Publicado: 12.03.2016 12:53 |Actualizado: 12.03.2016 17:11

Hollande ignora a Pedro Sánchez
en la cumbre de la socialdemocracia europea 

Una quincena de líderes y altos cargos de la familia socialdemócrata europea se reúnen este sábado en el Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, para tratar de coordinar sus estrategias en la construcción europea y sobre la crisis de los refugiados.

Publicidad
Media: 4
Votos: 10
Comentarios:
Sánchez y Hollande, este miércoles en París. / C. PETIT TESSON (AFP)

Sánchez y Hollande, en una imagen de archivo durante una reunión París. / C. PETIT TESSON (AFP)

PARÍS.- Una quincena de líderes y altos cargos de la familia socialdemócrata europea se reunieron hoy en el Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, para tratar de coordinar sus estrategias en la construcción europea. 

Entre los presentes en la reunión estaban el primer ministro italiano, Matteo Renzi, el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, el jefe del Gobierno portugués, Antonio Costa, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, o el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que asistía a la cita en calidad de "observador". A la cita no acudía el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que, por contra, sí que acudirá esta noche al plató de La Sexta Noche. 

Encuentro mantenido por los líderes de la socialdemocracia europea en París.- EFE

Encuentro mantenido por los líderes de la socialdemocracia europea en París.- EFE



El jefe de Estado francés, François Hollande, presidía el encuentro, secundado por el primer ministro, Manuel Valls, y el titular de Exteriores, Jean-Marc Ayrault.

El Partido Socialista Europeo señaló que el objetivo de la reunión es trazar una estrategia común a medio y largo plazo para el crecimiento sostenible

El Partido Socialista Europeo señaló que el objetivo de la reunión es trazar una estrategia común a medio y largo plazo para el crecimiento sostenible, el empleo y la promoción de los derechos sociales "en un momento en que la misma idea de Europa está en peligro".

Asimismo, también se abordaron las formas de facilitar el acceso a la educación y a mejores oportunidades de empleo a las futuras generaciones de europeos. En el centro de las discusiones estaban la crisis de los refugiados que sufre Europa para "promover una solución justa y duradera basada en la solidaridad", si bien los países que toman parte en la reunión han tomado diferentes enfoques para abordar el problema.

Por ello, los líderes progresistas aspiraban a unificar sus voces de cara a la próxima cumbre europea de los próximos 17 y 18 de marzo en Bruselas, donde deberá tomarse una decisión al respecto del acuerdo con Turquía para controlar los flujos migratorios. Sin embargo, Tsipras ya dejó ver anoche tras una reunión con sus socios izquierdistas en Francia sus discrepancias: criticó lo que califica una política de "doble rasero" en Europa.

"Cuando se trata de la economía, la democracia y la independencia de los países ya no existe", dijo, al tiempo que se permite que los Estados cierren sus fronteras libremente. Consideró, pese a todo, que "hay que sensibilizar a la Unión Europea y su política, más que combatirla".

"No debe haber concesiones a Turquía en derechos humanos o visados"

Tras reunirse en el Palacio del Elíseo con los líderes socialdemócratas, Hollande consideró en rueda de prensa que "no debe haber ninguna concesión en materia de derechos humanos o de criterios de liberalización de visados".

Hollande mostró su confianza en que la "clarificación y la transparencia" domine las próximas conversaciones con Turquía, previstas para los próximos días 17 y 18 en una cumbre europea en Bruselas.

En esa misma línea, el mandatario galo recordó que es "urgente" afrontar la crisis ante la masiva llegada de refugiados a Europa, uno de los principales puntos que se abordaron en la reunión con los miembros de su familia política en el Elíseo.

Alertó de que, ante los principales desafíos en el horizonte, el mayor riesgo es que cada vez sea más difícil establecer una "voluntad política común" entre los países europeos. "Si Europa no responde a esta doble amenaza de la seguridad y de la desesperanza, especialmente entre los jóvenes, estará amenazada. No de desaparición, ni de ruptura, aunque el referéndum en Reino Unido suponga un riesgo, sino de irrelevancia, a falta de una voluntad común", destacó.

Por eso, pidió "una Europa mucho más política", que lidere en los asuntos internacionales y no se limite a seguir el paso de Estados Unidos, algo que ejemplificó en las negociaciones sobre Siria. "En este momento, hay conversaciones sobre Siria. Si Europa no presiona de forma suficiente sobre todos los socios, sobre todos quienes puedan contribuir a encontrar una solución a ese conflicto, no estaremos en nuestro lugar (...) Europa no puede solo esperar, debe estar en la iniciativa", sentenció.