Publicado: 10.07.2015 12:14 |Actualizado: 10.07.2015 13:27

La Fiscalía pide sobreseer la causa por malos tratos contra López Aguilar

El órgano no ve indicios suficientes para abrir una causa por violencia de género

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Juan Fernando López Aguilar, en una imagen de archivo. EFE

Juan Fernando López Aguilar, en una imagen de archivo. EFE

La Fiscalía ha pedido al Tribunal Supremo el sobreseimiento de la causa contra el eurodiputado y exministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar por supuesto delito de malos tratos a su exmujer Natalia de la Nuez.

La juez de Violencia contra la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria pidió el pasado mes de mayo por segunda vez al Tribunal Supremo que investigara a Juan Fernando López Aguilar por dicho delito, pero esta vez con la oposición del fiscal, que recomienda el sobreseimiento.

La primera solicitud de esta magistrada fue desestimada por la Sala de lo Penal del alto tribunal, por no observar en sus argumentos indicios suficientes para abrir una causa por violencia de género y por considerar que algunos de los hechos que relataba ya habían sido denunciados el pasado mes de enero y archivados en firme.



Suspendido de militancia y apartado provisionalmente del grupo socialista de la Eurocámara desde que se conoció la denuncia, López Aguilar siempre ha negado que maltratara a su esposa.

La Fiscalía relata que el 10 de enero de 2015 un hijo de Natalia de la Nuez compareció en Comisaría para denunciar unos supuestos malos físicos sufridos por su madre por parte de Juan Fernando López Aguilar y que sospechaba que la había agredido en tres ocasiones, "si bien al preguntarle por las lesiones sufridas las excusó diciendo que eran accidentes domésticos".

Según explica el fiscal, el hijo de Natalia de la Nuez declaró que una amiga de esta le había referido los supuestos malos tratos y que al acudir al domicilio de su madre comprobó que presentaba el ojo izquierdo morado, ante lo que la mujer le manifestó que había sufrido una caída y le rogó que no lo denunciase.

El hijo de la mujer añadió que en numerosas ocasiones Juan Fernando López Aguilar vejaba a su madre dirigiéndose a ella con palabras como "gorda que no vales nada" y "has arruinado mi vida".

Agrega que el hijo compareció al día siguiente en Comisaría con su madre y manifestó que los hechos relatados habían sido objeto de una mala interpretación por su parte.

En su declaración en el Juzgado, el 12 de enero, dijo que no mantenía la denuncia, que su relación con Juan Fernando López Aguilar tiene altibajos, que se puso nervioso cuando vio a su madre con un ojo amoratado y que la historia se la contó su hermano de cinco años y que se la creyó, y que el mensaje de la amiga de su madre lo entendió mal.

Por su parte, Natalia de la Nuez aseguró en la comisaría y en el Juzgado que el ojo amoratado que presentaba se debía a un accidente en el baño y añadió que López Aguilar nunca la había agredido, insultado ni amenazado.

El Juzgado ya archivó el 12 de enero las actuaciones, pero el 6 de abril se presentó un atestado policial con ocasión de unos incendios en el domicilio de Natalia de la Nuez que recogía declaraciones de ella, de vecinos y de familiares.

Posteriormente el Juzgado elevó exposición razonada al Supremo, al ser López Aguilar aforado, para determinar si los hechos pudieran constituir delitos de maltrato habitual y contra la integridad moral.

El fiscal explica que en su exposición la juez recoge tres episodios de supuesta violencia machista sufrida por la mujer relativos a que antes de 2009 le dio cabezazos y le produjo una raja en la frente, que en agosto de 2014 hubo discusiones y un empujón golpeándole la cara y que en noviembre de ese mismo año hubo un episodio en el baño en presencia de sus hijos menores.

Sin embargo, señala que "en el auto de sobreseimiento no hay descripción fáctica de estos episodios" sino que Natalia de la Nuez manifestó que "nunca la han maltratado".

Concluye indicado que "si alguna duda quedara, las declaraciones contradictorias de Natalia de la Nuez" determinan la "falta de existencia" de indicios a efectos de iniciar un procedimiento en el Supremo.