondrían un auténtico terremoto en el liderazgo de PP y de PSOE. Ningún dirigente socialista se plantea un relevo de Sánchez en este caso, ni siquiera si el 20-D retrocede con respecto al pésimo resultado de Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011 (110 escaños) Otra cosa es que no se teman movimientos desde la Presidencia de la Junta de Andalucía, que nadie se atreve a descartar.

Por su parte, el PP tendría en la repetición de los comicios una posibilidad para ejecutar el relevo de Rajoy, siempre que éste dé el primer paso y, en cuyo caso, abriría la puerta a un candidato elegido única y exclusivamente por el presidente. El jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo vuelve a tener todas las papeletas, ya que contaría con el apoyo del PP, algo de lo que carece, por ejemplo y de momento, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. La posibilidad de ser aupado a La Moncloa también se le contempla a Feijóo -que, tal y como informó Público y ratificó él días más tarde,  descarta ir en las listas al Congreso para el 20-D- si un pacto con Albert Rivera, por ejemplo, exige la defenestración de Rajoy.