Publicado: 16.10.2015 15:46 |Actualizado: 16.10.2015 15:46

El Gobierno tacha de "auténtica barbaridad" que Mas se plantee incumplir la ley

La vicepresidenta le acusa de creerse que "la democracia es él" y ha recordado que el artículo 155 (suspensión de la Autonomía) está en la Constitución para todos los presidentes de comunidad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. /EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. /EFE

MADRID.- El Gobierno sigue sin mostrar la más mínima comprensión ni hacer el más pequeño gesto de rebajar la tensión con el independentismo catalán tras la manifestación de apoyo político y ciudadano ayer durante la declaración judicial de Artur Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

La vicepresidenta ha tachado de "auténtica barbaridad" la intención del presidente catalán en funciones de incumplir la ley y le ha acusado de creerse que "la democracia es él", cuando "la democracia es el cumplimiento de la ley y el respeto al poder judicial". Soraya
Sáenz de Santamaría ha recordado a Mas que, si finalmente es investido presidente de la Generalitat, "qué fortaleza va a tener para pedir a los catalanes" que cumplan las leyes que apruebe su Ejecutivo "si él está dispuesto a colocarse por encima de la democracia".



En el Gobierno están preocupado por el que denominan desafío "huida hacia delante" de Mas, aunque en la oposición crean que la cerrazón de Mariano Rajoy se debe más a un interés electoral que a una estrategia clara del jefe del Ejecutivo. Tras las advertencias de José María Aznar a Mariano Rajoy por su tibieza en la cuestión catalana, en el PP están convencidos de que no deben dar "ni agua" a Mas. Precisamente, el expresidente del Gobierno ha escrito hoy una carta en El Mundo recordando el pacto del Majestic alcanzado con el nacionalismo catalán al comienzo de su mandato (1996) entre el PP y CiU.

Preguntada asimismo por este asunto, la portavoz del Ejecutivo ha subrayado que siempre es "interesante" escuchar las opiniones de los expresidentes y que recuerden así lo complicado que es "gobernar".