Publicado: 22.05.2015 15:56 |Actualizado: 22.05.2015 16:58

El Gobierno insinúa que al independentismo le viene bien la avería del Cercanías de Barcelona

"Llama la atención esta campaña a pocas horas de unas elecciones", se queja Sáenz de Santamaría tras la petición de CiU y ERC para que el Ejecutivo central ejecute las inversiones prometidas en las infraestructuras ferroviarias en Catalunya

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, hoy en La Moncloa. EFE/Ángel Díaz

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, hoy en La Moncloa. EFE/Ángel Díaz

MADRID.- "No todo sirve al convento; hay que ser más serios". Con esta frase ha arremetido este viernes la vicepresidenta del Gobierno contra las quejas de CiU y ERC en torno a la avería de la Red de Cercanías que ayer mantuvo a 80.000 pasajeros paralizados durante más de una hora en Catalunya.

Ambos partidos soberanistas lamentaron tal situación y culparon al Gobierno central de la misma por no haber ejecutado las inversiones prometidas a la red ferroviaria de la comunidad. "Es inadmisible que en 2015 tengamos un problema de software y que no haya nadie que nos pueda garantizar que esto no volverá a pasar", denunció el conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Santi Vila. "Lo que haría falta es tener la opción de cambiar de operador si lo deciden los ciudadanos de Catalunya, pero el Estado español no lo permite", agregó el líder de ERC, Oriol Junqueras, que lamentó el "menosprecio" del Ejecutivo central al Rodalies catalán.



Denunciando que el independentismo ha utilizado la avería para hacer campaña, Soraya Sáenz de Santamaría, llegó a insinuar que hay "a quien le viene bien" que ocurran estas cosas a tan sólo dos días de que se celebren los comicios municipales y autonómicos del 24 de mayo. "Llama la atención esta campaña a pocas horas de unas elecciones", dejó caer, defendiendo, asimismo, las diferencias entre Madrid y Barcelona.

Sáenz de Santamaría: "A alguno parece que le viene bien que se produzcan estas cosas para alimentar discursos que nada tienen que ver con las necesidades de los ciudadanos"

"Por cada dos euros que se invirtieron en la red ferroviaria de Madrid, se invirtieron dos en Catalunya en la última legislatura", aseguró. Y enumeró una batería de datos que incluían, por ejemplo, que entre 2011 y 2014 se destinaron 113,6 millones de euros en materia ferroviaria en Catalunya mientras que en Madrid esa cifra descendía a 55,64 millones.

Asimismo, prometió tomar medidas -"probablemente se podrá rescindir el contrato de la empresa responsable por el perjuicio causado", dijo- e ironizó -como ya había hecho minutos antes el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso- con que en una Catalunya independiente no se colapsaría la red de Cercanías. "Ayer también se paralizó el Metro de Barcelona [que depende de la Generalitat], ¿Eso también está ligado al indepentendismo?", se preguntó. Y volvió a incidir en la idea del beneficio electoral: "A alguno parece que le viene bien que se produzcan estas cosas para alimentar discursos que nada tienen que ver con las necesidades de los ciudadanos", concluyó.

De otro lado, Sáenz de Santamaría utilizó un discurso parecido para rechazar las pitadas al himno que, con casi toda probabilidad, tendrán lugar en la celebración de la Copa del Rey de fútbol que disputarán el Barça y el Athletic de Bilbao el próximo 30 de mayo. "Ya está bien de hacer política en todos los foros. Una cosa es el fútbol y otra la política y que hay que ser respetuosos con la afición", instó. No obstante, pidió respeto también para "los símbolos que representan la democracia y a todos los españoles" e insistió en que "no todo puede usarse al servicio de la independencia y de un programa político muy concreto". "No todo sirve en el convento", repitió.