Público
Público

Referéndum 1-O Guardia Civil y Policía Nacional cargan en colegios electorales de Lleida

Los agentes han disparado pelotas de goma entre gritos de “Votarem”, “votarem”, en la Escuela Oficial de Idiomas de Lleida y también han entrado por la fuerza en el CAP de Cappont.

Publicidad
Media: 1.33
Votos: 3
Comentarios:

La Policía Nacional que ha requisado las urnas en el ambulatorio del barrio leridano de Cappont forcejea con unos ciudadanos . Las sedes de los centros de votación del 1-O en la ciudad de Lleida están viviendo una mañana protagonizada por la incertidumbre, las actuaciones policiales y los votos telemáticos, en una votación que estaba suspendida por el Tribunal Constitucional. EFE/Adrià Ropero

Lleida se ha despertado esta mañana con ganas de votar. Lo demostraban los miles de ciudadanos que han pasado la noche o bien ocupado de madrugada algunas de las sedes electorales previstas para este 1 de octubre. A las nueve de la mañana en punto ha empezado la jornada electoral en medio de una calma tensa hasta que han empezado a llegar los primeros efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional que desde ayer ya se habían dejado ver en lugares como el antiguo gobierno militar o el aeropuerto de Alguaire.

Las primeras cargas han tenido lugar en sedes emblemáticas de la ciudad como la Escuela Oficial de Idiomas, la Escuela de Trabajo y la delegación de Bienestar Social en Lleida. En Alcarràs se han producido cargas en el entorno de Lo Casino y al menos un hombre que intentaba hacer barricada ha resultado herido. Agentes del instituto armado también han actuado en Artesa de Lleida.

Más violenta ha sido la carga policial en la Escuela Oficial de Idiomas, donde los agentes de la policía Nacional han roto la valla y han echado por a fuerza a la gente que estaba en el patio del edificio. Una vez fuera, los ciudadanos han intentado bloquear la salida de la policía y los agentes han lanzado disparos intimidatorios de pelotas de goma al aire.

Pero entre todo este caos también se han podido ver imágenes de gente introduciendo sus votos en las urnas. Es el caso de los que se han acercado a votar al CIFO (Centro de Innovación y Formación Ocupacional) de la capital de Ponent. A las 11 de la mañana ya habían ejercido su derecho a voto unas 400 personas, mientras una larga cola de ciudadanos esperaba su turno en el patio de esta sede.

Los Mossos d’Esquadra que han acudido a los centros  con la orden judicial de cerrarlos se han limitado a levantar acta se han marchado entre aplausos de los allí congregados

Lo hacían mirando en todo momento los dispositivos móviles y en contacto permanente con gente de otras sedes que ya habían sido intervenidas. Algunos de los representantes se quejaban de que nunca habían visto una cosa similar y decían que ellos solo querían “votar con normalidad”.

Otro de los centros que a media mañana aún no había recibido la visita de la Policía ha sido el Institut Guindàvols. Allí una cola formada por unas 500 personas esperaba su turno pacientemente desde las 9 de la mañana. La votación se ha retrasado porque los sistemas informáticos con el censo electoral universal estaban colapsados y no se podían poner en marcha.

Finalmente y tras alguna deliberación, uno de los voluntarios del centro ha explicado que “ante la violencia y la rapidez con la que actúa la policía hemos decidido no entregar las listas del censo manual y destruirlas”. Este era el plan B ideado por el govern de la Generalitat pero en este centro no se ha llevado a cabo. A petición de la gente, registran su voto con el DNI en mano pero sin verificarlo en el censo.

En otras poblaciones de Ponent como Almenar, Soses o Aitona se ha podido votar con normalidad y la gente ha aguantado con paciencia las colas que se han ido formando a lo largo de la mañana para poder votar con normalidad.

Las patrullas de los Mossos d’Esquadra que han acudido a los centros de votación del 1-O con la orden judicial de cerrarlos para impedir el referéndum convocado por el Govern se han limitado a levantar acta sobre las concentraciones de personas desde primera hora y se han marchado entre aplausos de los allí congregados.