Publicado: 14.01.2016 14:17 |Actualizado: 14.01.2016 14:17

Frenesí de iniciativas en el Congreso sin saber cómo se tramitarán

Tras presentar Podemos ayer su Ley 25, esta mañana Pedro Sánchez ha registrado 17 iniciativas legislativas sociales y Rivera ha anunciado a continuación una miscelánea de medidas concentradas en bloques temáticos muy variados

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha asegurado que "el cambio no puede esperar un minuto más", después de registrar las primeras iniciativas. / EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha asegurado que "el cambio no puede esperar un minuto más", después de registrar las primeras iniciativas. / EFE

MADRID. —Los grupos políticos presentes en el Congreso de los Diputados no se han dormido en los laureles tras la sesión constitutiva del miércoles y han emprendido una alocada carrera para presentar en el registro de la amara baja innumerables iniciativas. Si el primero en hacerlo fue Podemos ayer mismo por la tarde con su proposición de ley 25 de Emergencia Social hoy el frenesí de iniciativas ha continuado.

Y se ha hecho con ímpetu, a la carrera y al grito de "tonto el último". A media mañana el líder socialista Pedro Sánchez ha registrado una bateria de 17 iniciativas legislativas, entre proposiciones de ley y proposiciones no de ley (PNL) de marcado carácter social y, también, de regeneración democrática. Estas medidas ya fueron anunciadas por el propio Sánchez el pasado martes en una reunión celebrada en sede parlamentaria con los diputados y senadores electos.



Desde la derogación de la reforma laboral de Rajoy, con la propuesta de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, hasta una ley contra la pobreza energética y el establecimiento de un mínimo vital para hogares sin recursos, el peso de estas iniciativas tiene carácter social. En este sentido hay muchas coincidencias con el contenido de la propuesta legislativa de Podemos .

Pero, además añade propuestas para la re generación de la vida política y social, como recuperar una RTVE plural, avanzar en una reforma fiscal profunda, prohibición de los indultos en os casos de corrupción, recuperar la sanidad universal, derogar la LOMCE mediante un pacto de Estado sobre la educación, alcanzar un pato de Estado contra la violencia de género, reformar el reglamento del Congreso o lograr que el salario mínimo alcance el 60% del salario medio, entre otras. Asimismo, se propone recuperar el acuerdo del Congreso de los Diputados para acoger e insertar a los refugiados.

Apenas una hora después ha comparecido ante los periodistas el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para anunciar todo un conjunto muy variado de iniciativas que, de momento, ha dicho, desconocía que forma legislativa iba a tomar "pero que será nuestra tarea en las primeras semanas de actividad". En cualquier caso, las ha concentrado en seis bloques, desde medidas económicas "para recuperar a la clase media española" hasta la defensa de "valores constitucionales".

En este sentido, la primera medida que ha registrado tras su comparecencia ante los periodistas ha sido una PNL "para dejar claro a Puigdemont que la soberanía nacional reside en todo el pueblo español". Rivera quiere que esta proposición no de ley se debata n el primer pleno ordinario que celebre la Cámara baja.

Y en este punto es donde comienzan los problemas. Esta avalancha de medidas ha de ser calificada por la Mesa de la cámara, que celebrará este viernes su primera reunión, aunque fuentes parlamentarias han afirmado a Público que la cita "se limitará a una toma de contacto y establecer el ritmo de trabajo del órgano de dirección de la cámara".

Es decir, mañana la Mesa no se pronunciará sobre las iniciativas registradas. ¿Cuándo lo hará? De momento hay cuestiones clave como la de decidir e qué momento comienza la actividad normal de la institución parlamentara. Habitualmente se comienza con la constitución de las comisiones parlamentarias, que se hacen en función de la estructura del Gobierno de turno.

Pero ocurre que el Gobierno actual está en funciones y nada hace prever que esa situación se altere dado que es difícil que Rajoy salga investido tras el correspondiente debate – siempre y cuando el rey lo proponga como el primer candidato—, para el que no hay fecha.

A partir de hoy el rey, tras recibir al nuevo presidente de la Cámara baja, Patxi López, llamará a consultas a los líderes de los partidos con representación parlamentaria.
Por lo tanto, la carrera emprendida por Podemos, PSOE y Ciudadanos —el PNV e IU también han anunciado su deseo de plantear iniciativas de inmediato— va a quedar frenada de forma abrupta al ser imposible, en principio, poder encauzar su tramitación habitual. En todas las anteriores legislaturas la actividad ordinaria de las cámaras legislativas —también el Senado— comenzaba una vez se había investido a un presidente del Gobierno y tras el nombramiento de los miembros del nuevo Ejecutivo.

Precisamente eran los ministros del nuevo Gobierno quienes comparecían por primera vez ante las comisiones parlamentarias correspondientes para explicar qué políticas concretas pensaban desarrollar en sus departamentos. En estos momentos ese tipo de comparecencias se revelan un tanto absurdas porque es un Ejecutivo en funciones y llamado a desaparecer.

De momento todavía queda pendiente la conformación de los grupos parlamentarios, una de los primeros trámites que se cumplen al inicio de toda legislatura. Se trata de un punto polémico con la exigencia desde Podemos para que sus diputados puedan formar cuatro grupos diferentes en base a los escaños obtenidos con su maca y con las opciones electorales territoriales. Pero en esta legislatura, con innovaciones tan profundas, los partidos políticos han optado por presentar con prisas primero sus iniciativas legislativas aunque se desconoce que camino tomarán.