Publicado: 29.09.2015 10:59 |Actualizado: 01.10.2015 13:48

El TSJC imputa a Artur Mas, Ortega
y Rigau por la consulta del 9-N

El presidente en funciones de la Generalitat catalana deberá declarar como imputado el próximo 15 de octubre en la causa abierta por la querella por desobediencia. La fecha coincide con el aniversario del fusilamiento de Lluís Compayns por el franquismo.

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7
Comentarios:
El presidente catalán, Artur Mas durante la celebración con sus simpatizantes de los resultados electorales de 'Junts pel Si' dentro del recinto del Born Centre Cultural de Barcelona. EFE/Alberto Estévez

El presidente catalán, Artur Mas durante la celebración con sus simpatizantes de los resultados electorales de 'Junts pel Si' dentro del recinto del Born Centre Cultural de Barcelona. EFE/Alberto Estévez

MADRID / BARCELONA.- El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha citado a declarar como imputado al president en funciones de la Generalitat, Artur Mas, para el próximo 15 de octubre, en la causa abierta por la querella por desobediencia por convocar la consulta alternativa del 9-N, tal y como adelantó Público

En esta ocasión, Mas deberá acudir en persona, al contrario de lo que hizo por ejemplo en su declaración como testigo en abril de 2014 en la causa de la Audiencia Nacional contra 19 acusados por bloquear el Parlament, cuando lo hizo por videoconferencia desde su despacho de la Generalitat.



La citación de Mas, que añade más leña al fuego del conflicto, se realizará además en una fecha muy simbólica y tristemente recordada para todos los catalanes: Lluís Companys fue fusilado la madrugada del 15 de octubre de 1940 por ser el president de Catalunya. Fue el único presidente europeo elegido democráticamente fusilado por el fascismo. Franco quiso dar un escarmiento a la Catalunya derrotada, a los supervivientes de la República. (Leer más sobre el asesinato de Companys)

El magistrado del tribunal Joan Manel Abril, que investiga la causa por desobediencia, cita también como querellados a la exvicepresidenta Joana Ortega y a la exconsellera de Educación Irene Rigau para el día 13 de octubre próximo.

Además de delitos de desobediencia grave, se acusa al president en funciones de obstrucción a la Justicia, prevaricación y malversación al permitir que se celebrara el llamado "proceso participativo" que había sido suspendido de manera cautelar por el Tribunal Constitucional (TC). Les acusa por tanto de haberse "negado abiertamente a dar el debido cumplimiento a una resolución emanada del máximo intérprete de la Constitución", al organizar este proceso participativo pese a la suspensión decretada por el TC.

La Fiscalía destacó en su denuncia que se trató de "una consulta planificada, auspiciada y financiada" por el Govern, que el contenido de la suspensión no dejaba margen a la duda y que, pese a eso, los tres querellados participaron en su fomento de manera personal y directa, decía literalmente. 

"Fue una consulta planificada, auspiciada y financiada", asegura la Fiscalía

En su escrito, la Fiscalía consideró que los ahora imputados sabían que la consulta prevista inicialmente -primero- y el proceso participativo -después- habían sido suspendidos, y aludió a estas declaraciones de Mas: "Si la Fiscalía quiere conocer quién es el responsable de abrir los colegios que me miren a mí, el responsable soy yo y mi gobierno"

En una providencia notificada dos días después de las elecciones autonómicas del 27-S, el alto tribunal catalán ha decidido tomar declaración a los tres querellados, después de que ellos mismos solicitaran que no se acordarán nuevas diligencias de investigación ni testificales hasta que comparecieran como imputados ante la justicia.