Publicado: 12.12.2013 12:28 |Actualizado: 12.12.2013 12:28

Fernández Díaz sobre Catalunya: "No se puede convertir la guerra de sucesión en la de secesión"

Tirando de argumentos históricos antes que políticos, el ministro del Interior afirma que "no tiene sentido" la independencia y acusa a los soberanistas de provocar una "fractura social y familiar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP sigue endureciendo su discurso contra la apuesta soberanista de la Generalitat y otros partidos catalanes y la celebración de un referéndum sobre la independencia. Este jueves el ministro del Interior, Jorge Ferández Díaz, ha tirado de argumentos históricos afirmando que "no se puede convertir una guerra de sucesión en una guerra de secesión", en referencia al conflicto que tuvo lugar en el siglo XVIII en el que, con la victoria de los Borbónes sobre los Austiras, Catalunya perdió las cuotas de autogobierno que había alcanzado y se impuso un centralismo de corte francés. A su parecer, Catalunya es parte de "indisoluble y entrañable" de España y en su momento fue "socia fundadora" del país.

Aquélla "fue una guerra a nivel europeo en la que intervinieron distintas  potencias, no puede entenderse sin el equilibrio de fuerzas en la Europa de la época", ha insistido Fernández Díaz, recurriendo a argumentos más históricos que políticos. Y así, para él, no se puede plantear Catalunya como una realidad separada de la española.

"En Catalunya está empezando a haber una auténtica fractura social, entre amigos y familiares", ha dicho el ministro en un desayuno informativo organizado por Europa Press este jueves. De esta forma, para el ministro del Interior, la defensa del derecho a decidir y de que se celebre una consulta democrática entre los catalanes es "llevarles a la división y al odio" y carecer del "más elemental sentido de la responsabilidad".

Fernández Díaz ha resaltado que el Ejecutivo ya está "ayudando mucho a Catalunya" y en los dos años de legislatura le ha proporcionado 29.000 millones de euros para superar la situación extraordinaria de déficit y de deuda que se encontró CiU al llegar a la Generalitat. 

"A nadie se le puede pedir lo que no puede dar. No se le puede pedir a ningún Gobierno que incumpla la Constitución y sobre todo sus artículos 1 y 2 que señalan que es en el pueblo español donde radica la soberanía", ha sentenciado.