Publicado: 10.03.2016 19:53 |Actualizado: 11.03.2016 07:00

ICV estrena dirección con el reto de culminar la construcción del nuevo sujeto de la izquierda catalana

Los ecosocialistas finalizan este viernes las elecciones primarias, que servirán para confirmar la llegada de Marta Ribas, David Cid y Ernest Urtasun a la cúpula de la formación

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
David Cid, Marta Ribas y Ernest Urtasun.-E. P.

David Cid, Marta Ribas y Ernest Urtasun.-E. P.

BARCELONA.- A menos de un año para cumplir tres décadas de vida, Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) empieza una nueva etapa estrenando dirección. La formación ecosocialista culmina este viernes las elecciones primarias que servirán para entronizar al frente del partido al triunvirato formado por Marta Ribas, David Cid y Ernest Urtasun. El Consejo Nacional del sábado dará a conocer el resultado de las primarias, que han contado sólo con una candidatura y, por lo tanto, la única duda radica en comprobar el nivel de participación de los 5.680 militantes y simpatizantes con derecho a voto y el grado de apoyo a la nueva cúpula.

Ribas, Cid y Urtasun se han fijado como principal reto culminar con éxito el proceso de construcción del nuevo sujeto político de la izquierda catalana, planteado hace algunas semanas por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.



Tras la asamblea que ICV celebrará los días 8 y 9 de abril, la nueva dirección tomará el relevo de los hasta ahora coordinadores nacionales, Dolors Camats y Joan Herrera, que han estado al frente del partido desde 2008. Camats y Herrera dirigieron la apuesta de la formación por las confluencias de izquierda ─que se empezaron a conformar para las elecciones municipales del año pasado, con Barcelona en Comú como máximo exponente─ en la anterior Asamblea Nacional, realizada en Viladecans (Barcelona) en 2013.

David Cid: "Hay un elemento de continuidad con la
etapa de Herrera y Camats”

Precisamente por esta voluntad previa de trazar alianzas con otras fuerzas ─que también supuso la formación de Catalunya Sí Que es Pot (CSQP) en el Parlament de Catalunya y de En Comú Podem en el Congreso─, David Cid destaca a Público que el suyo “no es un proyecto contradictorio [con el de Herrera y Camats], sino que hay un elemento de continuidad”.

Ribas y Cid cogerán el testimonio como coordinadores nacionales, mientras que el eurodiputado Ernest Urtasun se convertirá en el nuevo portavoz. Ribas es diputada en el Parlament de Catalunya desde 2012 ─ahora bajo las siglas de CSQP─, mientras que Cid es el coordinador de ICV en Barcelona. Cid apunta que “seguramente las caras más visibles serán Marta [Ribas] y Ernest [Urtasun], mientras que mi tarea será más orgánica”.

La desaparición del partido “no está encima de la mesa”


ICV, que tras la apuesta por las confluencias cuenta con cuatro diputados en el Parlament ─en la anterior legislatura sumaba 13 junto a EUiA─ y con tres en el Congreso, plantea que el nuevo sujeto político de izquierdas debe fijarse como objetivos ganar las elecciones en Catalunya y construir una “nueva hegemonía de la izquierda catalana”. A parte de ICV y Barcelona en Comú, los otros actores implicados en la construcción del nuevo espacio son EUiA y Podem, todos integrantes de En Comú Podem. Para los ecosocialistas, la nueva organización, siempre en caso de que se concrete su articulación, debe tender hacia una sola estructura de dirección y buscar la unificación de la militancia, sin que esto suponga la disolución de los partidos previamente existentes.

Quieren una sola estructura de dirección y la unificación de la militancia para el nuevo bloque de izquierdas

Cid subraya que en “ningún caso está encima de la mesa la desaparición de ICV” y apunta que el nuevo espacio político tiene que “construirse desde abajo, funcionar por primarias tanto a nivel orgánico como a nivel electoral y garantizar que se participa en él con la fórmula de una persona un voto”. El futuro coordinador nacional de ICV cita como posibles ejemplos la manera en que se construyeron Bildu, MÉS [la formación soberanista de les Illes Balears] o Compromís, en el sentido de que son organizaciones con una sola voz en la que conviven distintas formaciones, pero matiza que son “fórmulas que no se puedan extrapolar, porque cada territorio tiene particularidades diferentes”. En todo caso, ICV quiere llegar al proceso de construcción del nuevo con la máxima fuerza posible, ante la sensación que hasta ahora es Barcelona en Comú quién lo dirige.

En opinión de David Cid, “se trata de un proceso dinámico, que irá avanzando y el hecho de andar juntos determinará cómo acaba siendo el espacio de llegada, que no será como el de salida”. Reconoce que “tiene muchas oportunidades, pero evidentemente también es complejo, porque no es lo mismo construir un sujeto en Barcelona que hacerlo a nivel catalán”. De lo que está convencido Cid es que ya existe una amplia coincidencia programática con el resto de actores implicados en el proceso, lo “que permite avanzar en la misma dirección, para luego poner en marcha un programa político que permita hacer cosas concretas”.

En la cuestión nacional, la nueva dirección de ICV mantiene la propuesta de un referéndum de autodeterminación como la mejor opción para dar salida al conflicto político catalán. Es algo que comparte con el resto de actores implicados en la creación de la confluencia estable de parte de la izquierda catalana, que se plantea luchar por la hegemonía, algo que ICV ─la formación surgida de la implosión del PSUC─ nunca ha conseguido en solitario.