Publicado: 28.04.2014 10:47 |Actualizado: 28.04.2014 10:47

La infanta y Urdangarin usaron una embajada para hacer negocios privados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin utilizaron la red diplomática española en Washington para hacer negocios privados de Aizoon y de Arieté, según publica este lunes El Confidencial. La hija del rey se reunió en 2007 en Washington con el entonces embajador de España ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Juan Manuel Romero de Terreros, y varios directivos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ; todo para recabar apoyos para organizar en Brasil congresos sobre deporte y turismo, parecidos a los que el lucrativo Instituto Nóos ya había montado en Valencia y Palma de Mallorca. 

Citando a fuentes cercanas al yerno del rey, el diario digital asegura que la primera de estas reuniones se celebró en octubre de 2007 por iniciativa de Cristina de Borbón, a pesar de que en sus posteriores declaraciones como imputada en el caso Nóos la infanta alegaba desconocer totalmente las actividades de estas empresas. La sede de la OEA en Washington fue el escenario escogido para la ocasión, en la que el embajador Romero de Terreros hizo de anfitrión e intervino para que los duques de Palma fuesen recibidos, en un primer momento, por un alto directivo del BID, organismo para la financiación multilateral de América Latina.

Urdangarín y Borbón expusieron ante sus interlocutores las bondades de los dos congresos ya organizados sobre la influencia de los grandes eventos deportivos -Valencia Summit y el Illes Balears Fórum- y con los que el Instituto Nóos se había embolsado casi seis millones de euros de fondos públicos de la Comunitat Valenciana y Balears.

Intentaron vender los modelos de dos congresos con los que Nóos se había embolsado seis millones de euros de dinero público

Los duques se pusieron como objetivo lograr contratos tan suculentos como los de Valencia y Palma en un país como Brasil, en el que en 2014 y 2016 se van a disputar las dos citas deportivas más importantes del mundo: el Mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos. Una oportunidad de oro para hacer negocios.

Según añade el diario, la primera reunión en Washington contó con el beneplácito de la Casa Real, y el secretario personal de las infantas, Carlos García- Revenga, habría intercedido para que los duques fuesen recibidos por el embajador español ante la OEA.

En otro encuentro posterior, seguido por un tercero, Urdangarin se vio con Luis María Linde, actual gobernador del Banco de España y entonces director del BID, Ador Neto, embajador de Brasil; José María de la Torre, ministro consejero ante la OEA, y el propio Redondo Terreros, y todos ellos se comprometieron a apoyar los proyectos privados de los duques de Palma en Brasil.

Como prueba de estos encuentros, el medio cita un correo electrónico remitido por el marido de la infanta el pasado 8 de noviembre de 2007, en el que pide ayuda a uno de sus hombres de confianza el Nóos para escribir mails de agradecimiento a sus interlocutores en estos negocios. "Mario, necesito tus artes literarias para redactar unos correos electrónicos de alto nivel que tengo que agradecer en castellano a mis anfitriones más relevantes del BID y la OEA", reza la misiva de Urdangarín, que posteriormente enumera a los futuros receptores de la misma: Linde, Fernández-Ontiveros, Fuentes, Romero de Terreros, De la Torre y Neto.

"La reunión fue el viernes pasado y fue clave su involucración tanto para Areté [la fundación sucesora de Nóos] como para un futuro seminario en Río de Janeiro (estilo Valencia Summit)", continúa el correo electrónico del duque.

El caso que el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, quiere cerrar el caso que investiga desde noviembre de 2011 a partir de este lunes, 28 de abril. Fuentes jurídicas han precisado que el magistrado sólo se encuentra pendiente de que la Fiscalía Anticorrupción y el resto de partes emitan sus alegaciones en torno al recurso de apelación que Manos Limpias ha presentado para pedir que tanto esta entidad como Frente Cívico Somos Mayoría, ambas acusaciones populares en el caso Nóos, litiguen bajo el mismo abogado y el mismo procurador en el marco de estas pesquisas.

En el caso de la Fiscalía, la acusación pública contempla solicitar entre 10 y 19 años de cárcel para Iñaki Urdangarin, a quien acusará de un delito de malversación, prevaricación, falsedad documental, fraude a la administración y dos delitos fiscales. La pena concreta dependerá de si el yerno del Rey abona antes, junto a Torres, los cerca de seis millones de euros de los que se apoderaron de las Administraciones públicas.

La petición que formulará para su exsocio oscilará, por su parte, entre los diez y los 15 años, puesto que en su caso le será atribuido un solo delito fiscal. Del mismo modo, el Ministerio Fiscal solicitará en su escrito que la infanta, se siente o no finalmente en el banquillo de los acusados, responda civilmente -a título lucrativo- de los fondos supuestamente defraudados por su marido a través de Aizoon, sociedad de la que ambos son copropietarios y que se nutrió de más de un millón de euros del entramado Nóos.