Público
Público

El Gobierno no asistirá a la toma de posesión de Quim Torra

El Ejecutivo considera que "el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. - EFE

El Gobierno no asistirá hoy a la toma de posesión del presidente electo de Cataluña, Quim Torra, porque "desde la Generalitat se le ha intentado imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado", han informado fuentes del Ejecutivo.

Asimismo, el Gobierno considera que "el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución".

Torra tomará posesión a las 11.30 horas de este jueves en un acto en el Salón Virgen de Montserrat del Palau de la Generalitat, según ha informado el Govern en un comunicado. Estará presente el presidente del Parlament, Roger Torrent, y durante el acto tomará la palabra el secretario del Govern, Víctor Cullell, que leerá el decreto de nombramiento, tras lo que Torra pronunciará la fórmula con la que prometerá el cargo.

Para tomar posesión, repetirá la fórmula que usó su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont, quien en 2016 evitó toda referencia a la Constitución y al rey.

En 2016, al relevar a Artur Mas, Puigdemont respondió afirmativamente a la pregunta que le formuló la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell: "¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado por el Parlament?".

Después de días de negociación entre las administraciones central y catalana sobre el formato que debe tener la ceremonia, Torra, que quería un acto austero y sin invitados, tomará posesión, posiblemente, en el Saló Verge de Montserrat de Palau, antesala del despacho del president, en lugar del tradicional Saló de Sant Jordi.

Torra quiere un acto breve, sencillo y en presencia de su familia y del presidente del Parlament, Roger Torrent, en contraste con las tomas de posesión anteriores en el Saló de Sant Jordi, que solían congregar a más de 200 personalidades de los ámbitos político, social y económico de Catalunya.