Publicado: 17.11.2016 20:18 |Actualizado: 17.11.2016 23:34

La Gestora del PSOE aparta a Batet, mantiene a Robles y se ceba con el 'sanchismo'

Sumelzo y Zaida Cantero dejarán de ser portavoces en sus comisiones. Ahora la Gestora dice que la sanción disciplinaria corresponde al Grupo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La hasta ahora portavoz adjunta del grupo socialista Meritxell Batet, junto al portavoz sustituto de C's Miguel Ángel Gutiérrez, tras la passada reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. EFE/Kiko Huesca

La hasta ahora portavoz adjunta del grupo socialista Meritxell Batet, junto al portavoz sustituto de C's Miguel Ángel Gutiérrez, tras la passada reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. EFE/Kiko Huesca

MADRID.- Sin saber muy bien con qué criterio, la Gestora reordenó este jueves el Grupo Socialista en el que se apartó a Meritxell Batet de la dirección, dejando su puesto vacante hasta saber cómo culmina la relación del PSOE con el PSC. Es la primera vez que los socialistas catalanes no están en la dirección del Grupo Parlamentario. A su vez se mantuvo a Margarita Robles en la Presidencia de la Comisión de Justicia, pero esta decisión tiene trampa. Fue más por miedo a perder la Presidencia tras lo ocurrido con Fernández Díaz, ya que de abrir una nueva votación podría pasar a manos del Partido Popular.

Y, sobre todo, se cebaron con las diputadas Susana Sumeizo y Zaida Cantero, que serán privadas de todas sus portavocías. En el fondo, los 30 portavoces designados para comisión y pleno suponen un purga del “sanchismo” en el Congreso, con escasas excepciones.

Mario Jiménez lo dijo claramente que esto ya funciona como una cuestión de “capacidad y de confianza”, y estos deben ser los criterios que se han seguido para hacer a Andriana Lastra, portavoz adjunta de la Comisión de Defensa.

El “sacrificio” de Antonio Hernando sigue premiado y se mantiene como portavoz, y prácticamente la misma dirección incorporándose José Antonio Ábalos, hasta ahora muy vinculado a Pedro Sánchez, aunque se abstuvo para que saliera Mariano Rajoy.Fuentes del entorno de Sánchez dan por hecho que ha sido una purga de sus miembros, aunque se mantenga a María González Veracruz y haya alguna excepción más.



En cuanto a las sanciones, en contra de lo dicho hace unas semanas por Javier Fernández, quien afirmó que todas ellas serían decididas por la Gestora; ahora se ha vuelto a cambiar de opinión y será el Grupo Socialista quien aplique el Reglamento (posiblemente multa) y luego la actual dirección del PSOE ya verá si abre expediente disciplinario.

La reunión duró más de dos horas y media, pero lo que empieza a ser un clamor en el PSOE es que se acabe ya este culebrón cuanto antes que sólo hace dañar al partido y que recuerda por qué Rajoy sigue en La Moncloa.