Publicado: 08.11.2015 23:42 |Actualizado: 08.11.2015 23:42

Forcadell preside el pleno independentista 'sin miedo' a las "amenazas" del Gobierno central

La presidenta del Parlament adelanta que hará lo que le ordene la Cámara autonómica, y no el Ejecutivo de Mariano Rajoy, pese a las amenazas del ministro de Justicia que la hace responsable de todo el proceso. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, en una imagen de archivo. EFE

La presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- Con valentía. Así se enfrenta este lunes Carme Forcadell al Pleno del Parlament catalán en el que, con toda probabilidad, se aprobará la resolución de Junts pel Sí y la CUP que iniciará el camino hacia la independencia de Catalunya. La presidenta de la Cámara autonómica no teme las amenazas del Gobierno central, que el viernes anunció -en palabras de Soraya Sáenz de Santamaría- que la haría responsable "jurídica y políticamente" de lo que allí ocurra. 

En los mismo términos se expresó también el titular de Justicia, Rafael Catalá, que este domingo aventuró en la COPE que "Forcadell será reponsable de que esa declaración no vaya a ninguna parte". Según el ministro, el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene estudiadas "todas las alternativas" para frenar el desafío catalán y entre ellas se incluye la de exigir a Forcadell -una vez el Tribunal Constitucional hubiera admitido a trámite el recurso del Gobierno- que suspenda la declaración.



Además, Catalá ha advertido a la máxima autoridad del Parlament que, aplicando la nueva regulación del TC impuesta por el PP de forma exprés, podrá ser "sancionada e inhabilitada ante un hipotético incumplimiento". 

Pero Forcadell, lejos de arredrase, considera que su persona, en sí misma, es "irrelevante" y adelanta que, tanto este lunes como en el caso de que el TC frene después el proyecto soberanista, "el Parlament hará lo que decida la mayoría de los diputados y diputadas". Así lo ha manifestado en una entrevista ofrecida a Elnacional.cat, en la que aclara que no se trataría de una cuestión de "desobediencia" sino de cumplir el "mandato democrático" surgido de las urnas el pasado 27 de septiembre. "Unos partidos ganaron con un programa y lo están llevando a cabo", agrega. 

En ese sentido, considera una "falta de respeto" [el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz denominó el Pleno de este lunes como el "pleno de la vergüenza"] las "amenazas" del Gobierno central que, lejos de considerarlas un ataque a ella misma, denuncia que van contra el Parlament y, por tanto, "contra la democracia y la soberanía del pueblo". "Lo que en ningún caso es irrelevante es cuando se menosprecia, se acosa o se trata de acondicionar o incluso de intimidar el funcionamiento de una Cámara para posibilitar un debate y asumir la voluntad popular", lamenta Forcadell en la citada entrevista. 

Forcadell considera las palabras del Gobierno como una "falta de respeto" y una "amenaza" al Parlament y, por tanto, "a la democracia"

Del mismo modo, la presidenta de la Cámara reprocha al Ejecutivo que lo resuelva todo "jurídicamente". "Si España hubiera intentado resolver políticamente los problemas políticos no estaríamos donde estamos", sentencia. No obstante, recuerda el fracaso de los de Rajoy cuando anunciaron que no se votaría el 9-N y se votó. "Hablan mucho, pero otra cosa es que se aplique", responde -valiente, de nuevo- en relación a la posible aplicación de la Ley de Seguridad Nacional o el artículo 155 de la Constitución. 

Así, confesándose "optimista", Forcadell está dispuesta a llegar hasta el final. "Llegaré hasta donde quieran los diputados, hasta donde sea para cumplir el mandato de las urnas, que es lo que me toca", incide, tras defender su actuación al convocar la polémica Junta de Portavoces que levantó a la oposición en su contra o el hecho de que vaya a comenzar la legislatura sin haber nombrado siquiera un nuevo presidente de la Generalitat. "Esta no es una legislatura normal", justifica.

Del mismo modo, Forcadell sigue apoyando a Artur Mas como "único candidato" presidenciable. "Es el único que tenemos", sostiene, pese a la insistencia de la CUP para buscar otras opciones. De hecho, espera que la investidura se produzca "lo antes posible" y niega que se vaya a esperar -conscientemente- a después de las elecciones generales del 20-D: "No pondremos el futuro de Catalunya en manos de lo que ocurra en España", concluye.